La CIG defiende que PSA debe mejorar las condiciones de la plantilla

Actualizado 07/03/2017 12:39:54 CET

   VIGO, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La CIG, tras consumarse la operación de compra de Opel por parte de PSA Peugeot Citroën, ha defendido que los recursos del grupo "deben ser utilizados para seguir mejorando" tanto en la dirección estratégica, "como puede ser el rescate de Opel", como en la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores.

   En un comunicado remitido este martes, el sindicato ha manifestado que, si bien "comparte" que la multinacional francesa tenga una situación económica saneada, eso "no quiere decir que --el-- presidente se obceque en ser un campeón europeo del automóvil sin reparar en los daños colaterales que ello puede suponer para los trabajadores de plantas productivas".

   Así las cosas, ha criticado que el presidente del grupo hable de "mejora" dejando "totalmente al margen la degradación salarial y social de los trabajadores", y, a renglón seguido, ha remarcado que es necesario que "comience un nuevo camino donde el rescate de puestos de trabajo, salarios, estabilidad en los horarios, salud, derechos, etc., se vea plasmado en la realidad".

   "En nuestras manos está que nuestro futuro pase por un camino cargado de talento y tranquilidad para los principales protagonistas de la recuperación económica del grupo: Los trabajadores", ha subrayado el sindicato, que pone en valor la labor de los empleados que "día tras día --están-- a pie de puesto soportando los brutales ritmos y cargas de trabajo con escasos minutos de descanso".

MENSAJE DE TRANQUILIDAD

   Según comunicaron fuentes sindicales a Europa Press, este lunes la dirección de la planta de PSA en Vigo trasladó a los representantes de los trabajadores un mensaje de "tranquilidad" tras consumarse la operación de compra de Opel, y garantizó el mantenimiento de los "compromisos" adquiridos con la plantilla en material laboral y salarial.

   No obstante, los representantes sindicales expresaron que "quedan algunas incertidumbres" por despejar, como por ejemplo, la adaptación de las factorías de Opel al plan de competitividad de PSA, "qué va a pasar con las duplicidades", y "qué va a pasar con todas las plantas en Europa".

   Ante esta situación, los sindicatos advirtieron que van "a hacer un seguimiento minucioso para que se sigan manteniendo las plantas en España y proteger el empleo". Además, Vítor Mariño (CUT) expuso sus dudas acerca del mantenimiento de las condiciones laborales y su temor de que haya consecuencias en los salarios de los empleados de PSA.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies