Críticos de En Marea difieren de Villares y la dirección y consideran que "no es el momento para pedir elecciones"

Publicado 09/06/2018 17:55:15CET

   Remarcan que la "autonomía" de las mareas municipalistas debe ser respetada y acusan a la dirección de querer crear "franquicias"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El sector crítico con la dirección de En Marea han afeado que el portavoz rupturista, Luís Villares, no aguardase al pronunciamento del "consejo político" de la organización y pidiese públicamente la convocatoria de elecciones en el caso de que el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, abandone la Xunta para relevar a Mariano Rajoy al frente de la dirección nacional del PP.

   "Criticamos que se hiciese esa declaración cuando no había una posición tomada por el Consello das Mareas. Es el consejo político quien tiene que tomar la decisión", ha declarado Gladys Afonso (Anova), que ha actuado como portavoz del sector crítico con la dirección de En Marea al término de la reunión del Consello celebrada este sábado.

   Así, Afonso, acompañada por Daniel Calvete y Oriana Méndez (también de Anova), ha asegurado que, para el sector crítico de En Marea, "no es este el momento de solicitar unas elecciones anticipadas sino de reclamar que el PP rinda cuentas delante del pueblo gallego".

   De este modo, los críticos --enfrentados desde hace más de un año al sector que controla los órganos políticos de En Marea-- difiere del criterio de la dirección y de Villares, que reclamaron la convocatoria de elecciones autonómicas si Feijóo da el salto a Madrid y decide dejar la Presidencia de la Xunta de Galicia.

   Para este grupo (integrado por representantes de Anova, EU, Podemos y algunas mareas municipalistas como Marea Atlántica), la reclamación efectuada por Villares el pasado jueves "tendría que ser decidida ampliamente por la dirección política y el conjunto de inscritos" antes de que el portavoz "saliese a la palestra con un tema de este calado".

ELECCIONES MUNICIPALES

   Por otra parte, han acusado a la dirección del partido instrumental de querer crear "franquicias" en la distintas localidades con su ofrecimiento para que En Marea sirva de marca "paraguas" en las elecciones municipales del próximo año de cara a aumentar el peso de las mareas en las diputaciones.

   Así, tras defender que las mareas municipalistas deben gozar de "autonomía", aseguran que articular los proyectos locales bajo la "marca" En Marea "va en contra de la autoorganización de las clases sociales populares gallegas que con iniciativa, independencia y autonomía decidieron en 2015 tomar las riendas de su destino".

   Por ello, creen que En Marea debe limitarse a "apoyar" sus decisiones y "no imponer ni marcas ni franquicias". "Son las mareas las que tienen que decidir cómo quieren coordinarse y organizarse", ha añadido Gladys Afonso.

   Respecto al reto lanzado desde Cerna para que los partidos que conforman En Marea se "disuelvan" en aras de hacer que en la organización rupturista solo existan personas a título individual y no formaciones políticas, los críticos han evitado pronunciarse porque consideran que se trata de "una decisión" de la propia Cerna.