CC.OO. y UGT inician el lunes una marcha "por unas pensiones dignas" que desembocará en una gran concentración en Madrid

Pensionistas
SEGURIDAD SOCIAL
Actualizado 27/09/2017 14:01:19 CET

Reclaman el regreso a los Pactos de Toledo y derogar la reforma "unilateral" del sistema de pensiones de 2013

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos CC.OO. y UGT iniciarán el próximo lunes su campaña de movilizaciones para exigir unas pensiones dignas, con una marcha que saldrá de Santiago de Compostela y que finalizará en la Puerta del Sol, en Madrid.

Allí desembocarán manifestaciones convocadas por las federaciones de ambas organizaciones desde todas las comunidades autónomas, que concluirán el 9 de octubre con una "gran concentración" en defensa del sistema público y del poder adquisitivo de los pensionistas.

Así lo han detallado en rueda de prensa los secretarios xerais de CC.OO. y UGT en Galicia, Ramón Sarmiento y José Antonio Gómez, respectivamente, acompañados de los responsables de pensionistas de ambas entidades

La comitiva saldrá a las 12.00 horas de Compostela, tras celebrar una asamblea abierta una hora antes, para trasladarse hacia Lugo. Al día siguiente, iniciarán su marcha hacia Ponferrada y, posteriormente, hacia la Madrid, tras casi nueve jornadas de "peregrinaje".

Ramón Sarmiento, secretario xeral de Comisiones Obreras en Galicia, ha exigido al PP la vuelta al escenario anterior a 2013, cuando "quebró" el consenso de forma "unilateral" con su reforma del sistema de pensiones, y regrese así a los Pactos de Toledo, al diálogo y a la negociación.

El sindicalista ha recordado que el sistema de pensiones representa "el mayor contrato social del que dispone la sociedad" y ha advertido de que la situación económica que afecta al país en los últimos años ha llevado a que el 40 por ciento de las pensionistas dediquen las retribuciones a cubrir las necesidades básicas de la unidad familiar (unos cuatro millones).

Este problema se agrava con la "pérdida del poder adquisitivo" de los pensionistas provocado por la reforma popular, congelando el crecimiento de las pensiones al 0,25 por ciento sin tener en cuenta el IPC.

También ha apuntado la necesidad de mejorar la "financiación" del sistema, que requiere de instrumentos de corrección a corto y medio plazo, y atajar la "precariedad" de los contratos que afecta a la baja recaudación.

Sarmiento ha defendido, en este sentido, la urgencia de volver a los Pactos de Toledo, destinar el 15 por ciento del PIB a las pensiones e incrementar la dotación presupuestaria para "mantener el sistema público".

DESPEJAR "LA INCERTIDUMBRE"

En esta línea, José Antonio Gómez, secretario xeral de UGT-Galicia, ha advertido de que la situación está "tremendamente deteriorada" por culpa de la reforma de 2013, que puede provocar que las pensiones futuras "sean mucho más pequeñas" todavía que las actuales.

Para ello, urge "derogar el factor sostenibilidad" y que las cuantías crezcan "en función de la inflación", que este año asciende al 1,6 por ciento (mientras las pensiones sólo el 0,25).

Mejorar el empleo par que generare mayor cotizaciones, los salarios (sobre todo la aportación de los más altos) y al cotización por ingresos reales de aquellos colectivo que aún no lo hacen, son algunas de las medidas planteadas, al mismo tiempo que se aumenta la aportación por parte de los presupuestos generales del Estado.

"Hay que introducir el debate del problema de empobrecimiento real de los pensionistas y de los futuros pensionistas", ha reiterado, apelando solucionar y despejar la "incertidumbre" de los jóvenes que se preocupan por su futura jubilación e insistiendo que sobre el 40 por ciento de las pensiones de Galicia se sitúan en los 600 euros, cerca del umbral de la pobreza.

APLAZAMIENTO PRESUPUESTOS

Preguntados por la posible afección a los pensionistas del aplazamiento de los presupuestos, por la situación con Cataluña, Gómez ha recordado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien tanto le gusta "cumplir la ley, que "haga caso" a la aprobación "por mayoría" de una iniciativa para eliminar el incremento del 0,25 y que las pensiones crezcan en función "del IPC real", como era "antes de la reforma de 2013".

Al respecto, Sarmiento ha advertido que las organizaciones sindicales "no van a consentir" que se use a los pensionistas "como instrumento electoral", esperando al año electoral para revisar el incremento de las pensiones hasta el año electoral.