Condenado un cirujano de Vigo a indemnizar con más de 10.300 euros a una mujer por problemas tras un aumento de pecho

Actualizado 04/10/2007 22:12:25 CET

La afectada recibirá 6.000 euros más por los daños morales causados porque el problema le supuso una enfermedad psiquiátrica

VIGO, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Primera Instancia Número 9 de Vigo condenó a un cirujano plástico de la ciudad olívica a indemnizar con 10.314,51 euros a una mujer por una mastoplastia, debido a las complicaciones de la operación que supuso la sustitución de los primeros implantes recibidos para aumentar sus pechos.

La denuncia, emitida con fecha de 17 de septiembre, y que fue tramitada a través del Defensor del Paciente, señala que la paciente, P.G.G., acudió a la consulta del doctor Antonio L.P., "con el fin de mejorar su imagen" con una mastoplastia de aumento, practicada el 12 de mayo de 1999.

A finales del año 2004, la paciente comenzó a tener molestias en el pecho, por lo que fue preciso hacer una nueva intervención para sustituir los primeros implantes. En esta segunda intervención la mujer se vio obligada al pago las pruebas preoperatorios y los gastos de quirófano.

Con respecto a la segunda intervención, la sentencia judicial señala que el médico "no actuó conforme a la buena praxis" en la primera intervención quirúrgica, ya que tuvo que realizar una segunda operación. Además, destaca que la demandante no estaba obligada a pagar un precio suplementario por la cirugía precisa para solventar los problemas. "En cualquier caso, no se obtuvo el resultado pactado hasta la segunda intervención", precisa el fallo.

DAÑO MORAL.

En cuanto al daño moral, la sentencia establece el pago de 6.000 euros. Así, justifica que "la demandante sufrió las citadas molestias como consecuencia del incumplimiento y se vio obligada a someterse a una nueva operación, lo cual causa indudables sufrimientos psíquicos".

El juez consideró que, con respecto a la situación psíquica de la afectada, "si no se hubiese producido el problema, no se habría desencadenado la enfermedad psiquiátrica".

Sobre la información al respecto de los riesgos y consecuencias de los implantes, la sentencia señala que los datos relevantes que pueden dar lugar a una indemnización, se refieren a las complicaciones que podían surgir con los implantes con el paso de los años y a los problemas de lactancia que podía producir la intervención.

De este modo, según explican los peritos, estos implantes podían producir una transpiración pasado el tiempo "y puede ser necesaria su sustitución", cuestión de la que no consta que se informase a la paciente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies