(AM.El PP logra el apoyo con matices de BNG para reformar el voto de diputadas embarazadas y el PSOE se abstiene

Votación en Parlamento de Galicia sobre reforma del voto.
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 16:00:32 CET

Los populares defienden el voto delegado y la oposición prefiere el telemático, pero los tres grupos abren las puertas a negociar

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La iniciativa legislativa promovida por el PPdeG para modificar el reglamento de la Cámara y facilitar el voto de diputadas embarazadas y de baja por maternidad inicia su tramitación parlamentaria con el apoyo de populares y del BNG --que votó a favor, aunque expresó sus "discrepancias" con el texto-- y la abstención del PSdeG, que ve la propuesta "un atentado a la democracia", además de "arcaica, discriminatoria e insolidaria".

En la sesión extraordinaria que acogió este martes el Pazo do Hórreo, la diputada socialista Carmen Cajide ha protagonizado la intervención más dura del debate y ha subrayado que la propuesta de los populares de ceñir la modificación del voto "sólo a las mujeres embarazadas" y su apuesta por el voto delegado profundiza "en la desigualdad" y atenta "contra la democracia participativa y representativa", puesto que el voto "es indelegable".

Por su parte, la nacionalista Tereixa Paz también ha incidido en la necesidad de que las ventajas de la reforma se amplíen "a hombres y mujeres" en condición de maternidad y parternidad, así como en "preservar el voto personal e indelegable" de los diputados, apostando, al igual que los socialistas, por el método telemático. Pese a su apoyo con matices y a la abstención socialista, los dos grupos de la oposición se han mostrado abiertos a la negociación.

También la portavoz del PPdeG, Marta Rodríguez Arias, ha dejado abierta la puerta al acuerdo en ponencia tras enfatizar la voluntad de su grupo de sacar adelante la modificación del reglamento "con el máximo consenso". Asimismo, frente a las críticas de socialistas y nacionalistas, ha defendido que la intención del PP es erradicar "una situación de discriminación" y permitir que las diputadas puedan "compatibilizar" su derecho a la maternidad con el voto.

Así, el texto base sobre el que trabajará la ponencia se circunscribe a un punto "muy concreto" y apuesta por la modificación del artículo 84 del reglamento del Parlamento autonómico, que no contempla la situación en la que se ven las diputadas cuando no pueden ejercer su derecho al voto por motivo de maternidad. "Es conveniente hacerlo cuanto antes", ha defendido Marta Rodríguez Arias, quien ha recordado que otras Cámaras ya han dado el paso de acabar "con esta discriminación".

El artículo 84 recoge que el voto de los diputados y diputadas es indelegable, pero con la modificación que propone el PPdeG se permitiría que, cuando por motivo de una baja por maternidad o durante el período de gestación, las parlamentarias no puedan cumplir su deber de asistir a debates y votaciones del pleno, podrán delegar su voto en otro diputado o diputada del mismo grupo. Dicha delegación, no será "ilimitada en el tiempo", sino que se formulará "de forma específica" para cada pleno.

En concreto, los populares prevén que se exija la presentación de un escrito por parte de la parlamentaria que delega dirigido a la Mesa del Parlamento, en el que se harán constar el nombre de la diputada y su voto, y el del diputado o diputada que recibe la delegación. Este escrito también recogerá el periodo de duración de la delegación o los debates y votaciones en las que debe ejercerse.

"DÉJENSE DE PATERNALISMO"

Los socialistas han recibido la propuesta del PP con reticencias y Carmen Cajide ha advertido de que el voto de un diputado es "una conquista indelegable e intransferible". Por ello, ha recordado que las diputadas del Congreso pueden emplear el voto telemático y ha interpretado que la intención de los populares de que se éste sea delegado "supone un ataque a la democracia". "Su propuesta no resuelve el problema de la diputada, sino la del grupo", ha esgrimido.

Tras manifestar su queja por el rechazo a la proposición socialista que apostaba por ampliar la modificación de voto a otros escenarios excepcionales además de maternidad, como por ejemplo el supuesto de enfermedad, Cajide ha insistido en que no se pueden olvidar los supuestos "de paternidad" y ha señalado que los socialistas dicen "no" al voto delegado y "no" a la "tutela" de las mujeres. "Déjense de paternalismo", ha exigido.

Por su parte, la nacionalista Tereixa Paz ha insistido en que el BNG es partidario de "preservar la igualdad real" entre los hombres y las mujeres, además "de no menoscabar las prerrogativas y obligaciones inherentes a la condición parlamentaria", en clara alusión al voto delegado.

"Deberíamos buscar una fórmula que permitiese votar mediante las nuevas tecnologías", ha propuesto Paz, partidaria, asimismo, de que la reforma del reglamento sea más amplia y suponga "una mayor democratización" de la Cámara autonómica, de tal forma que "todos los grupos sean iguales" a la hora de poder tramitar iniciativas y tengan "mayor capacidad" para seguir el cumplimiento de los acuerdos adoptados en sede parlamentaria.

También se ha mostrado partidaria de una "mayor agilidad" en los plazos y ha criticado que el PPdeG presente una propuesta "unilateral", antes de defender que la iniciativa legislativa debería ser el fruto de un debate previo en una ponencia conjunta de los grupos con representación en el Pazo do Hórreo. Con todo, ha ratificado el voto positivo del BNG y ha manifestado su deseo de que los populares cumplan con su oferta de "consenso".

"CONTRADICCIÓN" DEL PSDEG

La popular Marta Rodríguez Arias ha agradecido el apoyo de los nacionalistas y ha reiterado su compromiso de buscar el acuerdo en la ponencia y trabajar para "ampliar el texto" presentado inicialmente, al tiempo que ha asegurado "no entender" la intervención de la socialista Carmen Cajide, que ha calificado de "contradictoria desde el principio hasta el final".

"Hoy se ponen en evidencia no sólo ante los diputados, sino ante el resto de la ciudadanía", ha señalado Rodríguez Arias, quien ha insistido en la necesidad de erradicar la "discriminación" que sufren las diputadas en situaciones de maternidad y ha defendido el voto delegado frente al telemático, ejemplificando con lo ocurrido en el Congreso, en el que estrenó recientemente el sistema la popular lucense Olga Iglesias y donde "no se puede votar siempre y el voto no puede simultáneo".

"No se admite el sistema para votaciones con carácter secreto ni para iniciativas en las que se puedan incluir enmiendas a última hora. Limita el ejercicio del voto", ha esgrimido la parlamentaria popular, frente al recelo de socialistas y nacionalistas. En función de la evolución de los trabajos de la ponencia, tanto esta iniciativa legislativa como la de reforma de la Ley del Valedor podrían aprobarse en otro pleno extraordinario este mes.