Una asociación de guardias civiles recuerda que en Galicia se contabilizan como activos 504 agentes que están en reserva

Actualizado 03/06/2006 20:31:40 CET

Exigen que "ningún político piense en imponer la obligación de hablar y escribir gallego" porque la Guardia Civil es un cuerpo estatal

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Independiente de la Guardia Civil (Asigc) aseguró hoy que las afirmaciones realizadas ayer por el director general de la Guardia Civil, Joan Mesquida, en los que afirmaba que Galicia cuenta con 4.000 efectivos representan una "media verdad", ya que contabiliza a los 504 agentes que se encuentran en reserva activa y que, por tanto, no trabajan.

A través de un comunicado, esta asociación recordó hoy que, según los datos del boletín estadístico de la Guardia Civil, el número de agentes en activo en 2004 era de 3.477, cifra que "se mantuvo" en 2005, mientras que para 2006 el aumento estimado de plazas fijas asignadas para Galicia es de "32 más".

De igual forma, subrayaron que la "incorporación de 208 nuevos agentes" a Galicia a los que se refirió Mesquida son guardias civiles en prácticas, por lo que "sólo estarán un año y después deberán pedir nuevo destino".

Respecto a la operación especial estival, señalaron que Galicia, además de ser receptora de agentes para esta campaña "también envía guardias civiles" a otras comunidades para este fin y que "buena parte de los que llegan a Galicia sólo harán servicio de escolta y protección a personalidades que veranean" en la comunidad gallega.

"SACRIFICIO Y ABNEGACIÓN"

Asimismo, en relación a las "exigencias y dificultades" que Mesquida reconoció que sufren en ocasiones los agentes, Agsic recalcó que "el sacrificio y la abnegación queda muy bonito para discursos trasnochados de algunos políticos", pero advirtió de que "nuestro sacrificio será proporcional a las retribuciones".

Finalmente, tras la petición del director general de la Guardia Civil a los agentes gallegos para que utilicen el gallego, mostraron su deseo de que "se quede en mera opinión" y recordaron que este cuerpo es de carácter estatal y, por lo tanto, "oficialmente tiene la obligación de utilizar el castellano". "Que ningún político piense en imponernos la obligación de hablar y escribir en gallego", advirtieron.