Un 'botón rojo' para ayudar a 73 millones de niños a escapar de trabajos en condiciones extremas

Publicado 12/06/2018 9:00:44CET

   Con un 'escape room' busca transmitir la realidad de millones de niños que “no tienen un botón rojo ni forma de salir de ahí”

   VIGO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Unicef ha iniciado una nueva campaña basada en un experimento social inmersivo, coincidiendo con el Día Mundial contra el trabajo infantil. Con esta iniciativa, llama a la sociedad a pulsar un 'botón rojo' para adherirse a un movimiento para ayudar a 73 millones de niños y niñas en el mundo a escapar de los trabajos que se ven obligados a realizar en condiciones extremas.

   Bajo el nombre '#TheUnescapeRoom', esta campaña consiste en un vídeo en el que se ve a un grupo de personas anónimas (invitadas sin saber los detalles) participando en un 'escape room' (una actividad que consiste en una habitación en la que los participantes tienen que resolver una serie de pistas para poder ganar el juego y salir).

   Estas personas se sumergieron en un escenario en penumbra, caluroso, húmedo, con olor a azufre y polvo suspendido en el aire, ambientado en una mina de oro en Camerún. Allí, mientras se suponía que resolvían las pruebas del juego para poder ganar y escapar del lugar, eran azuzados por un 'capataz' a trabajar para recoger pepitas de oro.

   Estas personas permanecieron casi dos horas en el lugar, donde fueron llevados “al límite”, hasta que fueron conscientes de que la única opción para salir de allí era darle a un botón rojo. “Para ellos, fue solo un juego, pero para millones de niños y niñas es la vida real, y no tienen un botón rojo ni forma de salir de ahí”, han explicado los promotores de la iniciativa.

   La presentación ante la prensa tuvo lugar el lunes en el Escapark de Vigo, donde los periodistas también tuvieron la oportunidad de realizar la actividad sin tener conocimiento de su contenido. Aunque más brevemente, también experimentaron en primera persona esta simulación, que finalizó con el vídeo de una niña recogiendo el testimonio de menores que sufren este tipo de abusos.

   En la web de la campaña se puede ver el vídeo en el que se ven las reacciones espontáneas de los participantes, y los interesados pueden firmar su apoyo a este movimiento en contra del trabajo infantil. “Tú puedes ser su botón de emergencia”, remarca Unicef, que incide en que el objetivo de la campaña es “acabar con las peores formas de trabajo infantil”.

VOLVER A PONERLO EN LA AGENDA

   La directora de políticas de infancia y sensibilización de Unicef España, Maite Pacheco, ha asegurado que los participantes en esta acción salieron con “una sensibilidad diferente y con mayor cercanía a problemas que parecen lejanos y de los que no se habla”. “Es importante volver a ponerlo en la agenda”, ha subrayado sobre esta cuestión.

    “Es importante decir que esto sigue ocurriendo”, mas aún cuando, aunque entre los años 2000 y 2016 el trabajo infantil se redujo un 40% y dentro de ello bajó un 50% el realizado en condiciones peligrosas, desde 2012 la bajada “se ha estancado, va mucho más despacio”, ha explicado, atribuyendo esta situación a la “falta de prioridad en la agenda” y la “bajada en la cooperación internacional en general”.

   Así las cosas, según Unicef actualmente hay 151,6 millones de niñas y niños de entre 5 y 17 años obligados o forzados a trabajar en el mundo. Casi la mitad (73 millones), realizan trabajos peligrosos: Manipulan productos químicos, respiran sustancias tóxicas, transportan cargas pesadas o llevan a cabo labores en las alturas, bajo el agua, en recintos confinados o por la noche.

   Los peores escenarios de explotación infantil son las minas (oro, diamantes, etc.), las fábricas, los vertederos, el trabajo en el campo, los trabajos domésticos (que además se producen en un ámbito oculto para el exterior y donde muchos niños sufren también abusos sexuales y vejaciones), y la venta ambulante (que va asociado además al consumo de drogas y a la delincuencia).

OBJETIVOS DE UNICEF

   Estos niños empiezan a trabajar con tan solo cinco años de edad, ven su salud en riesgo, no pueden acceder a un sistema educativo normal, no pueden tener momentos de ocio ni vivir en familia, ven sus derechos “pisoteados” y sin poder “salir del círculo de la pobreza”. “Queremos que los niños tengan una infancia digna y puedan vivir como niños”, ha sellado Pacheco.

   Como objetivos para conseguirlo, Unicef propone impulsar proyectos de medios de vida para familias y que los niños vuelvan al sistema educativo, para lo que la organización ya trabaja con las administraciones y busca sensibilizar, concienciar y animar a la gente a que se sume a esta lucha y pulse “el botón rojo de adhesión a este movimiento”.

   “Trabajamos con gobiernos, pero necesitamos saber que tenemos el apoyo de la gente, sumar una masa crítica fuerte que diga: ¡Basta ya, queremos que acabe!”, ha agregado la portavoz, que ha remarcado que con esta campaña pretenden que la sociedad “sienta en su propia carne cómo es la vida” de estos niños.

   Inicialmente la campaña, que se difundirá por medios de comunicación y redes sociales, durará unas dos semanas, pero no descartan mantenerla por más tiempo. “Mientras dure el vídeo, durará la acción”, han subrayado los organizadores.

UN 'ESCAPE ROOM' DEL QUE "NO SE PUEDE ESCAPAR"

   Sobre la actividad que se ve en el vídeo, el responsable del Escapark de Vigo, Jorge Martínez, ha explicado que se invitó a un grupo de personas (asiduos a participar en estas actividades de escapismo) a probar un juego nuevo, sin saber que era para Unicef ni el objetivo real de la actividad.

   Allí, se les expuso a gases, bombas fétidas (para recrear el olor a azufre) y altas temperaturas, mientras cargaban arena y cribaban oro. Al inicio de la actividad se dijo a los participantes que estaban sustituyendo a Satun y sus compañeros de trabajo, pero después de casi dos horas y llegar a una “situación límite”, el mayor impacto para los participantes es descubrir que a quién sustituyeron es a niños.

   “Es un 'escape room' del que no se puede escapar”, ha apuntado Martínez, a colación de lo que ha reconocido que cuando Unicef le presentó este “reto brutal” decidió “apostar por él e intentar recrearlo lo mejor posible”.

Contador