La Brilat culmina un "año inmejorable" y enfoca 2017 con "tranquilidad"

Publicado 08/12/2016 16:43:02CET

   Los efectivos de la institución castrense conmemoran el día de la patrona de Infantería con un desfile

   PONTEVEDRA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El general de la Brilat de Pontevedra, Luis Cebrián, ha calificado 2016 como un "año inmejorable" al recordar que "salió muy bien" la activación de la Brigada como núcleo de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad (VJTF, en sus siglas en inglés) de la OTAN.

   De cara a 2017, se sitúa en "segundo nivel de prioridad" y su grado de alerta será "inferior" al actual, por lo que contarán con "más tranquilidad" para desarrollar su plan de preparación específico.

   Con motivo de la parada militar celebrada en la Base Militar General Morillo coincidiendo con el día de la Inmaculada, patrona de la Infantería Española, Cebrián ha destacado que los objetivos en este año "completo e intenso" se cumplieron "más que sobradamente".

   A ello, según ha indicado, contribuyó la celebración del 50 aniversario de la Brilat, que la brigada compartió "con la ciudadanía de Pontevedra", que ha "respondido".

   En su balance anual, el general Cebrián ha incluido la incorporación a la Brilat del Regimiento Farnesio y su nombramiento como "Brigada Orgánica Polivalente". Así, los efectivos militares de este acuartelamiento enfocan el nuevo año "dispuestos para lo que el mando proponga y disponga", lo que incluye que Luis Cebrián siga al frente de la Brilat ya que, "no hay fecha de ningún cambio de situación" en su cometido, ha añadido.

MANIOBRAS

   Tras la celebración del desfile militar de la Inmaculada, la Brilat inicia este viernes, día 9 de diciembre, en el campo de entrenamiento de San Gregorio, en Zaragoza, unas maniobras que se prolongarán hasta el 19 y que conllevan el despliegue del "cien por cien de la brigada", ha detallado Cebrián.

   Los ejercicios programados, en el marco del llamado "Grupo Táctico Interarmas", implican a tres batallones de Infantería y al grupo de Caballería, con apoyo de los efectivos de Artillería e Ingenieros, que llevarán a cabo "ejercicios con fuego real". Luis Cebrián se ha referido a esta acción como una "oportunidad única" para los integrantes de la Brilat, pese a su cercanía con las fiestas navideñas.

DESFILE

   Durante su alocución en la parada militar de la Inmaculada, Cebrián ha elogiado el "éxito" obtenido por los militares de la Brilat en el "ejercicio Brilliant Jump" que se desarrolló el pasado mes de mayo en el campo de maniobras polaco de Zagan, y que supuso la activación de la Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad con un contingente de más de 1.300 efectivos españoles, de un total de 2.100 pertenecientes a varios países.

   "Hemos dejado en alto el prestigio del Ejército y consolidado el nuestro como brigada fiable y segura para el cumplimiento de cualquier misión, por difícil o peligrosa que sea", ha asegurado el jefe de la Brilat.

   Además de referirse a los soldados de la Brilat como "herederos" del Tercio de Bobadilla que protagonizó la batalla de Empel en 1585, Cebrián también ha recordado a "los que dejaron la vida en cumplimiento del deber", desde Bommel -la isla holandesa entre los ríos Mosa y Waal donde transcurrió aquella histórica contienda- hasta Afganistán, donde han perecido 15 de las 16 bajas causadas en la Brilat desde que comenzase su participación en diversas misiones internacionales hace 21 años.

CONDECORACIÓN

   Precisamente, en este acto militar ha sido condecorada la comandante María Dolores Muñoz Pérez con la Encomienda al Reconocimiento Civil de las Víctimas del Terrorismo, que le ha entregado el subdelegado accidental del Gobierno en la provincia, José Félix López Araújo, en la primera intervención pública de este último.

   El motivo de esta distinción ha sido reconocer la labor de quien entonces -siendo teniente- atendía a la cabo Idoia Rodríguez Buján en la ambulancia que la trasladaba tras sufrir la explosión de una mina al sur de Herat, en Afganistán. Esas lesiones le causarían la muerte a la que se convertiría en la primera mujer militar española que fallecía en acto de servicio en una misión internacional. El próximo mes de febrero se cumplirán diez años de aquel atentado.

   En el transcurso de esta parada militar -que ha contado con una representación de oficiales de los ejércitos portugués y británico- también han jurado bandera 65 civiles; entre ellos, un legionario con discapacidad visual.

   Al desfile, que ha supuesto la movilización de 1.500 militares, han asistido distintos representantes de la Administración central, autonómica, provincial y local, como la diputada en el Congreso Pilar Rojo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies