La acusada de asesinar a su pareja en A Coruña niega su participación y culpa a la víctima de abusar de su hija

Actualizado 20/05/2013 22:10:56 CET

El exnovio de la menor, presunto autor de las puñaladas mortales, se define como una "víctima"

A CORUÑA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Milena Carolina B., la mujer acusada de inducir el crimen de su pareja en A Coruña, en enero de 2012, tras descubrir que mantenía también relaciones con su hija, menor de edad, ha negado cualquier implicación en los hechos, en el juicio que ha comenzado este lunes en la Audiencia de A Coruña.

En su declaración, ha culpado a la víctima, como ellas de nacionalidad colombiana, de haber abusado de su hija cuando contaba con apenas 13 años.

Mientras, el exnovio de la joven, Álvaro E. C., presunto autor de las puñaladas mortales, ha dicho no recordar nada de lo sucedido en la noche del 10 al 11 de enero de 2012 en la plaza de A Cubela. Así, se ha definido como una "víctima" y el mismo calificativo ha empleado respecto al exmarido de la presunta inductora del crimen, Antonio R.C., también acusado.

Para ambos, la Fiscalía y la acusación particular piden una pena de 18 años de prisión por un delito de asesinato, petición que en el caso de Milena Carolina elevan a 20 años. Otra cuarta persona, Azahara C.G., se sienta en el banquillo de los acusados por un presunto delito de encubrimiento. Para ella, se solicita un año y seis meses de cárcel ya que se considera que hizo desaparecer el cuchillo con el que se cometió la agresión.

En su calificación, el Ministerio Público argumenta que la víctima, Yonier Alejandro Arenas, de 25 años, al tiempo que mantenía la relación con la madre y con otras jóvenes, lo hacía también con la hija de la acusada. "EMBOSCADA" A LA VÍCTIMA

La Fiscalía sostiene también que, en enero de 2012, cuando Milena Carolina se enteró de estos hechos y con la intención de "hacer pagar" a la victima "por lo que había hecho", acordó, junto con su hija -contra la que se sigue un proceso distinto por ser menor de edad, el novio de ésta y su exmarido "agredir" a la víctima.

Para ello, en su calificación afirma que hizo creer a los dos hombres que el fallecido "había abusado de su hija" y que ésta "esperaba un hijo suyo".

Argumenta también los cuatro prepararon una "emboscada" al joven, al que habrían agredido con un cuchillo de cocina "de forma sorpresiva y repentina, sin darle ninguna oportunidad de reacción defensiva ante tal acción". El joven falleció horas después por una de las puñaladas que alcanzó el corazón.

En la vista, con jurado popular, la presunta inductora del crimen ha negado cualquier implicación en los hechos o que hubiese actuado por celos. Así, frente al testimonio del exnovio de su hija -que ha dicho que estaba "muy enfadada" cuando descubrió que la víctima mantenía relaciones con otras mujeres- Milena Carolina ha argumentado que estas relaciones eran consentidas por ambos.

Sí ha admitido que, en una ocasión, intentó denunciarlo tras sospechar que mantenía relaciones con su hija, pero que no lo hizo porque ella negó tales hechos. Sin embargo, ha argumentado que, en los días previos a la muerte del joven, descubrió, en correos electrónicos de su hija, que ésta mantenía una relación con el fallecido y que trasladó a su exmarido y a Álvaro su intención de denunciarlo.

"Para mí era una violación", ha dicho en su declaración, en la que ha reconocido que su hija le dijo que eran "relaciones consentidas". No obstante, ha negado haber encargado a los otros dos acusados darle una paliza al joven, haber facilitado a uno de ellos un cuchillo o estar presente la noche de los hechos.

NIEGA SU PARTICIPACIÓN

Frente a la tesis que defienden la Fiscalía y la acusación particular, ha dicho que se tomó unas pastillas y se echó a dormir junto a su otro hijo. En su declaración, ha sostenido también, para justificar por qué en otras declaraciones reconoció haber acompañado a los acusados, que fue porque la Policía le dijo que su hija "había planeado matar a Yonier, que tenía pruebas", ha añadido.

En la misma línea, ha relatado que fueron los agentes quienes le dijeron que su hija estaba embarazada. Por el contrario, el novio de la joven, Álvaro E., ha defendido que fue Milena Carolina quien le contó que el hijo que esperaba la menor podía ser del fallecido.

Con todo, negó estar enfadado con la víctima. También sostuvo que el día del fallecimiento de Yonier Alejandro había consumido cocaína y bebido y que recordaba habar salido de casa de Carolina, acompañado de ésta y de su exmarido, pero no lo que sucedió después. "NO SÉ LO QUE PASÓ", DICE OTRO ACUSADO

"No sé lo que pasó esa noche, nunca salí con intención de hacer daño a nadie", ha dicho en su declaración. "Lo de las dos puñaladas le lo dijo Antonio", ha explicado también este acusado, de 20 años.

Para todos los procesados, las defensas piden la absolución. Así, en el caso de Antonio R.C., su letrado alega que, con anterioridad, su expareja le denunció "en falso" y que el día del crimen "se encontraba con su hijo".

Frente a estas tesis, la Fiscalía y la acusación particular vinculan la muerte de la víctima con un "crimen pasional". "El único problema que tenía era que le gustaban mucho las mujeres", ha alegado el fiscal en su alegato inicial ante el jurado al inicio de la vista, que se prolongará durante toda la semana.