Casi 600.000 gallegos mayores de 50 años padecen patologías de venas y arterias

Actualizado 17/12/2013 22:41:27 CET

Los malos hábitos provocarán que su incidencia aumente también entre los segmentos de población más jóvenes, ligadas a otras enfermedades

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Casi 600.000 gallegos mayores de 50 años padecen patologías de venas y arterias, cuya incidencia crecerá en los próximos años como resultado del progresivo envejecimiento de la población y del aumento de las esperanzas de vida, pero también como consecuencia de los malos hábitos de vida y alimentación.

Estos malos hábitos provocarán que la incidencia de estas patologías se haga mayor no solo en la población mayor de 50 años, sino también entre los segmentos de población más jóvenes, ligadas a otras enfermedades como la diabetes, el colesterol o la hipertensión.

Así se ha puesto de manifiesto en el Congreso Internacional del Capítulo de Cirugía Endovascular que se está celebrando estos días en Granada y en el que participan más de 300 especialistas, que han debatido sobre el presente y futuro de estas nuevas técnicas, que consideran "un antes y un después en la cirugía vascular, pero no la solución para todo".

De hecho, el presidente del Capítulo de Cirugía Endovascular de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, Eduardo Ros, ha apostado por un "desarrollo ordenado" de las nuevas técnicas endovasculares, marcado por "la prudencia, la acreditación de resultados y la demostración de costo-eficacia".

"Las técnicas endovasculares están llamadas a constituir la base de la cirugía vascular del futuro, pero siempre siendo conscientes de que, a pesar de su inmensa aportación, no son ni la solución ni la respuesta a todo, y por tanto no están llamadas a sustituir completamente a la cirugía abierta", ha señalado Ros.

En todo caso, las técnicas endovasculares ya se han incorporado hoy a la cartera de servicios de la inmensa mayoría de los hospitales en los que hay cirugía vascular, y esto se aprecia con claridad en la evolución del Registro de Actividades de los servicios/unidades de Angiología y Cirugía Vascular, que muestra que las nuevas técnicas endovasculares representan aproximadamente el 18% de la cirugía de venas y arteras que se practica en nuestro país.

La evolución del Registro durante los últimos tres años revela asimismo que, después de duplicarse entre 2009 y 2010, estas nuevas técnicas se han mantenido estables, e incluso con un ligero descenso, en 2011 (el último año del que hay datos computados). Así, si en 2010, se produjeron según este Registro 12.063 intervenciones endovasculares (de 64.905 intervenciones totales, el 18,5%), en 2011 se produjeron 10.927 intervenciones con estas nuevas técnicas (de un total de 60.755, el 17,9%).

ENFERMEDAD ARTERIAL PERIFÉRICA

De todas las patologías vasculares, la de mayor prevalencia es la conocida como Enfermedad Arterial Periférica (EAP), que se estima que afecta a entre el 5 y el 10% de la población y consiste en un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón.

Su causa es la arterioesclerosis y se produce cuando la placa, una sustancia compuesta por grasa y colesterol, se acumula en las paredes de las arterias que abastecen la sangre a los brazos y las piernas. La placa hace que las arterias se estrechen o se obstruyan y eso puede disminuir o interrumpir el flujo de la sangre, generalmente hacia las piernas, provocando dolor o entumecimiento.

Cuando la obstrucción del flujo sanguíneo es lo suficientemente grave puede causar la muerte de los tejidos. Si estos cuadros no se tratan, puede ser necesario tener que amputar el pie o la pierna.

Las técnicas endovasculares representan el tratamiento más novedoso en las patologías vasculares. Dichas técnicas actúan sobre lesiones arteriales y venosas sin necesidad de realizar grandes incisiones. Se practican introduciendo en las arterias o venas unos catéteres que llevan unos balones que dilatan las estenosis (estrechamientos) existentes y una especie de muelles, llamados stent, que mantienen abierta la arteria en los sitios donde se había producido estenosis.

Desde el punto de vista cuantitativo, las intervenciones endovasculares de arterias son más frecuentes que las de venas y el grupo más numeroso de estas operaciones no invasivas se concentra en las arterias de los miembros inferiores, especialmente en la arteria ilíaca, en la femoral y la poplítea por patología oclusiva.

En cambio, desde el punto de vista cualitativo, la aportación más significativa se ha producido en los aneurismas de aorta, donde las técnicas endovasculares han reemplazado casi completamente a la cirugía abierta, por sus mejores resultados operatorios y postoperatorios precoces y sus plazos más rápidos de recuperación.

En estos casos, ya solo se opera en abierto cuando hay dificultades anatómicas que impiden colocar la prótesis y cuando el paciente es demasiado joven. Para el resto de casos, las técnicas endovasculares son las indicadas, ya que han permitido reducir el índice de fallecimiento de la cirugía abierta, del 20% al 2-3%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies