La autovía Santiago-Lugo empieza las obras del último tramo casi 20 años después de la inauguración de Fraga y Aznar

Actualizado 20/03/2018 15:07:18 CET

   De la Serna y Feijóo reivindican este eje "de vital importancia", que ahorrará 30 minutos y dejará en una hora un trayecto más cómodo    

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 (EUROPA PRESS)

   La autovía que conectará Santiago de Compostela con Lugo ha iniciado este martes "el final" de su construcción, en palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien, acompañando al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha participado en la colocación de la primera piedra del tramo Arzúa-Melide, cuya conclusión está prevista para el año 2022.

   Ante las autoridades presentes y los medios de comunicación, Núñez Feijóo ha recordado que "se empezó a hablar" de esta autovía a finales de los años 90. De hecho, ha rememorado la inauguración del primer tramo (entre Santiago y Lavacolla) en 1999 por parte de los expresidentes de la Xunta y del Gobierno central Manuel Fraga y José María Aznar, respectivamente.

   Así, "acariciando el final de una obra esperada", un "éxito conjunto del pueblo gallego" a su juicio, el jefe del Ejecutivo autonómico ha apuntado a la fecha "clave" del próximo Año Santo (en 2021) para lanzarle un mensaje al titular de Fomento. Para entonces, ha dicho, las "principales autovías" deberían estar "funcionando".

   Por su parte, De la Serna, que ha cifrado en 103 millones de euros el coste del tramo de 16 kilómetros que ahora empieza a construirse (88 millones según los números de la directora de obra, a lo que el ministro ha sumado otros conceptos), ha valorado la reducción en tiempo y el incremento en seguridad que supondrá la obra.

   El ministro no ha aportado el dato de plazo fijado para esta obra, pero sí lo ha concretado el responsable de Carreteras en Galicia: 51 meses, con finalización prevista para mayo de 2022.

MENOS TIEMPO, MÁS SEGURA

   Este tramo discurre por los términos municipales de Arzúa, Santiso y Melide y con el arranque de sus obras ya están todos o en servicio (tramos entre Lugo y Palas de Rei y Lavacolla-Santiago) o en obras (tramos entre Palas de Rei y Lavacolla).

   En concreto, el ministro ha situado en un 70% el nivel de ejecución del que va de Lavacolla a Arzúa y en algo más del 10% el de Melide a Palas de Rei, donde aflora patrimonio arqueológico.

   La autovía Santiago-Lugo ahorrará en unos 30 minutos el trayecto actual, hasta dejarlo en una hora, además de la ampliación de su capacidad, que pasará de discurrir entre pueblos a contar con cuatro carriles, entre otros aspectos.

   El ministro ha valorado este eje como de "vital importancia" para Galicia, a lo que también se ha referido Feijóo al destacar que sirve para "la vertebración" de la comunidad, al unir el interior con la costa. Una autovía "libre de peaje" que enfila su "recta final" y que significará "un antes y un después", para el dirigente gallego.

   El tramo de autovía discurre al sur de la carretera N-547, con untrazado sensiblemente paralelo a ella. La nueva autovía permitirá,además, mejorar sensiblemente la seguridad vial de la actual N-547,tanto rodada como peatonal, donde hay importantes tránsitos de peregrinos del Camino de Santiago, eliminándose además la travesía de Melide.

   La inversión total de la actuación asciende a 103 millones de euros,incluyendo los presupuestos de las asistencias técnicas de redacciónde proyecto, control y vigilancia de las obras y el importe estimado delas expropiaciones.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

   La longitud del nuevo tramo de autovía es de 16,38 kilómetros. Seinicia en Melide, conectando en el enlace de Melide sur con el tramoen obras de la A-54 entre Palas de Rei y Melide, y finaliza en el enlacede Arzúa oeste, donde entronca con el tramo también en ejecuciónentre Arzúa y Lavacolla.

   Constará de dos calzadas separadas de dos carriles de 3,5 metroscada una, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de 1 metro, ymediana de 9 metros de ancho.

    En la traza se proyectan cuatro enlaces y a lo largo del trazado se proyectan un total de 19 estructuras. Se han diseñado ocho viaductos sobre los ríos Brandeso, Iso, Boente, Catasol, Ladrón, Valverde, Fontesagrada y Cabazás. Se proyectan además 11 pasos superiores y nueve inferiores.

   Los trabajos de integración ambiental incluyen diversas medidasprotectoras y correctoras en relación con los suelos, las aguas y elsistema hidrológico, el aire, la fauna y flora y la gestión de residuos, así como las labores de control y seguimiento ambiental y de integraciónpaisajística a través de la revegetación de las superficies de obra.

   Dos de los pasos inferiores proyectados son específicos para anfibios. Se han proyectado muros de acompañamiento de escollera en losestribos de las estructuras, con objeto de mejorar la integraciónambiental de los elementos estructurales.

   Asimismo, desde el punto de vista del patrimonio cultural, se hancumplimentado las prescripciones impuestas en fase de proyecto por laDirección Xeral do Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia. Todo ello, siguiendo además las indicaciones de la declaración deimpacto ambiental al respecto.