Calvo llama a "arrimar el hombro" por una "España constitucional en la que Cataluña tiene su sitio"

405356.1.644.368.20180901153835
Vídeo de la noticia
Actualizado 01/09/2018 18:08:56 CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha instado a las fuerzas políticas del país a "arrimar el hombro" ante la "crisis" de Cataluña, en una España constitucional, en la que la comunidad catalana "tiene su sitio" y en la que apela a que "la política vuelva a la política", con pactos en los que todos "cedan y escuchen".

Así lo ha transmitido en el transcurso del acto celebrado en el Hotel Monumento San Francisco, en Santiago de Compostela, ante más de un centenar de cargos y militantes socialistas, en el primer lugar escogido por el PsdeG para el inicio este sábado del nuevo ciclo político y previo a la celebración de una comida en la localidad de Oroso, acompañada del líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, y del presidente de la FEMP, Abel Caballero.

A un día de que se cumplan tres meses de la llegada de Pedro Sánchez al gobierno de la Moncloa, Carmen Calvo, ha afirmado de forma tajante que al PSOE "ningún otro partido le puede decir nada" ante la crisis de Cataluña, y ha apelado a que "frente a esta situación hagan el favor de arrimar el hombro, con cordura" pero también con "patriotismo". "Porque somos patriotas de izquierdas, por España, por Galicia", ha agregado.

Tras recordar que el PSOE respaldó al gobierno de Rajoy, "sin mirar si convenía o no" a los socialistas, cuando se le solicitó su apoyo en la aplicación del artículo 155, ha defendido que el Gobierno tiene un proyecto "de salida" ante los "desajustes" que ha admitido que se han producido cuarenta años después de la creación del Estado de las Autonomías.

Calvo se ha referido así a un proyecto sustentado sobre el respeto a la "diversidad territorial", que tendrá que "coordinar y revisar" el modelo en el que "cabe todo el mundo, incluida Cataluña", con "la Constitución en la mano" y con el Estatuto de Cataluña, y basado en un "diálogo" que debe entenderse como una asignatura "optativa, no troncal y obligatoria".

"Se trata de respetar a otros gobiernos autonómicos, se trata de respetar las urnas siempre, se trata de respetar todas las instituciones, de ida y de vuelta, cuando te digo que las respetes tú las respeto yo", ha proclamado la vicepresidenta del Gobierno, que ha cuestionado: "¿Lo entendéis, lo deberíamos entender todos, no?".

"Lo hemos demostrado hace meses en la oposición y pocos meses después como Gobierno y en el mismo sitio, otros han cambiado, pero nosotros no", ha proseguido la vicepresidenta, en una intervención en la que ha reiterado que "en una España constitucional, Cataluña tiene su sitio", pero en la que los socialistas quieren que "la política vuelva a la política".

"La política es participar, reconocerte en el otro, escuchar, saber que nunca estás en posesión 100% de la verdad, y ceder para confluir", ha añadido. Desde esta perspectiva, Carmen Calvo ha defendido los pactos en los que todas las partes cedan y ganen, sugiriendo a renglón seguido que "cuando uno gana y otros ceden eso es un acto de violencia".

Situando a Cataluña como parte de su discurso, en Galicia, Carmen Calvo, ha aprovechado para dejar caer, entre los aplausos de los asistentes, que mientras hace 40 años los socialistas defendían "la diversidad territorial", "Manuel Fraga se abstuvo y luego fue presidente de la Xunta de Galicia".

En este sentido, ha añadido que cuando se acabó la dictadura, los socialistas defendieron una democracia en la que "se acabara el estado centralista, y se respetara ser andaluces, gallegos, murcianos, extremeños y cualquier cosa".

Un espacio territorial que el PSOE defenderá "frente a los que quieren sacar rédito político para el poder", y que "ahora quieren reducir esto al blanco y al negro, cuando en la democracia se pelea por el Estado de bienestar, porque todo lo demás son alharacas".

"Lo único que importa para que quepamos todos es el espacio común, las pensiones, la dependencia, todo lo que nos permite decir que cada uno dentro de su diversidad tiene una vida digna", ha estimado, valorando que "mover naciones es muy fácil", pero que "volver a horadar en los sentimientos egoístas de 'yo más, yo soy superior', es un peligro".

Por ello, ha colocado a los socialistas "frente a esto", incidiendo en la igualdad de todos los territorios y los derechos, "en un marco constitucional que a España le ha costado una historia complicada, y que nadie va a romper".

Contador