Una acusada de recibir droga camuflada entre jerséis alega que el único envío que esperaba era una consola

Publicado 22/01/2014 18:18:09CET

La defensa alega irregularidades en las escuchas telefónicas y en la cadena de custodia de la droga

VIGO, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La mujer de origen colombiano, Carolina Z.O., acusada, junto con su hermana Alejandra y el que era su pareja Cristian A.V., de recibir un envío de cocaína camuflada entre efectos textiles, ha negado este miércoles los hechos, y ha alegado que el único envío que esperaba recibir por correo era una videoconsola.

Así lo ha declarado ante el tribunal, en el juicio que se ha celebrado este miércoles contra ella y su hermana (el tercer acusado, Cristian A.V.. está en paradero desconocido y ha sido declarado en rebeldía) en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo.

El Fiscal la acusa a ella, al que era su pareja, y a su hermana, de haber concertado el envío, desde Argentina y vía Alemania, de un paquete que contenía cuatro placas de cocaína (casi un kilo en total), y que iban camufladas en medio de varios jerséis.

En el marco de la investigación, fueron intervenidos sus teléfonos y, según han declarado algunos agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera, después de que varios funcionarios se presentaran en el piso de los acusados en Vigo, se produjeron varias llamadas de Carolina a su hermana y a su pareja, en la que manifestaba su preocupación porque se había "interceptado el envío" y que habría que anular otros paquetes que también se habían encargado.

Carolina Z.O. declaró ante el tribunal que se refería a una videoconsola que esperaba recibir por correo y que iba a ser un regalo para Cristian. Según su versión, uno de sus compañeros de trabajo (ella y Cristian eran militares) le ofreció una videoconsola "a la mitad del precio al que estaba en el mercado" y ella le pidió que se la consiguiera y se la enviara por correo.

A ese respecto, ni ella ni ninguno de los otros acusados reclamaron el paquete cuando llegó a Vigo (Aduanas había acordado con las autoridades policiales alemanas preparar una entrega controlada), y siempre negaron que estuvieran esperando ese envío.

IRREGULARIDADES

Las abogadas de la defensa trataron de impugnar varias de las actuaciones durante el proceso y también de anular la causa, alegando que se habían producido irregularidades, por ejemplo, en las intervenciones telefónicas o en la cadena de custodia de la droga.

Con respecto a esta segunda cuestión, han hecho hincapié en el hecho de que, en una primera apertura del paquete en sede judicial, aparecieron dos planchas de cocaína, aunque posteriormente, cuando la droga se llevó al laboratorio de Sanidad Exterior para su análisis, se consignó la existencia de esas dos placas, más otras dos que aparecieron pegadas a los laterales de la caja y que, inicialmente, no se descubrieron.

En su escrito de acusación provisional, el Fiscal pide 4 años de cárcel y 90.000 euros de multa para cada uno de los acusados; mientras que las defensas reclaman la libre absolución.

El juicio celebrado este miércoles estaba previsto para junio de 2013, pero entonces fue aplazado por la incomparecencia del acusado Cristian A.V., que en esta segunda ocasión tampoco se presentó.