El alcalde de Gondomar (Pontevedra) declarará en los juzgados como imputado por un supuesto delito de prevaricación

Publicado 14/02/2014 19:46:42CET

Fue denunciado por la supuesta concesión irregular del servicio de mantenimiento de parques y jardines

VIGO, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Gondomar (Pontevedra), Fernando Guitián, del PP, será llamado a declarar ante una jueza en calidad de imputado por un supuesto delito de prevaricación, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Tal y como han trasladado las mismas fuentes, Guitián es la única persona, hasta el momento, imputada por una supuesta concesión irregular del servicio de mantenimiento de parques y jardines en este ayuntamiento del Val Miñor, y será llamado a declarar ante la jueza, aunque "no en los próximos días", de hecho, la citación se retrasará previsiblemente hasta marzo, por problemas de agenda del juzgado de instrucción número 7 de Vigo.

Además, junto al regidor popular, la jueza también solicitará la comparecencia de "un grupo de personas" que acudirán a declarar como testigos del caso, aunque sus nombres permanecen bajo secreto.

La Fiscalía es la que ejerce la acusación contra Guitián, a raíz de la denuncia interpuesta por un concejal, el edil no adscrito Pauliño del Río, por la concesión supuestamente irregular del servicio de mantenimiento de parques y jardines municipales. En la denuncia se pone de manifiesto que el servicio fue adjudicado sin el preceptivo concurso público.

ANTECEDENTES JUDICIALES

El Ayuntamiento de Gondomar no es ajeno a las polémicas y procesos judiciales que, en varios casos, han acabado con condenas de alcaldes y concejales.

El proceso más reciente fue el que sentó en el banquillo al exalcalde Martín Urgal y al que fue su concejal de Urbanismo, Alfonso de Lis (tránsfuga expulsado del PSOE). Ambos fueron condenados a 8 años y medio de inhabilitación para cargo público como autores de un delito continuado de prevaricación en la concesión de licencias urbanísticas.

Otro exalcalde de Gondomar, Carlos Silva, también del PP, fue condenado a 6 meses de prisión y 7 años de inhabilitación, junto con los cinco ediles de su Junta de Gobierno, por prevaricación urbanística. La condena fue ratificada por la Audiencia Provincial y, pocos días después, un juzgado de Vigo lo absolvía de una acusación por falsedad documental.

Previamente, en febrero de 2007, dos concejales del gobierno de Silva (junto con la novia de uno de ellos y un arquitecto vigués), José Luis Mosquera y Alejandro Garrido, habían sido detenidos y acusados de cohecho, por el cobro de comisiones a cambio de favores urbanísticos. La Audiencia Provincial les condenó a 15 años de inhabilitación y 135.000 euros de multa, en el caso de Mosquera; y a 3 años de inhabilitación y 540.000 euros de multa, en el caso de Garrido, que fue edil de Urbanismo.

En las elecciones de 2007, fue elegido alcalde de Gondomar Antón Araúxo, entonces en el BNG (ahora no adscrito), que gobernó en coalición con el PSOE hasta que surgieron las desavenencias, que concluyeron con la moción de censura votada en un pleno el 7 de julio de 2009, apoyada por los concejales del PP (a excepción de Silva, que no estuvo presente), del PSOE, y de Move Gondomar. En ese momento, fue elegido alcalde Martín Urgal, número dos de los populares en esa localidad y de Lis se convirtió en su edil de Urbanismo.