La bronca en el Consello das Mareas complica una salida pactada para la diputada Quinteiro

Consello das Mareas de este viernes para abordar la situación de Paula Quinteiro
EUROPA PRESS
Actualizado 23/03/2018 20:51:13 CET

   La situación complica que salga adelante el acuerdo del grupo de abrir un expediente a la diputada pero frenar la petición de dimisión

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El grupo de críticos con la dirección de Luís Villares que acudió a la reunión de este viernes del Consello das Mareas --máximo órgano de decisión entre plenarios-- ha abandonado la reunión en la que ha comparecido Paula Quinteiro, la diputada de En Marea implicada en una disputa con la Policía Local en la madrugada del sábado al domingo.

   La situación complica que salga adelante el acuerdo del grupo de abrir un expediente a la diputada, según confirmaron fuentes de En Marea a Europa Press, pero frenar la petición de dimisión.

   Paula Quinteiro se vio envuelta en la madrugada del sábado al domingo en una disputa con la Policía Local que realizaba un control nocturno por vandalismo. Cuando los agentes quisieron identificar a una persona que iba en su grupo, según el atestado policial, la diputada "dificultó" esta labor e interfirió esgrimiendo su carné de parlamentaria, pero ella aseguró que únicamente quiso intermediar.

   Quinteiro llegó al local de En Marea, donde se fijó el encuentro, acompañada por varios de los miembros de este sector crítico, como Rafa Dopico (Anova) o Iago Martínez (Marea Atlántica), entre otros. A continuación, la parlamentaria, militante de Podemos y afín a la corriente Anticapitalistas, ha comparecido ante el Consello para explicar su versión de lo ocurrido tras lo que abandonó el lugar.

   Tras quedar en la reunión únicamente los miembros del Consello das Mareas, una intervención de Xurxo Triñanes ha provocado que los críticos decidiesen irse de la reunión.

   En declaraciones a los medios, Pedro Rivera 'Peio' (Marea de Vigo) ha indicado que el motivo de esta decisión ha radicado en los ataques "personales" a Quinteiro que, según dijo, se vertieron una vez que se fue y censuró que la reunión se convirtiese en un "juicio político" contra la diputada.

REUNIÓN DEL GRUPO

   Esta situación deja sin efecto el consenso que se había alcanzado en el grupo parlamentario previamente, en una reunión en la que participó el portavoz, Luís Villares, que también lidera el partido. Sin embargo, la salida de los críticos de la reunión complica que finalmente la coordinadora evite pedir la dimisión de Quinteiro.

   La Coordinadora de En Marea, que es el órgano que se corresponde con una ejecutiva de un partido clásico, llevó a la reunión de este viernes la propuesta de pedir la dimisión a Quinteiro, una revocación que, en última instancia, tendría que votar el conjunto de los miembros de En Marea de forma asamblearia.

   Sin embargo, en la reunión previa del grupo, que presidió el propio Villares, se había alcanzado el consenso de no ir hasta ese punto y únicamente abrir expediente interno a la diputada y esperar la instrucción policial, según confirmaron fuentes de En Marea a Europa Press.

   Por tanto, el grupo que apoyó a Villares para convertirse en portavoz de En Marea, y quienes no fueron los miembros de su propia lista política con la que se presentó al órgano de dirección, pueden desautorizar, si finalmente se acuerda pedir la dimisión, el consenso que él mismo apoyó en el seno de la reunión parlamentaria.