El alcalde de Vigo dice que la zona hundida es "portuaria náutico deportiva" y ajena al convenio de mantenimiento

Abel Caballero y parte de su equipo de gobierno
EUROPA PRESS
Actualizado 13/08/2018 19:47:12 CET

   El alcalde de Vigo lamenta la ausencia de Feijóo en el Puerto tras el accidente porque "lo primero es estar con la gente"

   VIGO, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha incidido este lunes en que la zona del paseo marítimo que se hundió durante la celebración de un concierto del festival O Marisquiño (causando más de 300 heridos), estaba asentada sobre una estructura de hormigón antigua, incluso anterior al proyecto 'Abrir Vigo al Mar', y que, además, es ajena al convenio firmado entre Puerto y Ayuntamiento en 1992 para el mantenimiento de zonas de confluencia entre el Puerto y la ciudad.

   Así lo ha explicado el regidor olívico quien, acompañado por varios miembros de su gobierno y del delegado de Zona Franca, ha comparecido para explicar que la parte del paseo que colapsó la pasada noche estaba sobre una estructura de hormigón, que fue la que se vino abajo. "Esto no tuvo nada que ver con las maderas que estaban en mejor o peor situación", ha precisado.

   Según el proyecto 'Abrir Vigo al Mar' del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra, en esa zona de la dársena, de uso náutico-deportivo, se construyó un paseo de madera sobre una estructura de hormigón "ya existente", como ha puesto de manifiesto el alcalde.

   Asimismo, el regidor local ha incidido en que, "ya estaba ese hormigón" cuando se ejecutó el proyecto, y también cuando el Ayuntamiento y el Puerto firmaron el convenio por el que la administración municipal se hacía cargo del mantenimiento de ciertas zonas.

ZONA PORTUARIA

   A ese respecto, Caballero también ha insistido en que el muelle colapsado pertenece a una zona de uso portuario que, de hecho, fue objeto de concesión al Real Club Náutico. El alcalde ha recalcado que así se recoge en el propio plan de usos de la terminal viguesa, donde también se especifica que la zona vinculada a la "interacción puerto-ciudad" es aquella asentada "en tierra firme", es decir, el trozo de hormigón a la derecha del paseo siniestrado, y la zona de los jardines de Montero Ríos (además de la Plaza de la Estrella y otros espacios).

   El Ayuntamiento formuló alegaciones a ese Plan de Usos, en la época en que el Puerto estaba dirigido por Ignacio López-Chaves, y solicitó que fueran cedidos ciertos espacios a la ciudad, aunque no pidió la cesión de esa parte del paseo porque "ya se considera que eso es Puerto".

   El organismo rechazó la pretensión municipal, ha recordado Caballero, porque mantiene que la zona, aunque sea de interacción entre Puerto y ciudad, está vinculada con actividades portuarias náutico deportivas.

   "¿Cómo va a hacer el Ayuntamiento el mantenimiento de un muelle del puerto de esta envergadura?", ha cuestionado el regidor quien, no obstante, ha aseverado: "No quiero asignar culpabilidades ni responsabilidades, simplemente constato hechos".

SEGURIDAD

   Con respecto a las condiciones de seguridad del evento, el primer edil vigués ha explicado que la organización de O Marisquiño solicitó permiso para celebrar el evento al Puerto, que es "el dueño" de ese espacio. Además, ha abundado, el organismo portuario incluso solicitó a la empresa un "aval".

   En el caso del Ayuntamiento, ha apuntado, la obligación municipal es reclamar a la organización un plan de autoprotección, que la empresa presentó y que cumplía con la legalidad, por lo que se le dio permiso para realizar el festival. En ese documento se reflejaba, entre otras cuestiones, la delimitación de espacios para los conciertos.

   En el caso del lugar del accidente, los responsables de O Marisquiño apuntaron a una capacidad para unas 5.000 personas pero, en aras de una mayor seguridad, establecieron el aforo máximo en 4.500. Según ha trasladado el alcalde, en ningún caso el aforo estaba completo cuando se produjo el siniestro.

AUSENCIA DE FEIJÓO

   Por otra parte, el alcalde de Vigo ha confirmado que recibió, tras el siniestro, la llamada del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, así como del Secretario de Estado de Fomento. Pedro Saura le confirmó que Puertos del Estado encargará un informe sobre lo sucedido en la terminal viguesa.

   Asimismo, Caballero ha explicado que también informó personalmente al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a quien ha afeado que no hubiera estado presente en el lugar del siniestro la pasada noche. "Las responsabilidades vendrán después, primero hay que estar al lado de la gente, y él no estuvo ayer. Hubiera estado bien que viniera, la gente se lo hubiera agradecido, pero no estuvo", ha lamentado.

   Finalmente, el alcalde ha recalcado en varias ocasiones su reconocimiento a los equipos de rescate, especialmente a los bomberos, y también a los sanitarios que atendieron a los heridos, a quienes ha visitado a lo largo de la mañana en diferentes hospitales. "Quiero enviarles un abrazo fortísimo de toda la ciudad", ha proclamado.