El BOE publica el convenio entre Fomento y Audasa que fija un aumento del 1% en el peaje para ampliar la AP-9

Vista Del Puente De Rande
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 14:10:47 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este jueves el texto del convenio pactado entre el Ministerio de Fomento y Audasa (empresa concesionaria de la AP-9, la autopista del Atlántico), en el que se prevé que la ampliación de la vía en el Puente de Rande y en Santiago supondrá una inversión de 350 millones de euros y se establece que, para compensar el desembolso de la empresa, el peaje subirá un 1% anual, que se suma a las revisiones habituales del precio, durante 20 años.

El texto señala que para compensar la inversión, "se establece un incremento extraordinario" de tarifas en los recorridos con pago directo --quedan excluidos aquellos en los que el abono lo hace la administración-- por los usuarios de la autopista AP-9, "en todos sus tramos, del 1% anual acumulativo durante 20 años".

Esta medida, apunta, se aplicará a partir del 1 de enero del año siguiente a la finalización de las obras de ampliación. Audasa, según consta en este convenio, pretende financiar la inversión necesaria para la ampliación a través de la emisión de obligaciones bonificadas, en virtud de los beneficios tributarios otorgados a la concesión hasta la fecha.

Las ampliaciones previstas en este momento afectan al Puente de Rande, en Vigo, y al paso de la autopista con Santiago, así como la conexión con Sigüeiro. Además, Audasa redactará el proyecto de construcción de la conexión entre la Autopista del Atlántico AP-9 y la Autovía de Lavacolla A-54, pero esta infraestructura será objeto, en tal caso, de un convenio posterior.

El plazo de construcción de las obras, en todos los tramos previstos ahora, es de 36 meses, a contar desde la fecha de inicio de cada una de ellas.

El ministerio justifica la necesidad de las obras en que el tráfico y las incidencias han aumentado desde la puesta en servicio de la autopista y prevé que el problema se agrave en el futuro.

Así, indica que desde que se puso en servicio el tramo entre Pontevedra y Vigo, en el año 1981, se han acortado los tiempos de viaje y se ha aumentado el número de residentes en O Morrazo, lo que provocó un incremento "notable" del tráfico, "dando lugar a pérdida de fluidez en el recorrido entre Vigo y la península de O Morrazo, mermando la funcionalidad de la autopista, problema que previsiblemente se agravará en el futuro".

Una situación "similar" se ha dado en el tramo que discurre entre sus enlaces de Santiago norte y de Santiago sur, que es libre de peaje para los recorridos internos, apunta el texto para respaldar la necesidad de una ampliación del vial también en esta zona.