El aumento de costes se debe "mediciones exactas" que no iban en el proyecto inicial y a otras causas, según Currás

Actualizado 24/10/2007 19:18:35 CET

BNG y PSdeG cuestionan la cualificación de directivos de la Fundación de la CdC y hablan de "tramas políticas" e "intereses del PP"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El aumento en los costes previstos para la Cidade da Cultura (CdC) se debe a la incorporación en el proyecto de ejecución del complejo de "mediciones exactas de superficies de espacios" que no se incluían detalladamente en el proyecto básico del diseño "singular" de Peter Eisenman y a otros factores --IPC de construcción, precio del acero, mejoras constructivas y licencias municipales, entre otras--, según declaró hoy el ex director gerente de la Fundación encargada del proyecto, Ángel Currás.

Esta fue la explicación que el ex gerente de la Fundación de la Cidade da Cultura dio hoy, en la Comisión de Investigación creada en el Parlamento gallego, sobre el hecho de que presupuesto inicial pasase de 132,8 millones de euros del proyecto básico de 2000 a los 373 millones licitados en 2005.

Currás --actual concejal del PP en el Ayuntamiento de Santiago-- advirtió de que, como ocurrió en otras obras singulares semejantes --Guggenheim de Bilbao, Parlamento de Escocia o Ciudad de las Ciencias y las Artes de Valencia, entre otras--, "es muy complejo estimar el coste final cuando no está desarrollado el proyecto de ejecución".

CUALIFICACIÓN DE CARGOS

El portavoz del BNG, Carlos Aymerich, no dudó en reprocharle las "responsabilidades" que tuvo en este y otros asuntos por estar al frente de la Fundación de la CdC y apuntó que "un biólogo de estas cosas no tiene porqué saber". A lo que el propio Ángel Currás le sugirió que "no cuestionase su cualificación, ya que la actual conselleira de Cultura --Ánxela Bugallo-- tiene la misma titulación". El diputado nacionalista salió en defensa de la miembro del bipartito argumentando que ella desempeña "un cargo político" y preguntando si el puesto de director-gerente tenía o no "cometidos políticos".

Aymerich también se preguntó sobre el papel desempeñado por Currás --hermano del entonces conselleiro Celso Currás-- en la "trama política" tejida en torno al complejo vinculada, según dijo, "al grupo de Pontevedra" formado por Alfredo Díaz Grande --coordinador del concurso de ideas-- y Manuel Fernández Balboa --director económico-financiero de la Fundación de la CdC--, "amigo" y "cuñado", respectivamente, del presidente del PP, Mariano Rajoy.

Para el portavoz del PSdeG en la Comisión sobre la CdC, Xaquín Fernández Leiceaga, en relación a la construcción y gestión del complejo del Monte Gaiás "aparecen intereses del PP por todos los lados". Así, reprochó que en la adjudicación de contratos "se cambiase de criterios" para "beneficiar" a una empresa ligada "a un hermano de un conselleiro del PP" y que se organizase una visita de Eisenman a una cantera de cuarcita de una empresa "con relación con un alcalde del PP".

Ante la puesta en duda de la cualificación de Currás para el puesto, el diputado del PP Ignacio López Chaves expuso que fue el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo (PSdeG), quien lo propuso a raíz de la gestión realizada para el Consorcio de la Ciudad en el programa de la Capitalidad Cultural Europea de 2000 y aprovechó para recordar que el bipartito, en concreto, conselleiros nacionalistas también contratan a empresas "de hermanos de conselleiros" y de "cargos del BNG".

CONTENIDOS

Ángel Currás reconoció que el complejo "fue y sigue siendo de gran complejidad", pero defendió las actuaciones --en relación a contrataciones, modificados de obras, definición de contenidos, emisión de informes y control de la gestión, etc.-- desarrolladas entre 2001 y 2005, periodo en el que estuvo al frente de la Fundación de la CdC.

Aclaró que "no había contratos de gestión de patrocinios ni los iba a haber" y reiteró que había "definición de contenidos" para los edificios del complejo --que se mantienen en la práctica totalidad por el bipartito, según dijo--, aunque puntualizó que "otra cosa" es que estuviesen definidos los equipamientos.

Sin embargo, tanto Aymerich como Leiceaga aludieron a una comparecencia parlamentaria del propio Ángel Currás del 11 de marzo de 2005 para cuestionar las afirmaciones que hizo hoy sobre la estimación del coste del proyecto y sobre la definición de contenidos.

OTRAS COMPARECENCIAS

Como en la jornada de ayer, la sesión de hoy de la Comisión de Investigación duró en torno a cuatro horas y media, ya que también se escuchó al ex asesor jurídico de la Fundación, Jesús Raposo, defender y "asumir" todas las recomendaciones jurídicas referidas a los pliegos y procesos de contratación; y a Manuel Fernández Balboa, ex director económico-financiero de la Fundación de la CdC, que aludió al "revuelo" originado por el informe del Consello de Contas a pese a "no haber irregularidades contables".

Como en el caso de Currás, los socios del bipartito cuestionaron la cualificación profesional de Manuel Fernández Balboa --"cuñado" de Rajoy, según recordó Aymerich-- para desempeñar el puesto y, sobre todo, cómo se enteró de la existencia del puesto, al haber constancia de que dirigió una carta con su currículum a la Consellería de Cultura y fue contratado a pesar de su juventud y falta de experiencia en el ámbito de gestión cultural.

Fernández Balboa no entró en cómo accedió al puesto, pero sí dijo que con el cambio de gobierno "pidió" acabar su contrato de alta dirección por entender "que su puesto era político y que había desaparecido la confianza sobre él", aunque explicó que siguió varios meses hasta que se le encontró sustituto --Elías Suárez González--.

Precisamente, López-Chaves (PP) arremetió contra la capacitación del actual director económico-financiero de la Fundación de la CdC, del que dijo es diplomado en Magisterio y "amigo" del actual director-gerente de la entidad, Francisco Carracedo --cuestión que Aymerich certificó en otra intervención, además de justificar que ambos cuentan con experiencia en al administración universitaria--.

El ex director económico-financiero de la Fundación de la CdC, que no aclaró algunas de las cuestiones formuladas por el PSdeG y BNG --como si se hicieron estudios sobre estimación de costes con la evolución de las obras--, se presentó como el encargado de elaborar las cuentas anuales, memorias, balances, seguimiento de contabilidad y apoyo a auditorías externa e interna pero "sin poderes ni firma delegada".

SIN DENUNCIAS

Con anterioridad, Jesús Raposo expuso que, en relación a las contrataciones, procedimientos de adjudicación y cuestiones internas de la Fundación de la CdC "no hubo ninguna incidencia notable desde el punto de vista de ilegalidad entre 2002 y 2005". De hecho, argumentó que del centenar de contratos sobre los que prestó asesoría jurídica "no hubo ni una sola reclamación ni alegación", por lo que presentó "un éxito de un 100%". Así avaló su trabajo en esta "profilaxis jurídica".

En este caso, buena parte del debate se centró en la diferente "interpretación" seguida por el Consello de Contas y por el asesor jurídico respecto a la obligación o no de aplicar la Ley de Contrataciones de Administraciones Públicas en función de las directivas comunitarias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies