Congapa y Confapa-Galicia no llamarán a la objeción de conciencia en la asignatura de Educación para la Ciudadanía

Actualizado 22/06/2007 20:19:42 CET

En Galicia la aplicación de la LOE hará que esta asignatura empiece a impartirse en el curso 2008/09 con 2º de ESO, según precisa Educación

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Galega de Pais de Alumnos (Congapa) y la Confederación de Federacións de Asociacións de Pais de Alumnos de Centros Públicos (Confapa) de Galicia coincidieron hoy en señalar que no llamarán a la objeción de conciencia en la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, como pretende, aunque sin haberlo citado expresamente, la Conferencia Episcopal Española.

La postura manifestada por la Conferencia Episcopal Española, hecha pública ayer, es llamar a usar "medios legítimos" para defender la libertad de conciencia y de enseñanza y en contra esta asignatura prevista en la Ley Orgánica de Educación (LOE) que, aseguran, suscita la "creciente y comprensible preocupación" de los padres.

Fuentes del Arzobispado de Santiago de Compostela ampliaron hoy la postura presentada por la Conferencia Episcopal, al detallar que la citada asignatura "entraría en contradicción" con la transmisión de valores que se hace a través de la enseñanza de religión. En este asunto, la Iglesia católica cuestiona que el Estado se atribuya un "papel de educador moral que no es propio de un Estado democrático de Derecho".

Sin embargo, la presidenta de Confapa-Galicia, Olga Patiño, manifestó a Europa Press reconoció que "no se entiende" que un sector de la Iglesia manifieste "una actitud crítica y hostil" hacia una asignatura reglada y obligatoria en la enseñanza y que responde a la Constitución y la Declaración de los Derechos Humanos, entre otra legislación vigente.

Admitió que la organización a la que representa --que integra a miembros de 650 centros de Galicia y a 130.000 familias-- ha hecho un seguimiento de las disposición referidas a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos y, por ello, insistió en que "no se entiende la campaña de agresión" contra una materia que busca transmitir "valores cívicos" a quienes serán los futuros ciudadanos.

Olga Patiño manifestó que la Iglesia está haciendo un posicionamiento "tergiversando" la situación y "sólo informando de una parte" de lo que será la asignatura. Ante la posición de la Conferencia Episcopal, que hizo un llamamiento a la desobediencia de lo previsto legalmente, reconoció que "no se si han medido las circunstancias de su posición". Recordó que se trata de una asignatura "obligatoria" y que con su actitud "pueden propiciar que las familias que opten por la objeción se pongan en una situación ilegal".

Por su parte, el vicepresidente de Congapa, Constantino Iglesias, manifestó a Europa Press que, aunque su organización no ha adoptado ninguna decisión formal en ninguna reunión, la postura que defiende es que no se llamará a la objeción de conciencia, pero admitió que "echan en falta que no se haya buscado el acuerdo".

Iglesias manifestó que la asignatura de Educación para la Ciudadanía es "impuesta por el Gobierno sin debate" y lamentó que, en aquellos contenidos en los que la Congapa no está de acuerdo, no se haya podido aportar alegaciones y tratar de llegar a un consenso. Afirmó que es "una asignatura partidista", pero insistió en que "no pedirán a los padres que se acojan al derecho de objeción de conciencia". Congapa representa en Galicia a 100.000 familias.

ESTRATEGIA

En una posición de rechazo a la actitud de la Conferencia Episcopal también se colocó el Seminario Galego de Educación pola Paz (SGEP), cuyo presidente, Manuel Dios, calificó de "auténtica declaración de guerra" la postura en contra de una asignatura que aparece en la LOE, una ley aprobada por la mayoría del Congreso --salvo el PP--. Recordó que Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos tiene unos contenidos dirigidos a la transmisión de valores cívicos y aseguró "que no son ninguna novedad" en relación a la educación por la paz o a la asignatura de ética.

Relacionó la posición de la jerarquía de la Iglesia con "una alianza" con determinados sectores del PP y la atribuyó a "una estrategia de más largo alcance de cara a la campaña de las próximas elecciones generales" y para "la confrontación con el gobierno de Zapatero".

Manuel Dios también llamó la atención sobre el hecho de que la Iglesia "coloque a los católicos en la disyuntiva de cumplir la ley o declararse en rebeldía al apelar a la objeción de conciencia". Advirtió de que aquellos alumnos que se nieguen a cursar esta asignatura "suspenderán y no podrán lograr el título".

POSTURA DE EDUCACIÓN

Junto a las reacciones en el ámbito social, la directora xeral de Ordenación e Innovación Educativa de la Xunta, María José Pérez Mariño, explicó que su departamento afronta esta situación "con tranquilidad y con la aplicación de la ley". Opinó que la actitud de la Iglesia es "una situación artificiosa y una muestra de como generar alarma social".

Explicó que en Galicia, debido al calendario de aplicación de la LOE, la asignatura de Educación para la Ciudadanía empezará a impartirse en el curso 2008/09 con 2º de ESO y, posteriormente, en 2009/2010 con 1º de Primaria. Afirmó que negarse a hacer esta asignatura implica "colocarse fuera de la ley" y opinó que las familias "son muy listas" y leerán el contenido de la asignatura, tanto en la ley como en la página web de la propia Consellería de Educación.

Pérez Mariño aseguró que Educación para la Ciudadanía "no conllevará ningún conflicto en Galicia" y, como ejemplo, constató que su departamento sólo ha recibido dos consultas respecto a esta asignatura, una por parte de un centro y otra de una madre, quienes reconocieron que leerán lo previsto en la ley.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies