Compostela Aberta decidirá "en su momento" si respalda la marcha contra el desalojo del local okupa del día 10

El alcalde de Santiago, Martiño Noriega
EUROPA PRESS
Publicado 02/06/2017 13:53:02CET

   Se pregunta si esta es "una nueva fase" en la oposición a su gobierno y bromea con que lo próximo "puede ser el apocalipsis"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El alcalde de Santiago, Martiño Noriega, ha denunciado este viernes "dinámicas interesadas" en la polémica por el desalojo de un local okupa y la posterior respuesta policial durante una concentración de repulsa. Además, preguntado por si Compostela Aberta respalda la manifestación convocada para el día 10 en protesta por estos hechos, ha indicado que eso "es algo que tendrá que decidir" la propia plataforma "en su momento".

   Así, a cuestiones de los periodistas en rueda de prensa, Noriega ha rechazado "entrar en este juego", en el que, según ha contrapuesto, está "entrando" el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, así como el grupo municipal del PP en el Consistorio santiagués. A su juicio, de este modo están "confundiendo hacer oposición al gobierno con hacer oposición a la ciudad". "Se están retratando" y "no sé qué réditos les dará", ha avisado.

   El regidor ha rechazado "hacer valoraciones" sobre "dinámicas alimentadas para buscar generar un clima que no existe". En este sentido, ha abogado por actuar "con responsabilidad", y ha confrontado esto también con representantes políticos que lo están haciendo "con irresponsabilidad".

   "No voy a retroalimentar el miedo ni la criminalización de la ciudad", ha destacado, antes de subrayar un mensaje de "normalidad" frente a "cuestiones interesadas". Y ha añadido: "no todo vale".

NO RECTIFICA

   En esta línea, ha reiterado que en su opinión "podría haberse evitado" lo acontecido en la tarde noche del martes, durante la concentración por el desalojo, cuando antidisturbios y manifestantes se enfrentaron en pleno casco viejo de la ciudad.

   Ha declinado, de este modo, rectificar sus palabras, como le pidió un colectivo que representa a policías. "No sé qué quieren que rectifique, pero es lo que pienso", ha aseverado, antes de insistir e que "podría haber existido otros métodos".

   Sin entrar en un debate más profundo sobre la propiedad privada, Martiño Noriega ha insistido en su "voluntad de diálogo" y de ejercer un papel de intermediación, así como en la necesidad de "lealtad" entre instituciones, a diferencia de lo que percibe de "otros" a los que ha atribuido "un guión precocinado" en esta polémica.

   Por su parte, ha asegurado que seguirá actuando "con honestidad" y que lo hará "independientemente" de que le "partan la cara". "Cada uno es responsable de lo que hace", ha resuelto.

   También se ha preguntado si esta es "una nueva fase" en la oposición al gobierno de Compostela Aberta, y ha ironizado con que le "preocupa qué puede ser lo siguiente". "Ya pasamos por todo: el negacionismo religioso, el enfrentamiento cultural (...) y ahora la generación de esta dinámica", ha lamentado, antes de bromear con que lo próximo "puede ser el apocalipsis".

   "Flaco favor a la ciudad", ha agregado, a modo de resumen, ya que, para Noriega, existe una "obsesión" por no ver lo positivo que ocurre en Santiago y una "vocación de amplificar cualquier cosa que pueda desgastar al gobierno". "Asustado me tiene", ha finalizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies