Admitida a trámite en Vigo una querella contra altos directivos de Open Bank por apropiación indebida de fondos

Actualizado 10/05/2006 19:56:52 CET

VIGO, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción Número 4 de Vigo admitió a trámite y abrió diligencias previas contra el presidente de Open Bank, Antonio Escámez, y el vicepresidente ejecutivo, Pedro Alonso, por delitos de falsificación en documento privado y apropiación indebida.

Según el auto con fecha del pasado 27 de abril -al que tuvo acceso Europa Press-, dichas diligencias están motivadas por la presentación de una querella criminal por una cliente de Open Bank -la banca por Internet del Grupo Santander- a los que suscribieron con cargo a sus ahorros determinados productos de inversión por cantidades millonarias sin su consentimiento.

El abogado de los denunciantes, Pablo Cebrián, explicó que el banco para justificar dicha adquisición de productos financieros (acciones y participaciones en fondos de inversión) muchas veces del propio Grupo Santander, utilizó como instrumentos probatorios órdenes de contratación falsificadas.

En la querella -presentada el 12 de marzo de 2006- se señala que Ramiro Freire le ofreció a la denunciante un producto financiero denominado '3+1' que, según explicaciones de los propios agentes, consistía en una inversión conjunta entre el destinatario del producto y el propio banco, de modo que por cada unidad monetaria aportada por el cliente la entidad la multiplicaría por tres, pudiéndose considerar de algún modo socios en la inversión.

Sin embargo, se añade que la realidad del producto era "bien diferente" y consistía básicamente en una inversión en participaciones en fondos de inversión suscritas en parte con capital aportado por el cliente y otra, el doble, con cargo a un préstamo concedido por el propio banco que hacía de intermediario en la contratación de los valores mobiliarios y que consistía en participaciones en fondos de inversión.

Además, se indica que, como puede comprobarse en la póliza de crédito, figura como dirección de la querellante Gran Vía nº62, oficina 5, a pesar de que no sólo jamás ha vivido ahí, sino que era precisamente la sede de los agentes de Open Bank en Vigo, por lo que el auto apunta que no se puede explicar el hecho de que figure un domicilio incorrecto que coincide con la propia sede de los agentes.

Así, el importe del capital de la querellante, junto al del préstamo, se destinó a suscribir diferentes fondos de inversión, cuya titular era exclusivamente la querellante.

Los fondos de inversión firmados con el capital de la clienta, en una mitad y otra mitad procedente de un préstamo del cual era titular ella y su esposo, fueron 51 millones de las antiguas pesetas (más de 300.000 euros).

Asimismo, en agosto de 1992 los titulares accedieron a una novación del préstamo propuesta por el banco con el único sentido de prolongar el plazo del vencimiento del mismo, en un principio de 30 meses. Incluso la entidad les exigió que aportase garantías que cubrieran el importe del mismo, al haberse reducido en más de un 80% el valor liquidativo de las participaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies