Condenan al Sergas por dejar estéril a una mujer

Actualizado 18/09/2015 11:47:10 CET

   El Defensor del Paciente precisa que "no existió consentimiento informado" para "ninguna de las intervenciones quirúrgicas practicadas"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia --Sección Tercera de lo Contencioso-- ha condenado al Servizo Galego de Saúde (Sergas) a indemnizar a F.S.L., una mujer de 35 años en la actualidad, con la suma de 65.000 euros por las "secuelas de una mala praxis" en el Servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac).

   Y es que ésto, según ha relatado la asociación El Defensor del Paciente en Galicia en un comunicado, "conllevó en forma de secuela la esterilidad de la paciente".

   En concreto, la paciente acudió en seis ocasiones al servicio de urgencias del Chuac por "dolor abdominal", todas ellas en el mes de noviembre de 2006. Así, en el momento de los hechos, la mujer contaba con 28 años de edad.

   La primera vez, la paciente fue diagnosticada de lumbalgia, mientras que la segunda ocasión de "lumbalgia aguda, contractura muscular o cólico nefrítico (poco probable)". De este modo, fue dada de alta con indicación de "reposo relativo".

   La tercera vez que la paciente acudió al hospital fue trasladada a observación de urgencias y posteriormente dada de alta "con la sospecha de pielonefritis", pautándole "tratamiento con antibiótico y un antiinflamatorio".

INFECCIÓN DEL TRACTO URINARIO

   Ya la cuarta ocasión le fue diagnosticado "infección del tracto urinario", dándole el alta "el mismo día con tratamiento antibiótico". Del mismo modo, la quinta vez que acudió al Servicio de Urgencias del Chuac se le diagnosticó de nuevo una infección del tracto urinario no resuelta y, por ello, fue dada de alta con Ciprofloxacino.

   Finalmente, la sexta ocasión en la que la mujer acudió al Servicio de Urgencias del Chuac le fue practicada una ecografía de abdomen, que "evidenció la existencia de un absceso tubo-ovárico derecho", por lo que "tuvo que ser operada".

   Tras esta operación, en enero del año siguiente, la paciente se vio obligada a asistir por séptima vez al Servicio de Urgencias del Chuac por "molestias en la zona de intervención". Por ello, se le practicó una ecografía que mostró "imagen sugestiva de absceso en el fondo del saco de Douglas".

   De este modo, se le diagnosticó "un absceso de pared, un quiste hemorrágico de ovario izquierdo de seis centímetros y síndrome adherencial". De nuevo, tuvo que ser operada.

"NO EXISTIÓ CONSENTIMIENTO INFORMADO"

   A este respecto, el Defensor del Paciente en Galicia ha precisado que "no existió consentimiento informado" para "ninguna de las intervenciones quirúrgicas practicadas".

   "En la primera cirugía le fue practicada una anexectomía derecha mediante laparatomía. Según el abogado de la paciente, Cipriano Castreje, la Sala equipara esta cirugía a una esterilidad de facto, puesto que sus posibilidades de concibir hijos quedaron muy mermadas, por ello incrementa la indemnización a 65.000 euros", ha explicado el Defensor del Paciente en Galicia.

   Así, la Sala "condena al Sergas a indemnizar a la paciente por la pérdida de un ovario, añadido a una muy baja probabilidad de quedarse embarazada y la ausencia de consentimiento informado en la suma de 65.000 euros, por la mala praxis habida y reconocida por la Administración, pero en una cuantía muy inferior".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies