El alcalde de Ribadavia (Ourense) asegura que la expulsión del pleno de su socio "no afectará" al pacto BNG-PSdeG

Actualizado 30/06/2006 18:16:52 CET

OURENSE, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Ribadavia (Ourense), el socialista Marcos Blanco, aseguró hoy que la expulsión del teniente de alcalde y portavoz nacionalista Xavier Carreira, "no afectará ni mucho menos" al pacto de gobernabilidad PSdeG-BNG y manifestó que los dos partidos no tienen "ningún problema" porque "hay un pacto firmado".

Blanco expulsó al teniente alcalde por insultar al portavoz del PPdeG, Celso Sotelo, en un debate sobre la defensa de los agricultores de la comarca de O Ribeiro. El regidor municipal recriminó en varias ocasiones al edil nacionalista que "dejase hablar" a los populares, que estaban en el uso de la palabra, y al final se vio obligado a invitarle a abandonar el salón de plenos.

Así, manifestó que el regidor municipal "no puede consentir" en un pleno que "ningún concejal del PPdeG, PSdeG o BNG" pueda "perder la educación" con un "órgano como el Ayuntamiento de Ribadavia". En ese sentido, apuntó que Xavier Carreira "perdió los bártulos" y tuvo que pedirle "por desgracia" que abandonara el pleno porque la sesión plenaria, matizó, "debe llevarse por los cauces previstos".

"No tiene que ver que sea socio de gobierno o que seamos amigos, sino que no puedo consentir un calentón y unos insultos", aseveró el regidor municipal, quien dejó claro que si esta actuación correspondiese a un edil de su partido político "haría lo mismo", ya que estas conductas no se las consiente "a nadie".

El regidor socialista insistió en que "no se pueden hacer alusiones así y cortar la palabra" al resto de concejales que intervienen en el desarrollo normal del pleno. Por ello, el debate "tiene que realizarse con cordura y democráticamente" y "no con insultos y, sobre todo, si son personales" porque, en el momento que "se pierde la educación" deben "salir a la calle" y no estar en el "órgano" de representación de los ribadavienses.

De este modo, Marcos Blanco señaló que seguirá tomando las "medidas necesarias" para que no existan los problemas y reiteró a su socio de gobierno que "no le temblará la mano" si repite su actuación en otro pleno municipal del Ayuntamiento de Ribadavia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies