Las cajas, con mediación de la Xunta, concluyen un fin de semana de contactos pero sin acuerdos sobre su futuro

Actualizado 28/03/2010 22:15:25 CET

Perseveran los cruces de declaraciones políticas entre socialistas y 'populares', mientras que sindicatos urgen una solución

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las cajas gallegas han continuado los contactos durante este fin de semana que tenían como objetivo aproximar posturas entre Caixanova y Caixa Galicia para que apoyasen una fusión de ambas que el Banco de España ve "factible y solvente", si bien las fuentes consultadas (hasta última hora de la tarde del domingo) aseguraron que no se había alcanzado ningún acuerdo sobre el futuro financiero.

Fuentes de la Xunta aseguraron a Europa Press que durante los últimos días han continuado las "negociaciones" para "tratar de acercar posturas" entre ambas cajas con el objetivo de un proyecto "solvente". Estas mismas fuentes indicaron que su deseo es que las conversaciones "no se demoren" pero, aunque aseguran que no se han puesto ningún plazo para la resolución, admitieron que "el tiempo apremia" para tratar de "mejorar la situación" financiera.

Así las cosas, el sábado y el domingo transcurrieron sin novedades que despejen las decisiones de las cajas, mientras que los dirigentes políticos gallegos perseveraron en sus posturas en sendas intervenciones y comunicaciones públicas y siguieron sus cruces de declaraciones.

De esta manera, el presidente de la Xunta y del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, y el conselleiro de Presidencia y secretario xeral de los 'populares' gallegos, Alfonso Rueda, ratificaron su defensa de una fusión "paritaria" y "equilibrada", al tiempo que una solución "gallega" y "solvente" para los entes crediticios gallegos.

Asimismo, también cargaron contra los socialistas y censuraron su postura al respecto del futuro de las cajas de ahorros de Galicia. "La historia de Galicia juzgará a todos", aseguró ayer el máximo mandatario autonómico en referencia al PSdeG. "La historia de Galicia juzgará a todos: juzgará a los partidos políticos, al PP, al Partido Socialista y al BNG; juzgará la posición de las organizaciones sindicales, de las organizaciones empresariales y la posición de las cajas de ahorro", sostuvo Feijóo.

Por su parte, el secretario xeral de los 'populares' y conselleiro de Presidencia certificó hoy que el futuro de las cajas gallegas "nunca será la absorción", sino que "tendrá que ser paritaria", y aseguró que "los términos concretos son los que se están negociando ahora, pero --matizó-- las líneas generales son las que son".

"HISTÉRICO"

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG, Manuel Vázquez, constató hoy que "histérico" constituye "la palabra clave" para definir al Gobierno de la Xunta y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, y sostuvo que "está trabajando en dos salidas posibles", es decir, "si sale mal, buscar un culpable para no asumir su fracaso" y, si esto sale con un acuerdo entre las cajas, "apropiarse de un pacto que es absolutamente financiero, supervisado por el Banco de España".

En este contexto, el dirigente socialista pidió "dejar a las cajas tranquilas" y, en concreto, insta al presidente gallego a que "deje de estorbar" en el proceso de diálogo. "Cuando el Gobierno está callado, el proceso avanza; cuando el Gobierno habla, este proceso se para", observó. "Por eso creo que Feijóo y Rueda tienen que dejar de manipular, de controlar y de mentir", aseveró.

Mientras, el portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, apeló a la "responsabilidad social y política" de los agentes implicados para "lograr que las cajas gallegas se fusionen" y evitar, así, que sus centros de decisión se marchen fuera de Galicia. Del mismo modo, ratificó su apuesta por "una fusión paritaria e igualitaria" y reclamó al Gobierno central que "escuche" al Congreso de los Diputados y retire el recurso de inconstitucionalidad a la Ley de Cajas de Galicia.

SOLUCIÓN

Por su parte, fuentes sindicales de ambas entidades crediticias consultadas por Europa Press urgen una solución, puesto que los trabajadores y los clientes se encuentran en una situación "de incertidumbre" desde hace meses.

Además, según comentaron, todavía permanecen a la espera de reunirse con las directivas de ambas entidades, después de que tanto en Caixanova como Caixa Galicia hayan solicitado sendas reuniones con las cúpulas de los entes.

Entre los principales escollos de la negociación, se encuentra la cifra de 1.190 millones de euros que desembolsaría el Banco de España vía FROB, unos números que Caixanova considera insuficientes, mientras que para la caja del norte, que sigue defendiendo la vigencia de la auditoría encargada por la Xunta el pasado mes de diciembre a KPMG, permitirían una alianza "económicamente viable".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies