El Ayuntamiento de Ourense recordó a Laura Alonso y a María Socorro Dasilva en su condena a la violencia de género

Actualizado 25/11/2009 18:24:20 CET

Apela a la "corresponsabilidad" de toda la sociedad en esta materia y afirma que cada mujer muerta es "una vergüenza imperdonable"

OURENSE, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Ourense recordó en el Día Mundial Contra la Violencia de Género a las últimas dos mujeres que perdieron la vida a manos de la violencia machista en la provincia de Ourense, la joven Laura Alonso y María Socorro Dasilva.

El acto institucional de condena a la violencia de género se desarrolló esta mañana en el salón de plenos del Ayuntamiento de Ourense, donde participaron, entre otros, los concejales de la corporación municipal ourensana. La edil da Muller, Marta Arribas, fue la encargada de leer el manifiesto institucional de condena después de que tres periodistas de diferentes medios de comunicación intervinieran en el acto.

Todos ellos coincidieron en resaltar que el modo de "cambiar a la sociedad y a sus valores" es a través de la educación. De hecho apuntaron erigieron a los medios de comunicación como "voz" de la "realidad" de la violencia de género, para ser "el verbo que muchas mujeres a veces no pueden dar".

Por su parte, la edil de la Mujer del Ayuntamiento de Ourense recordó a dos mujeres asesinadas en el territorio ourensano durante este año, María Socorro Dasilva, asesinada en la capital ourensana y Laura Alonso, en la localidad de Toén, a quienes dedicó el manifiesto del 25 de noviembre.

CORRESPONSABILIDAD

Marta Arribas hizo hincapié en su intervención en que la violencia de género es un problema "universal que afecta a todos" y donde "todos y todas" tienen "corresponsabilidad". De hecho, apuntó que las cifras de mujeres muertas cada año deben "pesar sobre la conciencia moral" de la sociedad ya que "permanecer de brazos cruzados supone una frialdad infinita, un corazón de piedra" de quien "ante una cobardía tan grande mira para otro lado".

Así, la edil da Muller abogó por "mirar a la cara" a la violencia de género, lo que supone "no bajar los ojos ante la mirada de las víctimas", porque "mientras haya violencia habrá víctimas y esto significará que se está fracasando en esta lucha urgente".

Marta Arribas aseguró en nombre de toda la corporación municipal sentirse "corresponsables del cruel comportamiento que un sector de la sociedad ejerce sobre las mujeres" y añadió que "cada víctima de la violencia no sólo es una pérdida irreparable" sino que es una "vergüenza imperdonable que recae sobre la conciencia del conjunto de la sociedad y de los poderes públicos".

Al finalizar el acto, la asociación Anacos da Cidade desplegó en la Plaza Mayor de la capital de As Burgas una serie de carteles con textos y fotografías reivindicando la figura de la mujer y denunciando la violencia de la que muchas mujeres son víctimas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies