(AMP) O Irixo (Ourense) acogerá en 2014 la planta de residuos del Sur de Galicia, que moviliza 230 millones

Desayuno Informativo Del Conselleiro Agustín Hernández (Izqda)
EUROPA PRESS
Actualizado 05/12/2011 14:09:38 CET

Multiplicará por dos la capacidad de reciclaje y reducirá a la mitad los depósitos en vertederos, hasta un 28%

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La planta de tratamiento de residuos de la zona Sur de Galicia estará ubicada en el ayuntamiento ourensano de O Irixo, con la previsión de que entre en funcionamiento en el año 2014, cumpliendo así los plazos establecidos en el Plan de Residuos de la Xunta 2010-2020, que preveía contar con esta instalación entre 2014 y 2017.

Esta planta de residuos, que promoverá Estela Eólica --beneficiaria del concurso eólico--, movilizará 230 millones de euros, de los cuales 160 millones se corresponden con los recursos mínimos que esta empresa tiene que invertir por los megavatios obtenidos. Además, creará 250 empleos directos, según ha anunciado el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, en un desayuno informativo este lunes.

Según ha explicado el titular de Medio Ambiente, la Xunta ahora se encargará de tramitar los permisos ambientales e industriales de la empresa, en base a las normativas ambientales y urbanísticas. De hecho, la ubicación concreta de la planta todavía no está decidida, si bien Hernández ha avanzado que no está prevista la expropiación de parcelas.

Además, acompañado del secretario xeral de Calidade e Avaliación Ambiental, Justo de Benito Basanta, Agustín Hernández ha explicado que la ubicación en el municipio de O Irixo, en el eje Lalín-O Carballiño, se adapta a las necesidades establecidas en el plan de residuos para crear una planta del Sur. Según sus palabras, está " bien situado", ya que cuenta con "acceso adecuado" a la red de comunicación ferroviaria y viaria (A-52 y A-53).

La instalación de O Irixo, que también se servirá de cinco plantas de transferencia, se financiará a través del propio canon que pagarán los ayuntamientos por el uso, además de los beneficios obtenidos por el reciclaje y la valorización energética.

ADAPTAR EL PROYECTO

Tal y como ha recordado el conselleiro, una de las empresas adjudicatarias del concurso eólico, Estela Eólica, llevaba asociado un proyecto empresarial que implicaba la ejecución una planta de residuos, a raíz de la cual comenzó una "intensa comunicación" entre la consellería que dirige y Economía e Industria para analizar la combinación de factores, el hecho de que una de las empresas lleve asociada una planta y la necesidad de que se construyese una nueva instalación.

De esta manera, se contactó con la empresa para que "adaptase su planteamiento al plan de residuos", lo que ha implicado que la inversión pasase de 160 millones a los 230 que ahora habrá que movilizar. Tras plantear la ubicación, la Xunta evaluó que estaba "bien situada la planta", en el ámbito Vigo-Pontevedra-Ourense.

Así, Hernández ha explicado que la tramitación de los permisos contará "con el apoyo" de la Administración autonómica para la construcción de esta planta, para la que "sólo se presentó una empresa". De ahí que, al no tratarse de una concesión, la sola presentación de un proyecto viable permite que sea esta empresa la que lleve a cabo su desarrollo sin que haya concurso público.

En todo caso, dado que el plan de residuos implica el levantamiento de una planta en el Sur de Galicia, en el caso de que no se llegase a construir esta instalación, la Xunta sí podría actuar subsidiariamente como ocurrió en los años 90 con Sogama.

OBJETIVOS

Esta planta de residuos contará con sección de compostaje, reciclaje de envases ligeros y valorización energética --incineración--, y tiene como objetivo contribuir al objetivo de que sólo el 24 por ciento de los residuos que se generan en Galicia anualmente (unas 1,2 toneladas) vayan a vertederos. Ese porcentaje es el que estaría previsto una vez concluya la vigencia del plan en 2020.

De hecho, la instalación de la planta del Sur pretende multiplicar por dos el porcentaje de reciclaje que existe en la actualidad, pasando del 10 por ciento al 21 por ciento, siendo el objetivo en 2020 del 34 por ciento.

En cuanto a la reducción de material que acaba en los vertederos, la Xunta aspira a conseguir que ésta pase del 53 por ciento al 28 por ciento con la puesta en funcionamiento de la nueva planta, aproximándose, de esta manera, el 24 por ciento que establece el objetivo final en el plan de residuos.

La planta del Sur podrá gestionar hasta 366.000 toneladas, lo que implica un tercio de los residuos de Galicia, de los cuales 310.000 toneladas serán para valorización energética, aunque de ellas hay descontar una aproximación teórica del entorno al 20-25 por ciento no iría a incineración. Además, otras 40,000 toneladas se destinarán para compostaje y otras 16.000 para envases ligeros.

En palabras de Hernández, estas instalaciones servirán para "completar" las ya existentes y la de Sogama y permitirán "optimizar el transporte y los costes", y que permite, al tiempo, llevar a cabo una gestión "más descentralizada". Será un "revulsivo económico importante", ha destacado el titular de Medio Ambiente.