La banca apuesta por la continuidad de Pescanova y quiere firmar el crédito antes de fin de mes

 

La banca apuesta por la continuidad de Pescanova y quiere firmar el crédito antes de fin de mes

Actualizado 24/05/2013 20:13:59 CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La banca atrapada en Pescanova mantiene su apuesta por la continuidad de la compañía gallega, pese a su compleja situación, y quiere firmar la inyección de liquidez, por importe de 55 millones de euros, antes de que termine este mes, según han informado a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.

En concreto, los bancos españoles integrantes del 'stering committee' (Bankia, Sabadell, Popular, NCG Banco y Caixabank) han retomado este viernes los contactos para impulsar la operación con el fin de concretar una 'hoja de ruta', en la que se fijen las condiciones y aportaciones de cada uno de ellos, y que darán a conocer a otras entidades como Santander, BBVA y Bankinter, en principio más receptivas en sumarse a este crédito.

Por su parte, las entidades extranjeras que forman parte de este 'núcleo duro' han mostrado un compartamiento diferente, ya que mientras que Royal Bank of Scotland (RBS) ha desistido de su intención inicial de socorrer a la compañía española y ha abandonado este comité, Deustche Bank no ha descartado estudiar un posible respaldo.

De esta forma, un día después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz haya imputado al presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, por falsear las cuentas y utilizar información relevante, la banca retoma las negociaciones para desbloquear el crédito al considerar que es prioritario que la firma siga operando con normalidad para avanzar posteriormente en la reestructuración de su deuda, más de 3.000 millones de euros, y en la venta de activos.

Esta reunión, que se ha celebrado mediante 'call conference', se produce después de que Deloitte, administrador concursal de Pescanova, haya sondeado a varias entidades bancarias para ampliar el número de bancos implicados en esta inyección de liquidez.

En concreto, según han explicado las mismas fuentes, Deloitte ha sondeado a Rabobank, Banco Espirito Santo, Ubi Banca, Liberbank, Bankinter, Santander y BBVA, aunque solamente estas tres últimas estarían dispuestas a respaldar una nueva financiación, tras conocer detalladamente la 'hoja de ruta'.

La petición de liquidez por parte de los nuevos gestores de la compañía se destinará fundamentalmente al pago a proveedores de filiales en el extranjero, sobre todo de Argentina y Chile.

La concesión de este crédito está sujeta a condiciones: la inyección de liquidez se destinará a financiar circulante y tendrá consideración de deuda privilegiada, es decir, los bancos tendrán preferencia de cobro para recuperar ese dinero.

Dicho importe, que será necesario "como mínimo" para afrontar la gestión diaria de la empresa gallega y los pagos a proveedores o nóminas, figurará al margen de la deuda bancaria de la compañía, que se sitúa en unos 3.004 millones de euros.

Deloitte considera urgente este crédito de 55 millones para la continuidad de la firma, ya que de no materializarse, el escenario de liquidación no es descartable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies