Cientos de opositores concurren para lograr una de las 15 de plazas del Cuerpo Superior de Administración de la Xunta

Actualizado 18/06/2006 21:27:50 CET

La mayoría de ellos se decantaron, según los propios aspirantes, por hacer el examen en castellano

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Varios cientos de opositores acudieron hoy desde toda Galicia a Santiago de Compostela para tomar parte en el primer examen del proceso que permitirá el acceso a 15 plazas del Cuerpo Superior de la Administración de la Xunta.

El llamamiento de los aspirantes estaba previsto para las 9.00 horas, pero desde una hora antes ya se concentraban numerosas personas a las puertas del Palacio de Congresos de la capital gallega, que este año sustituyó al recinto ferial de Silleda como sede de los exámenes.

La prueba consistió en un test de 150 preguntas sobre un total de 38 normas, tanto estatales como autonómicas, para el que los aspirantes dispusieron de dos horas y media. Esta fórmula fue una novedad respecto a convocatorias anteriores, ya que entonces las preguntas se realizaban sobre la globalidad del temario y no sobre un número tasado de leyes o reglamentos.

Los aspirantes fueron distribuidos entre las diferentes salas según sus apellidos, si bien el diferente tamaño de cada una de ellas y la obligatoriedad de que todos los opositores comenzasen a la vez demoró el inicio de la prueba en 90 minutos.

En ese sentido, algunos de los participantes explicaron a Europa Press que inicialmente no se permitía la salida de los aspirantes al cuarto de baño acompañados por el personal de apoyo de las pruebas, si bien el retraso acumulado llevó a la organización a permitir finalmente que quien lo solicitase pudiera hacerlo.

OPCIÓN POR EL CASTELLANO

Los aspirantes también explicaron que, en su mayoría, se decantaron por hacer el examen en su versión en castellano y constataron que la práctica totalidad de sus compañeros de aula habían recurrido a la misma opción.

Al respecto, atribuyeron la circunstancia a que "la mayoría de leyes están disponibles sólo en castellano o es muy difícil conseguirlas en gallego", por lo que preferían hacer la prueba en la lengua en que la habían preparado.

En cuanto a la dificultad de la prueba, una de las aspirantes --que acudía a su cuarta convocatoria-- explicó a Europa Press que le había resultado mucho más fácil que en ocasiones anteriores por el hecho de que todas las preguntas versaban única y exclusivamente sobre la legislación.

No obstante, ni ella ni otras compañeras suyas estaban del todo satisfechas, ya que otra de las novedades de este año consistió en que tan solo pasarán a la siguiente prueba los que obtengan las 60 mejores puntuaciones, lo que eleva la que será la nota de corte final para pasar a la prueba posterior.

Junto a estos aspirantes para acceder por el turno libre al Cuerpo Superior de la Administración de la Xunta, se presentaron también los de promoción interna, para quienes se reservan cinco plazas en esta convocatoria.