Culpable la madre que asfixió a su bebé en Santiago

Juicio en Santiago de Compostela
EUROPA PRESS
Actualizado 09/06/2016 17:04:22 CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

 El jurado popular ha considerado por unanimidad a Marisol S.M. culpable de haber asfixiado a su bebé de seis meses en un hotel de Santiago en pasado mes de agosto, empleando para ello la presión de sus dedos sobre la zona cervical de la niña, al tiempo que ha declarado probado que lo hizo bajo los efectos de la esquizofrenia paranoide que padece, por lo que no era consciente de sus actos.

En el veredicto, leído poco antes de las 15,00 horas de este jueves tras unas cuatro horas de deliberación, el jurado ha apoyado por unanimidad, como ella misma reconoció en la sala, que la mujer fue la causante de la muerte de su hija en una habitación de hotel de Santiago el 31 de agosto del año pasado.

Además, todos han visto probado que la acusada subió sobre las 19,00 horas de la tarde con su hija a la habitación, que la colocó sobre la cama y que "presionó con los dedos sobre su zona cervical, hasta provocarle la asfixia y su muerte".

No obstante, el jurado ha mostrado alguna duda con respecto al grado de influencia de la esquizofrenia en este crimen, una cuestión contemplada tanto por la Fiscalía --que pedía internamiento en un psiquiátrico--, como por la defensa --que reclamaba que fuese una eximente completa y la absolución--.

Aunque el hecho ha sido también dado como probado, han votado a favor seis miembros del jurado, mientras que otros tres han rechazado que las capacidades de Marisol S.M. estuviesen mermadas en el momento del asesinato por causa de esta enfermedad y que tuviese "anulada su capacidad de querer y entender lo que hacía".

A mayores, el jurado ha considerado, por unanimidad, que no se le debe conceder la suspensión de la pena privativa de libertad, ni proponer al Gobierno que le sea otorgado el indulto en el caso de que sea condenada.

PENAS

Una vez oído el veredicto, la fiscal del caso, Aránzazu San José, ha reiterado que pide para la mujer una pena de un máximo de 25 años de internamiento en un centro psiquiátrico, teniendo en cuenta su enfermedad mental.

Para ello, ha aludido a la "gravedad de los hechos", que, según el código penal vigente, implicarían "prisión permanente revisable" en el caso de que no existiese la eximente de problemas mentales.

Además, ha incidido en que la mujer, chilena de nacimiento y Alemana de nacionalidad, no tiene "ninguna vinculación con España" ni familia en el país, por lo que sería "imposible" mantener y controlar una pena de libertad vigilada, como pide la defensa.

Marisol S.M. padece "la más grave de las enfermedades", ha dicho la fiscal, para quien necesita esta "internada y con seguimiento constante", así como se objeto de "continuas revisiones" y tomar la medicación de forma "supervisada".

La representante del Ministerio Público ha reivindicado el derecho de la sociedad "a que algo así no se repita", así como el de la acusada a estar correctamente atendida. La fiscal ha recordado que su petición, de 25 años, establece "un límite máximo", pero que este tipo de internamiento psiquiátrico se revisará "cada año".

Por su parte, la abogada defensora ha vuelto a pedir para la mujer una medida de libertad vigilada, dado que, aunque "los hechos son graves", sus capacidades "estaban anuladas". La letrada ha recordado que la mujer lleva "ocho meses en la cárcel de Teixeiro sin atención psiquiátrica, tomando su medicación a diario y sin ningún incidente", por lo que ha argumentado que, con un correcto seguimiento y con medicación, "puede hacer su vida cotidiana".

"Lo que ha pasado es lo que más le ha hecho tomar conciencia de su enfermedad", ha explicado la abogada, que no ha puesto límites a cualquier mecanismo de control, dado que "ella tampoco quiere ser un peligro de la sociedad".

En caso de que no se tenga en su petición de libertad vigilada, la letrada defensora ha reclamado que se imponga un máximo de años de internamiento menor y que se establezca "algún mecanismo para la reinserción" de la mujer "lo antes posible".

SU HIJA ERA "EL MAL"

La mujer, que ha escuchado sin inmutarse la lectura del veredicto, contó en la sala que asfixió hasta la muerte a su bebé el 31 de agosto de 2015 porque escuchó "voces telepáticas" que le dijeron que la niña era "la reencarnación del mal".

Marisol S.M., diagnosticada de esquizofrenia paranoide, y su pareja habían acudido a Santiago a participar en un congreso de creencia Gnóstica. El marido había mantenido la noche anterior y esa misma mañana una discusión con la mujer ya que, según contó a la Policía, dudaba de que la hija fuese suya y creía que era fruto de una violación que la mujer dijo haber sufrido durante un brote un año antes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies