Uno de los agentes detenido por la sustracción de armas en Ourense enseñaba tiro en la Escuela de Policía de Ávila

Publicado 19/01/2018 16:02:38CET

   El otro policía arrestado se había jubilado hace aproximadamente un año

   OURENSE, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Uno de los dos hermanos gemelos policías detenido en relación con la desaparición de armas de la Comisaría de Ourense era profesor de tiro en la Escuela Nacional de Policía en Ávila, ciudad donde ha sido arrestado.

   Así lo han confirmado a Europa Press fuentes próximas a la investigación, que han concretado que el policía arrestado en Ávila ejercía de profesor de tiro en la Escuela Nacional de Policía desde septiembre de 2017, mientras que su hermano, arrestado en Ourense, se había jubilado hace aproximadamente un año.

   Fuentes policiales han concretado, asimismo, que ha sido la Brigada de la Policía Judicial de Ourense la que ha llevado el peso de la investigación que ha motivado la detención de estos dos hermanos policías, ambos inspectores.

   Los dos policías han sido detenidos este viernes en relación con la 'Operación Zamburiña', que investiga la desaparición de varias armas del búnker de la Comisaría de Ourense entre 2014 y 2015, así como la muerte de un agente en abril de 2016 en dependencias policiales.

   Los detenidos trabajaron en la ciudad durante esos años. Uno de ellos fue detenido en Ávila y el otro en Ourense, pero han sido trasladados a los calabozos de la Comisaría ourensana.

   Está previsto que los dos detenidos pasen a disposición judicial en el Juzgado de Instrucción número 3 de Ourense, que instruye la causa, previsiblemente el domingo por la tarde.

   Fuentes próximas a la investigación han apuntado que ahora se ha demostrado que el escrito enviado a Asuntos Internos en el que se señalaba que otro inspector había sacado las armas de comisaría lo mandaron los detenidos. Además, se investiga si pudo haber presiones para que el agente fallecido se autoinculpase.

OPERACIÓN ZAMBURIÑA

   La 'Operación Zamburiña' se inició a raíz de la desaparición de varias armas que estaban depositadas en la Comisaría de la Policía Nacional de Ourense.

   Los agentes de Asuntos Internos que investigaron los hechos desmantelaron el grupo de estupefacientes ante la posibilidad de que hubieran hecho la vista gorda a las actividades ilícitas de varios traficantes a cambio de informaciones contra otros narcos.

   Sin embargo, las armas siguieron en paradero desconocido hasta 2016. Además, el 9 de abril de ese año se encontró en la Comisaría de Policía el cuerpo sin vida de un agente que había sido investigado en relación al envío de anónimos sobre la desaparición de las armas, hallado con una nota en la que se autoinculpaba de haber sustraído las armas.