Caballero insiste en que el agua de Vigo es "perfectamente potable"

El alcalde de Vigo
EUROPA PRESS
Publicado 04/12/2017 17:54:43CET

Recalca que hay que mantener las medidas de ahorro de agua, e insiste en la necesidad de buscar una "solución definitiva" a la sequía

VIGO, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha asegurado este lunes que el agua de la traída en la ciudad es "perfectamente potable" y que la estación potabilizadora (ETAP) del Casal funciona de forma correcta, aunque ha reconocido que, a medida que desciende el nivel de ocupación del embalse de Eiras, el agua "pierde calidad".

El regidor ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa, a preguntas de los medios sobre un informe de Aqualia en el que se determina que, con las actuales circunstancias de sequía y sin la reducción del caudal ecológico (que la Xunta ha aprobado este mismo lunes), el agua del embalse dejaría de ser potable en un plazo de 25 días. "El agua es perfectamente potable, no está bien leído ese informe", ha matizado Caballero.

Según ha apuntado, a medida que desciende el nivel de la presa, el agua "pierde calidad" y requiere un tratamiento de potabilización distinto, "condicionado a la nueva situación", por lo que el agua de la traída puede presentarse turbia, "pero es potable cien por cien". "Cuando deje de serlo lo diríamos, pero confiamos en que no lleguemos nunca a eso", ha apostillado.

Por otra parte, ha recordado que tanto los vecinos como las empresas de Vigo están ya ahorrando agua "al tope de sus posibilidades", y ha incidido que, en todo caso, deben mantenerse esas medidas de ahorro.

Además, ha insistido en que tanto la reducción del caudal ecológico en Eiras como la construcción del minitrasvase en el Verdugo son medidas de emergencia, y que "hay que trabajar en la solución definitiva".

ETAP DEL CASAL

Con respecto a la ETAP del Casal, el alcalde ha asegurado que funciona de forma óptima, "como es natural", aunque no ha podido precisar cuándo fue la última vez que se realizó una inversión de mejora en esa potabilizadora, bien por parte de la concesionaria Aqualia o por parte del Ayuntamiento.

En octubre de 2010, el jefe del área de Servizos Xerais del Ayuntamiento emitió un informe en el que concluía que el servicio municipal de aguas tenía, en ese momento, unas necesidades de inversión en infraestructuras de 458 millones de euros. Así, entre las inversiones que se consideraban urgentes (a acometer en el plazo de un año) estaba la ampliación y modernización de la ETAP del Casal, por un importe de 21,6 millones de euros.

En 2011, el gobierno vigués aprobó prorrogar la concesión del servicio de abastecimiento a Aqualia y, en dicho acuerdo, se estableció el compromiso por parte de la empresa de acometer un plan de inversiones en la ciudad, valorado en 20 millones de euros. No obstante, la modernización de la ETAP no se estaba incluida en las actuaciones previstas, como sí estaban obras de humanización, mejoras en abastecimiento, un 'plan verde', y otras mejoras.

En septiembre de 2012, la Xunta anunció un acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente para realizar esa obra, pese a que la instalación es de titularidad municipal, pero la ampliación no llegó a materializarse. Posteriormente, el gobierno municipal solicitó, sin éxito, que la Xunta se hiciera cargo de ese proyecto.