Aymerich, propuesto por +Galiza para capitanear el BNG, aboga por una asamblea de "consenso y unidad" pero sin "apaños"

Carlos Aymerich Presenta La Convención Del Sábado
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 15:00:46 CET

Considera que "no se debe perder un segundo" en el Consello en debatir que Guillerme Vázquez ponga su cargo a disposición

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario del BNG y líder de +Galiza, Carlos Aymerich, que será propuesto este sábado por la convención nacional de su formación para ser el referente en el proceso asambleario del frente, apuesta por que las distintas corrientes y sensibilidades celebren un plenario de "unidad", porque llegar a la confrontación "no sería el mejor escenario". En todo caso, ha remarcado que el "consenso" que demanda no significa buscar "un apaño", y ha subrayado que el Bloque "precisa cambios" que, para aplicarse, "deben ser decididos entre todos, con un acuerdo claro y leal".

Así, en rueda de prensa este jueves para presentar la convención del sábado, en el que se debatirán las propuestas políticas con las que trabajará esta corriente integrada en el seno de la formación, Carlos Aymerich ha reafirmado su compromiso con trabajar dentro de la formación frentista afirmando que +Galiza "no baraja salir del Bloque". "+Galiza existe, y así fuimos creados, para trabajar dentro del BNG, no barajamos otra" opción, ha especificado.

En una etapa, la de ahora, que él enmarca en la necesidad de mirar "el futuro", el dirigente político apeló a un refrán para explicar su disposición a liderar un proyecto renovado en el BNG. "La mejor forma de saltar un muro es tirar la cartera. Nosotros lo que hacemos es hacer esa apuesta", ha explicado, para, a renglón seguido, aclarar que "es el consejo político el que propone" que sea él quien lidere la propuesta.

"No soy yo el que me postulo", ha apostillado Carlos Aymerich que, preguntado por el actual portavoz nacional no es su apuesta para liderar el futuro del BNG, ha respondido: "Guillerme Vázquez es mi portavoz nacional, porque fue elegido en la asamblea de 2009 con el 55 por ciento de los votos y es sabido que yo encabezaba la candidatura que se enfrentaba a Guillerme Vázquez, y que tuve un 45 por ciento".

Así las cosas, Carlos Aymerich, que ha afirmado "no ver por qué" la convención del sábado pueda afectar a las negociaciones que se inician en diciembre en este proceso que culminará el 28 y 29 de enero con el plenario, también ha asegurado que el desenlace de la asamblea no está escrito y, por tanto, "depende" de los integrantes del Bloque.

En este sentido, ha querido dejar claro que no se trata de conversaciones "entre enemigos", es decir, que no son negociaciones con "adversarios" y formaciones políticas opuestas, como ocurre, por ejemplo, en el Parlamento cuando se negocia con PP y PSOE.

"CARTAS DESCUBIERTAS" Y "LEALTAD"

Para este proceso de conversaciones, cuyos escenarios son una asamblea de unidad o confrontación como ocurrió en el cónclave extraordinario de 2009, Carlos Aymerich sólo ha pedido "cartas descubiertas, negociar, ceder y buscar puntos de encuentro". Son las herramientas que, según ha manifestado, empleará su corriente en este proceso. "No pido nada: lealtad y claridad de planteamientos", ha respondido al ser preguntado por qué demanda a sus interlocutores en la asamblea.

+Galiza celebrará su convención política el mismo día en que también el BNG reunirá a los miembros del Consello Nacional, el máximo órgano de decisión entre asambleas, y en el que el portavoz nacional, Guillerme Vázquez, pondrá su cargo a disposición de la militancia representada. Sobre este extremo, Aymerich ha considerado que "no se debería perder ni un segundo" en ello, y ha apostado por "centrarse" en la preparación de la asamblea, uno de los puntos del orden del día --además de la valoración del resultado electoral--.

En esta misma línea, también ha descartado la propuesta formulada por la coordinadora executiva del BNG y miembro de la corriente +Galiza, Teresa Táboas, de crear una gestora para organizar la asamblea. Lo ha hecho en una respuesta en la que ha apelado a que el Bloque ya "tiene disco duro", explicando que en la anterior asamblea de 2009, cuando se convocó la asamblea extraordinaria, la Executiva ya se quedó en funciones.

De hecho, a su juicio, cuando se decidió retrasar la actual asamblea, que estaba convocada para octubre, pero se pospuso por la cita electoral, la dirección nacionalista ya quedó "en funciones" desde entonces.

Durante su intervención, Carlos Aymerich ha estimado que es "tiempo de propuestas y no de amagos", palabras que ha rechazado que vayan dirigidas "a nadie", tampoco al Encontro Irmandiño liderado por Xosé Manuel Beiras, que ha lanzado una advertencia de escisión esta misma semana si no se vuelve a un BNG "democrático" y no se lleva a cabo una "regeneración" del frente.

BUSCAR MÁS VOTOS

Para el líder de +Galiza, es momento de "trabajar" y lograr una política nacionalista y e izquierdas que sea capaz de "capitalizar" la pérdida de votos del PSOE, algo que no ha conseguido --ha diagnosticado-- en los comicios de este domingo. En este sentido, observa que el BNG tiene "todo el carril izquierdo para avanzar" y llegar a un mayor espectro de la sociedad y, si bien ha destacado que hay que "tratar bien" a los 180.000 votantes, ha hecho hincapié en que también es preciso ampliar la masa social que apoya a los nacionalistas. "No podemos quedarnos ahí", ha remarcado.

Carlos Aymerich ha señalado que la formación nacionalista tiene que tener "vocación de gobierno" y no limitarse a ser "la conciencia crítica" allá donde obtenga representación. "No podemos recrearnos en los que están con nosotros, sino que tenemos que salir con audacia a convencer a más gente", ha sentenciado.