Calvo pide que la reforma local incluya "el término fusión voluntaria" de municipios y una "mejor" financiación

El presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo
EUROPA PRESS
Actualizado 15/03/2013 13:53:22 CET

Defiende que la Diputación de A Coruña está "saneada" y que tendrá la menor deuda de la historia, de un 28% del presupuesto, cuando acabe 2013

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo, ha afirmado que "echa de menos" que la propuesta del Gobierno para reformar la administración local no incluya "el término fusión voluntaria" de municipios y ha constatado que debería hacerlo porque "está claro que la ley va por ese camino". Asimismo, ha defendido la autonomía de los ayuntamientos y ha pedido una "mejor" financiación local.

"Es necesaria una redefinición del mapa territorial para que ganemos todos", ha manifestado, en un desayuno-coloquio organizado por Nueva Economía Fórum Tribuna Galicia, en el que ha recordado los inicios del proceso de fusión de los municipios coruñeses de Oza dos Ríos y Cesuras, cuya puesta en marcha anunció hace un año el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en el Debate sobre el Estado de la Autonomía.

Precisamente, tras la presentación de Feijóo, que no ha escatimado en elogios para Calvo, éste ha centrado su discurso en la apuesta por los esfuerzos compartidos, pero también ha hecho balance sobre su gestión en la Diputación y ha repasado las alegaciones a la reforma local, convencido de que "todas las leyes son mejorables". Con todo, ha reconocido el "valor" del Ejecutivo de Rajoy por abordar este asunto.

"Todos los que estamos aquí tenemos una opinión y yo voy a dar la mía", ha señalado, para manifestar que "no es razonable" la implantación en todo el territorio español "de un coste estándar" que determine la viabilidad económica de un ayuntamiento. Ha alegado que dicho coste depende del lugar donde se preste el servicio, de la finalidad que se busca y de los medios humanos y materiales con que se cuente.

También se ha mostrado contrario al sistema previsto en el caso de que la diputación tenga que asumir las competencias de algún ayuntamiento y de su personal puesto que, en el caso de la reversión, se fija "el traspaso de los medios personales asignados a dichos servicios en el momento de la reversión y no de la asunción".

Al respecto, ha señalado que la Diputación de A Coruña propone que ese traspaso de personal no se lleve a cabo integrándolo en la administración provincial, sino que siga siendo personal con dependencia orgánica del municipio y funcional de la diputación. Del mismo modo, ha apostado porque se clarifique e incremente la financiación para las diputaciones si se concreta un aumento de las competencias.

APUESTA POR LAS FUSIONES

En la línea con su petición --coincidente con la de la Xunta-- de que la reforma local apueste por la unión de ayuntamientos, buena parte de su discurso y también del posterior coloquio se ha centrado en el debate sobre las fusiones municipales, ya que tanto Calvo como el propio Feijóo han ratificado que Diputación y Xunta avalarán este tipo de pasos, así como la prestación compartida de servicios, aunque sea puntual.

"Ya hay alcaldes que dicen que preferirían una fusión a ser intervenidos; sé que algunos lo dicen con la boca pequeña y que lo negarán, pero yo no voy a perder la oportunidad de decirlo aquí", ha señalado Calvo, quien ha hecho hincapié en la "valentía" de los regidores de Oza y Cesuras por dar "un paso histórico", cuyo "ejemplo" espera que sigan otros ayuntamientos.

Y es que el dirigente popular ha remarcado que la sociedad exige "esfuerzos compartidos" porque "las cosas han cambiado mucho en los últimos tiempos". Así, ha recordado las críticas que sufrieron los populares cuando empezaron a defender las fusiones y ha insistido en que el camino a seguir es el de "compartir esfuerzos", aunque será "lento".

En cuanto a la postura de otros partidos, ha confesado sentirse "decepcionado" por la actitud que adoptaron PSOE y BNG en el caso de Oza y Cesuras ya que, tras afirmar sus dirigentes en el Parlamento que "siempre apoyarían una fusión voluntaria", hicieron "justo lo contrario". "No me sorprendió, pero me fastidió", ha admitido, antes de manifestar su deseo de que "en un futuro" se sitúen "los intereses generales" por encima "de los partidistas".

Tras recordar que la fusión de Oza y Cesuras sólo está pendiente ahora del pronunciamiento del Consello Consultivo para la luz verde del Consello de la Xunta, el presidente de la Diputación coruñesa se ha reafirmado en que lo que quieren sus vecinos son "mejores servicios" y que los jóvenes no abandonen las localidades al cumplir 18 años "por falta de oportunidades".

PAPEL DE LAS DIPUTACIONES

Calvo ha reivindicado el papel de las diputaciones y ha asegurado que hay "muchas razones" para mantenerlas vivas, si bien ha admitido la necesidad de adaptarlas al escenario actual. "Somos las grandes desconocidas porque no comunicamos bien, lo que hacemos no aparece", ha reflexionado, antes de mencionar que el "apoyo" y financiación de las diputaciones a municipios y entidades permiten la prestación de "muchos servicios".

A modo de ejemplo, en el coloquio, ha constatado que, tras la desaparición de la obra social de las cajas, la Diputación de A Coruña comprobó como muchas entidades venían a "llamar a su puerta". Al respecto, has esgrimido que, pese a las dificultades presupuestarias por la crisis, la institución provincial "mantuvo e incrementó" los servicios sociales mediante "un esfuerzo ingente".

Del mismo modo, ha enfatizado la ayuda que presta la institución que dirige a los ayuntamientos, con adelantos de la recaudación de las tasas y tributos locales y con una aportación, durante el año 2012, que superó los 134 millones de euros. Asimismo, se ha referido a los planes que ofrece a los 94 municipios coruñeses y que, el pasado ejercicio, se tradujeron en una aportación de 48 millones de euros.

DIPUTACIÓN "SANEADA"

En su intervención, Calvo ha defendido también que, como consecuencia de la política de "austeridad y contención" aplicada desde que tomó las riendas de la Diputación, el Gobierno provincial será capaz de cerrar este ejercicio "con la mitad de la deuda" que se encontró cuando entró en la institución.

"Cuando cerremos este año --en el que la Diputación prevé amortizar 12 millones de euros--, nuestra deuda será de 45 millones, la mínima que se recuerda en esta administración", ha señalado, para añadir que esta cifra supone "un endeudamiento del 28 por ciento del presupuesto", cuando la ley permite un tope del 110 por ciento.

Por último, preguntado sobre el futuro de la mancomunidad de Santiago de Compostela por sus dificultades de funcionamiento, ha replicado que si hay un organismo que no funciona hay "que tomar decisiones sobre él", aunque en este caso no le corresponde a la Diputación decidir al respecto.

Asimismo, sobre la posibilidad de que Santiago pueda unirse con otros ayuntamientos de su entorno, ha insistido en que "lo mejor que pueden hacer es colaborar" y ha asegurado, además, que "ya lo hacen".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies