La CEG urge acuerdos sobre competitividad e infraestructuras y Ricardo Varela los promete para este año

Actualizado 19/09/2007 16:22:24 CET

Los jóvenes recuerdan al conselleiro de Traballo que el gran reto es el empleo de calidad y que aspiran a un salario mínimo de 1.000 euros

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El vocal de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) en el Consello Galego de Relacións Laborais, Miguel Angel Puyme, admitió hoy que el proceso de diálogo social ha conseguido acuerdos en el ámbito social, pero denunció que "faltan otros" en aspectos económicos, como la competitividad y las infraestructuras.

Por ello, Puyme urgió a la Xunta y a los agentes sociales que se consigan consensos también en esta materia, porque advirtió de que los empresarios "no están dispuestos a comprar cuarto y mitad de diálogo social, sino su totalidad".

El responsable de la CEG no quiso responsabilizar a nadie de lo que calificó de 'impasse' y aclaró que los empresarios no tienen intención de "abandonar el barco" de este proceso, pero añadió que "lo que procede es un golpe de timón".

Estas palabras de Miguel Angel Puyme propició que el conselleiro de Traballo, Ricardo Varela, tuviese que precisar que el diálogo social no está concluido, tan sólo en una primera fase, de asuntos sociales, y que "está abierta una segunda" con la intención de cerrar acuerdos "en materia económica y de infraestructuras antes de fin de año".

Por su parte, tanto Eusebio Justo, de CC.OO., y Domingo Barros, de UGT, coincidieron en destacar los avances "positivos" de este proceso de diálogo social puesto en marcha hace dos años, pues los "resultados parecen esperanzadores", pero instaron a las partes a continuar por este camino.

QUE EL EMPLEO SEA DE CALIDAD

Estos responsables realizaron estas manifestaciones durante el encuentro mantenido con miembros del Consello da Xuventude de Galicia, encabezados por su presidenta, María Dolores Rodríguez Amoroso, quien recordó al conselleiro de Traballo que "el reto" al que se enfrentan los jóvenes "es el de conseguir que el empleo que se está creando sea en condiciones de calidad y estabilidad".

Rodríguez Amoroso también alertó de que "existe una evidente asintonía entre la formación que se imparte en la enseñanza reglada y las necesidades formativas complementarias demandadas desde las empresas".

Por su parte, Ricardo Varela asumió esta situación y afirmó que su departamento ya trabaja para adecuar "la formación a la demanda de mercado", con la intención de "detectar también las necesidades de futuro".

El conselleiro de Traballo realizó un análisis positivo del mercado de trabajo juvenil en los dos últimos años y destacó que "no se puede perder este tren". Así, subrayó que se pasó de una tasa de actividad juvenil del 43 al 45,5 por ciento, de una de ocupación del 34 al 38,4 por ciento y de una de paro del 20 al 15,4 por ciento.

La presidenta del Consello da Xuventude de Galicia también proclamó que se debe "aspirar a incrementar el salario mínimo interprofesional" al menos hasta los 1.000 euros, pues indicó que "se habla de la generación de los mileuristas, pero en Galicia se debería hacerlo de los seiscientos o setecientos euristas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies