La banca deberá provisionar otros 30.000 millones y el Gobierno inyectará fondos en entidades con "carencias de capital"

Actualizado 11/05/2012 17:50:44 CET
Guindos, Santamaría Y Ana Pastor
Foto: EUROPA PRESS

El Ejecutivo limita a 15.000 millones las ayudas y obliga a los bancos separar activos del 'ladrillo' en sociedades independientes

   MADRID/SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   La banca española deberá destinar otros 30.000 millones de euros para provisionar créditos al sector inmobiliario y promotor, de entre los denominados no problemáticos, que aún no registran incidencias de pago, según informó el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

   Las nuevas exigencias de provisiones que establece el decreto aprobado este viernes, que suponen elevar del 7% al 30% el colchón para los créditos sanos en este sector, llevarán a las entidades a tener que presentar, antes del 11 de junio, un plan para explicar cómo cumplirán la norma. El Banco de España dispondrá de 15 días hábiles para evaluarlos y, cuando los proyectos supongan incurrir en "un déficit de recursos propios", el supervisor podrá hacer "las consideraciones" que crea oportunas.

   De Guindos ha admitido que este saneamiento, que se hará con cargo a los recursos propios,  "puede llevar a que haya carencias de capital" en algunas de las entidades, a las que la normativa actual exige entre el 8% y el 10% de capital principal. En el caso de Novagalicia Banco, la marca es actualmente el 10%, aunque en el primer plan que presentó en marzo al regulador preveía captar inversores privados para más del 20% de su capital, lo que le permitiría bajar al 8% y liberar recursos.

   Si se producen esas "carencias de capital", el FROB podrá hacer una inyección en las entidades, mediante la adquisición de acciones o de bonos convertibles contingentes (los conocidos como 'cocos' en la jerga financiera), opción esta última que será usada preferentemente, ha dicho el ministro. El decreto deberá establecer las condiciones para la concesión de este instrumento que, tal como aparece en el decreto de febrero, no era accesible para la entidad gallega.

   De Guindos ha insistido en que estas ayudas "no son un coste para los contribuyentes", puesto que se trata de préstamos que deberán ser devueltos por las entidades en "un horizonte de cinco años" y con un interés "próximo al 10%", que es "el doble" de lo que actualmente paga el Tesoro en los mercados financieros por financiación a ese plazo.

   Preguntado acerca de la cuantía de la inyección, de Guindos ha indicado que "es un cálculo complejo", puesto de depende de los "excedentes" de las entidades, pero ha indicado que, en cualquier caso, estará "bastante por debajo" de los 15.000 millones que se destinaron al sector en la primera ronda de ayudas. En estos momentos, ha precisado, el FROB cuenta con una liquidez de 5.000 millones que ya computan como deuda.

   En concreto, la provisión del 7% establecida en el decreto de febrero para créditos no problemáticos deberá ser ahora del 52% en el caso del suelo; del 29% en las promociones en curso; del 14% en las promociones terminadas y vivienda y del 52% en la garantía personal y segunda hipoteca.

SOCIEDADES DE GESTIÓN DE ACTIVOS

   El titular de Economía y Competitividad ha precisado que el Ejecutivo ha aprobado un real decreto que ahonda en las medidas de saneamiento ya adoptadas en la norma del pasado mes de febrero. Dentro de las decisiones está la de obligar a la banca a separar sus activos vinculados al 'ladrillo' en sociedades independientes.

   Estos activos se trasladarán a un precio de valor contable menos las provisiones acumuladas por las entidades para cumplir con las exigencias establecidas en el real decreto de febrero y el aprobado este viernes.

   De Guindos recalcó que estas medidas responden a la voluntad de "transparencia absoluta" del Gobierno, porque no puede existir la más mínima duda sobre las valoraciones de los activos en manos de la banca. "Si no, la recuperación económica será difícil", advirtió.

   El ministro de Economía señaló que para el Gobierno sería "deseable" que entraran inversores privados en estas sociedades independientes.

VALORACIÓN DE LOS ACTIVOS

   Además, el Ministerio de Economía encargará a dos expertos independientes la valoración de toda la cartera de activos de la banca española, según anunció la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

   A este respecto, de Guindos ha concretado que aún no han sido elegidos estos dos valoradores, pero ha indicado que se buscará que tengan "prestigio" internacional, que no haya "conflictos de intereses" porque ya colaboren con entidades españolas y que sean "neutrales", por lo tanto. El estudio debe estar finalizado en un plazo "no mucho más allá de tres o cuatro meses", ha agregado.

FONDO DE GARANTÍA DE DEPÓSITOS

   El ministro de Economía y Competitividad ha anunciado también que el Ejecutivo ultima una "derrama especial" en las cuotas que aporta la banca al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para sufragar las subastas pendientes de entidades intervenidas por el Estado.

   En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, De Guindos aseguró que el FGD ya ha agotado sus recursos tras la adjudicación de Unnim a BBVA por un precio simbólico de un euro. "Se intentará que con una derrama especial en las cuotas de las entidades se financien las subastas pendientes", indicó.

   Aún quedan dos entidades intervenidas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) que deben ser subastadas: Catalunya Caixa y Banco de Valencia. A estas se podría sumar Novagalicia Banco, que buscará la captación de inversores privados hasta el próximo mes de septiembre.  

   En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta explicó que el Gobierno ha adoptado medidas adicionales a las del real decreto de saneamiento del pasado mes de febrero para asegurar la plena credibilidad del sistema financiero español.

   "España afronta uno de los momentos más difíciles de su historia y es necesario adoptar medidas", enfatizó la responsable, tras recalcar que el objetivo es recuperar la concesión de crédito y conseguir la venta de viviendas "a un precio razonable".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies