Arthur Andersen afrontó el estudio económico bajo la "indefinición" del proyecto y con "limitación" de información

Actualizado 22/10/2007 15:07:46 CET

BNG y PSdeG reiteran la "improvisación" del plan de la anterior Xunta, mientras el PPdeG insiste en el "boicot" del bipartito

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consultora Arthur Andersen afrontó su estudio sobre el desarrollo económico y financiero del proyecto de la Cidade da Cultura (CdC) en un momento de "indefinición", ya que sólo existía un proyecto básico, y con "limitación" al acceso de información, según reconoció hoy Jesús Valero, responsable de Deloitte & Touche, con la que se fusionó la consultora que entonces realizó el citado informe, que fue entregado a mediados de 2001.

Jesús Valero, acompañado del letrado Luis Fernando Martínez, acudió hoy a la Comisión de Investigación sobre la totalidad de las actuaciones públicas referidas a la Cidade da Cultura para exponer lo que, según el mismo dijo, era "una interpretación de lo que creía que están buscando".

Así, advirtió de que el propio Peter Eisenman, arquitecto ganador del concurso de ideas para el diseño del complejo del Monte Gaiás, definió en su día el proyecto "como la interpretación de un conjunto de jazz" y argumentó que, por tanto, se puede decir que Arthur Andersen se encargó de "facilitar el pentagrama a un tema escogido".

El responsable de la consultora sobre el desarrollo económico y financiero del proyecto de la Cidade da Cultura puntualizó que la empresa intervino en una fase en la que "la planificación no estaba finalizada y las ponencias estaban en una fase preliminar", por lo que constató el "carácter incierto de las expectativas de futuro" del proyecto.

En cuanto al análisis económico-financiero, reconoció que se abordó "no sólo desde una visión economicista", ya que se aplicó una óptica "más amplia" sustentada en posibles valores de prestigio, educativos y de cohesión social; pero siempre fue "una valoración objetiva a partir de los datos disponibles".

APROXIMACIÓN

En este contexto, Jesús Valero constató que el informe de consultoría se centró en recopilar la documentación para el plan de inversiones; colaborar en la elaboración de un plan financiero y definir un modelo para valorar la actividad. No obstante, apuntó que, "sin haber concluido la planificación" y al disponer sólo de un proyecto básico del complejo, el trabajo consistió en hacer "una aproximación de costes".

También manifestó que en la actualidad, el trabajo "prospectivo" de Arthur Andersen "carece de validez por el paso del tiempo, la información adicional y el proceso de redefinición".

Justificó las "limitaciones en el trabajo" realizado a que "se debieron al momento en el que se contrató" la consultoría --a finales de 2000 hasta mediados de 2001-- bajo la información de un proyecto básico del complejo y con una grado de desarrollo de las ponencias asesoras "limitados". Detalló que el trabajo "no consistió en emitir opiniones de viabilidad, sino en recopilar la documentación al respecto"

"IMPROVISACIÓN" COMO EN EL JAZZ

Ante la exposición del encargado de la consultora sobre el desarrollo económico y financiero del proyecto, el diputado Xosé Ramón Paz Antón, hoy portavoz del BNG en la comisión, opinó que decir que la propia génesis de la Cidade da Cultura está fundamentada en "una orquesta de jazz" es lo mismo que asegurar que "se basó en la improvisación". "Cuando se improvisa hay que saber entrar y salir", advirtió, al tiempo que criticó que "el PP no supo entrar y su salida fue con las últimas adjudicaciones en un gobierno en funciones".

Paz Antón recogió algunas de las advertencias formuladas por la consultora en el sentido de que era "importante informar puntualmente de la marcha del proyecto a los ciudadanos y buscar el consenso con las distintas instituciones". Cuestión que, según dijo, sólo se hizo con la llegada del bipartito y con los procesos de participación y consulta al sector cultural puestos en marcha por la actual conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo (BNG).

También señaló que Arthur Andersen en su informe "advierte de las limitaciones para hacer su trabajo". Al respecto, constató que dos años después del inicio del proceso para afrontar la Cidade da Cultura, desde 1998 a mediados de 2000, cuando se encarga el informe a la consultora, existe "indefinición" en el proyecto arquitectónico y de contenidos del complejo que "hace imposible una evaluación económico-financiera" e "impide" poder obtener fondos europeos o privados.

ADVERTENCIA SOBRE RIESGOS.

Por su parte, el portavoz del PSdeG en la comisión, Xaquín Fernández Leiceaga, apuntó que la consultora en su informe de 2001 --que recordó se hizo en tres semanas-- alertó de "riesgos" como "objetivos no realistas", "documentación incompleta" o "inadecuadas o no realistas estimaciones de costes y plazos", entre otros. Sin embargo, opinó que "el mayor riesgo no se advirtió" y enunció que este era "Jesús Pérez Varela", el entonces conselleiro de Cultura.

A partir del informe, el diputado socialista aludió a que el coste anual de mantenimiento previsto era "igual a la inversión actual de construcción" --de en torno a 50 millones de euros--; que se estimó que "no había que pagar licencias" de obras, cuando sí hubo que hacerlo ante el Ayuntamiento de Santiago; y que el proyecto no incluyó previsión de conocer el complejo arquitectónico del Gaiás ni con la capital gallega ni con otros accesos --como la autopista AP-9--, entre otras cuestiones.

Leiceaga también recurrió a la comparación con la orquesta de jazz y afirmó que "el problema" fue contar con "un solista de la talla de Peter Eisenman", al que "no es posible colocarle un director de orquesta" como Pérez Varela --del que recordó anécdotas como las alusiones que hizo a Carmina Burana o Ainhoa Arteta-- porque "el resultado final se escapa del buscado".

FALTA DOCUMENTACIÓN

Por su parte, Ignacio López-Chaves, quien hoy volvió a ser el portavoz del PP en la comisión de investigación, insistió en las "limitaciones", "vetos" y "boicot" del bipartito respecto a facilitar información "necesaria" para poder preguntar al compareciente. Según dijo, "no está" en el Parlamento aquella documentación pedida por el PP y que "puede comprometer" al bipartito, ya que se refiere al estudio económico actual del proyecto.

También aprovechó para denunciar que en la actual gestión de la Cidade da Cultura no se está incorporando el informe trimestral de la Fundación da Cidade da Cultura a Intervención Xeral de la Xunta, lo que supone un incumplimiento de la legalidad vigente.

Ante unas alusiones del parlamentario socialista que cuestionaban la idoneidad del dato de 350.000 a 450.000 visitantes previstos en el trabajo de Arthur Andersen, López-Chaves se preguntó "de dónde sale" la cifra de un millón de visitantes que anunció en su día el actual presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y volvió a insistir en que no se conocen los informes en los que el bipartito sustenta su proyecto de Cidade da Cultura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies