Casares, contador de historias e incansable defensor de la normalización de la lengua gallega

 

Casares, contador de historias e incansable defensor de la normalización de la lengua gallega

Carlos Casares
RAG
Publicado 17/05/2017 6:44:40CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La vida y obra del autor ourensano Carlos Casares, homenajeado por la Real Academia Galega (RAG) en el Día das Letras Galegas, pasa por la poesía, la narrativa, el movimiento antifranquista, la política, las instituciones y sobre todo por un destacado papel en el proceso de normalización lingüística.

Carlos Casares nació en Ourense el 24 de agosto de 1941, aunque vivió toda su infancia en el municipio de Xinzo de Limia. Según indica Henrique Monteagudo en una biografía publicada por la RAG, el autor e inició en los estudios eclesiásticos a los once años, tras ingresar en el seminario Ourensano, donde vivió un ambiente represivo y con prohibición expresa de utilizar la lengua gallega.

En el curso 1962-63 inicia sus estudios en Filosofía y Letras en la Universidad de Santiago, que finalizará en el 1967-68, en la especialidad de Filología Románica.

Durante estos años entró en contacto con la cultura galleguista y con el movimiento antifranquista estudiantil, y conoció a algunos de los intelectuales que lo marcarían de por vida, como su amigo Arcadio López-Casanova o Ramón Piñeiro, su guía intelectual.

Tras finalizar sus estudios, entre otras ocupaciones ejerció la docencia en algunos centros, donde tuvo problemas con la directiva e incluso acabó expulsado por su abierto antifranquismo, además de participar en distintas iniciativas de impulso cultural.

FIGURA PÚBLICA

Casares, a su vez, tuvo un importante papel como figura pública. De hecho, ha sido uno de los firmantes del manifiesto 'Realidade Galega', para lograr un Estatuto Galego, lo que situó al autor en primera línea política, desembocando a su participación en las listas del PSdeG-PSOE y miembro del primer Parlamento de Galicia, en el año 1981.

Entre los hitos de su acción política, destaca la redacción y aprobación de la Lei de Normalización Lingüística en 1983 o la ley de creación del Consello da Cultura Galega.

En un segundo plano, Casares se centró en su papel de dinamizador cultural, como director de Galaxia y de la Revista Grial e incluso presidiendo el Consello da Cultura Galega, en los últimos años de su vida.

Como narrador, el legado de Casares incluye obras icónicas como 'Vento Ferido', con una importante repercusión entre el movimiento estudiantil, 'Xoguetes para un tempo prohibido', con un perfil marcadamente autobiográfico, 'Os escuros soños de Clío' o 'Deus sentando nun sillón azul'.

Casares destacó, a su vez, como precursor de la literatura infantil y juvenil en lengua gallega, con textos como 'A galiña azul', 'As laranxas máis laranxas de tódalas laranxas' e incluso la traducción de la obra de Antoine de Saint-Exupéry, 'O principiño'. Todo ello partiendo de su interés por acercar el idioma a los más jóvenes.

Por otro lado, su proximidad con los lectores y la ciudadanía se hacía evidente a través de sus textos en prensa y sus colaboraciones con La Región, El País y La Voz de Galicia, donde su columna 'Á marxe' era seguida por miles de personas hasta el mismo día de su fallecimiento.

EL LEGADO DE CASARES

Henrique Monteagudo, académico y amigo personal de Casares, reivindica su producción literaria como "el legado más importante" del autor. "Se reivindicaba como escritor y la libertad para crear. No le gustaba tener una literatura servil a una ideología o partido en concreto", destacó.

En novela, "sobre todo", Casares brillaba y disfrutaba de numerosos seguidores, hasta situarse como "el autor más vendido en gallego". 'Vento Ferido, 'Xoguetes para un Tempo Prohibido', 'Ilustrísima' o 'Sol do Verán', son algunas de sus obras más importantes, junto con 'Deus sentado nun sillón azul', "una novela de las más importantes del siglo XX en gallego".

"Era muy leído desde sus inicios, tenía una vocación muy específica de disfrutar de un público muy amplio. Hizo un esfuerzo muy grande de ganar al público", ha señalado el también secretario de la Real Academia Galega.

El secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, ha reivindicado el papel jugado por Carlos Casares para impulsar la lengua gallega más allá del ámbito exclusivamente académico y erudito.

"Tenía un carácter de tender puentes, fue el primero que empezó a explicar a muchos la necesidad de un ambiente de cordialidad alrededor del idioma"

Por su parte, el presidente de la RAG, Víctor Freixanes, se queda con el carácter de Casares y su conversación hipnótica y que atrapaba a la audiencia, además de su importante papel para atraer a los jóvenes a la lengua gallega.

"Con Casares pasa lo mismo que con Manuel María el año pasado. Son autores con mucho público y públicos muy variados. Desde los más jóvenes, una de sus mayores preocupaciones a la hora de ofrecer material y herramientas y traduciendo a autores como Hemingway y obras como 'El Principito', hasta públicos adultos y de todo tipo".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies