CiU, PNV y BNG (Galeuscat) se comprometen a trabajar por sus respectivas naciones dentro de un Estado plurinacional

Actualizado 25/01/2006 17:01:42 CET

Quintana asegura que el BNG aprovechará el momento político para reclamar para Galicia "una relación bilateral con el Estado"

MADRID/SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los partidos que forman Galeuscat --CiU, PNV y BNG-- confirmaron hoy en un acto político en Madrid su compromiso con la instauración de un Estado plurinacional que reconozca las naciones catalana, gallega y vasca, en un momento de "encrucijada" por el debate estatutario. El "marco del Estado", según el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, es una "amenaza" para los nacionalismos, pero también una "oportunidad", el "espacio político en el que de forma coordinada tenemos que trabajar".

Así resumió el dirigente vasco los objetivos de la asamblea Galeuscat, que sitúa sus antecedentes en la firma de la Triple Alianza en 1923 también entre nacionalistas vascos, catalanes y gallegos, renovada después en 1933 y en 1998, con la Declaración de Barcelona. Hoy presentaron en Madrid una declaración política en la que reafirman sus objetivos y un plan de acción para la "socialización" del "nacionalismo positivo" que PNV, CiU y BNG dicen representar.

Junto al dirigente del PNV estuvieron el secretario general de Convergencia Democrática de Catalunya, Artur Mas; el secretario general de Unió Democrática de Catalunya, Josep Maria Pelegrí; y el portavoz nacional del Bloque Nacionalista Galego, Anxo Quintana.

En el manifiesto aprobado hoy, estos partidos denuncian la "práctica negación de nuestras realidades nacionales" y la necesidad de defender sus intereses en un contexto de "homogeneización artificial del sistema autonómico, que trata de ocultar y diluir nuestras instituciones y realidades nacionales".

Los compromisos que asumen estos partidos son impulsar las relaciones con las fuerzas que consideran "un valor democrático el reconocimiento a la plurinacionalidad y a las naciones como realidades vivas"; trabajar juntos para difundir sus planteamientos y "superar actitudes políticas hostiles" y avanzar en una "coordinación política" en el Congreso y el Senado. Sobre el grado de esta colaboración, Imaz explicó después a los periodistas que no han concretado fórmulas.

REPRESENTANTES DE TRES NACIONES

El dirigente nacionalista, que inició su intervención felicitando a CiU por la reforma del Estatut, aseguró que esta asamblea recoge el compromiso de estos partidos "por seguir construyendo nación catalana, nación vasca y nación gallega". Con respecto a su Comunidad, se mostró confiado en que tendrá un "nuevo marco jurídico político, que lógicamente va a ser consecuencia del marco de convivencia y de normalización política que surja en Euskadi también en los próximos tiempos".

Artur Mas, por su parte, expresó también su satisfacción por la reforma del Estatut y aseguró a los otros partidos el apoyo catalán a las modificaciones de sus respectivos estatutos, un camino "lleno de obstáculos, pero que se pueden salvar". Es necesario para ello, dijo, "talante y talento por parte de nuestros interlocutores".

En el caso de Cataluña, aseguró que el nuevo Estatut tendrá dos aspectos fundamentales: un preámbulo que recogerá "inequívocamente a Cataluña como nación", lo que es una "puerta abierta", según Mas, a la construcción de un Estado plurinacional; y el deber, no sólo el derecho, recalcó, de conocer el catalán. Sumó a estos objetivos el "cierto" reconocimiento a los derechos históricos.

Anxo Quintana, por su parte, aseguró que BNG aprovechará el momento político para defender el reconocimiento de Galicia como nación y para reclamar como nación "la relación bilateral con el Estado", el pago de la "deuda histórica" que arrastra Galicia y un modelo económico que garantice la suficiencia financiera.

Y en cuanto al líder de Unió, Josep María Pelegrí, defendió a los firmantes de este pacto como el "nacionalismo positivo, dialogante, convivencial" y manifestó el interés que tienen también por "buscar complicidades" con la sociedad española. "Queremos ganar amigos en el Estado español", dijo, en el que el nacionalismo en su conjunto es la tercera fuerza política y defiende una vía entre el "falso federalismo" del PSOE, que consideran "neoautonomismo", y el centralismo del PP.

TRIBUNA GALEUSCAT

Los miembros de esta asamblea han acordado también la creación de la Tribuna Galeuscat en las próximas semanas, con sede en Madrid y presidida por Juan Mari Atutxa.

Sus objetivos serán crear un foro estable de relación y profundizar en el "conocimiento de las realidades nacionales"; también, incidir en los medios intelectuales y de comunicación de Madrid y de otras ciudades europeas, colaborar con grupos intelectuales internacionales "como apoyo a la estrategia que se desarrolle en España y Europa" y "construir un imaginario político-intelectual alternativo al actual, que proponga alternativas al sistema estatal que impera en España y Europa".