La Cumbre Galaico-Asturiana arranca el domingo con las mesas sectoriales y el reto de fijar un foro de cooperación anual

Actualizado 27/01/2006 16:24:02 CET

Touriño y Areces aprovecharán para abordar los desafíos de la financiación autonómica y la "actual situación" del modelo de Estado

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La VII Cumbre Galaico-Asturiana arrancará el próximo domingo en Santiago de Compostela, siete años después del último encuentro, con la constitución de las nueve mesas sectoriales que articularán la colaboración entre las dos comunidades y con el reto de consolidar un foro carácter anual.

El secretario xeral de Presidencia, Gumersindo Guinarte, presentó hoy las principales actividades de las dos jornadas de trabajo durante las que se prolongará la cumbre, en la que los presidentes de la Xunta, Emilio Pérez Touriño; y del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces; se estrenarán con un encuentro institucional en el Pazo de Raxoi --sede del Gobierno gallego-- el primer día.

No obstante, las reuniones de trabajo del encuentro se desarrollarán en el Hostal dos Reis Católicos, donde se darán cita nueve conselleiros de la Xunta --todo el Gabinente, a excepción de los titulares de Sanidade, Traballo y Vivenda-- y su vicepresidente, y siete consejeros y dos viceconsejeros de Asturias, todos con sus respectivos equipos, hasta sumar un total de 70 personas.

Estas mesas analizarán durante la tarde del domingo y parte de la mañana del día siguiente materias de colaboración para, ya el lunes, reunirse en el Pleno de la cumbre, que presidirán los dos mandatarios y en el que se elaborarán las conclusiones del encuentro. Los propios Touriño y Areces se encargarán de informar de las resoluciones como colofón de la cita galaico-asturiana.

PUNTO DE PARTIDA

Al respecto, Guinarte aclaró que la cumbre aspira a ser un "punto de partida" para la colaboración entre ambas comunidades, "más que de llegada", tras siete años sin contar con un foro estable y en los que Galicia y la comunidad vecina tan sólo cooperaron "puntualmente", pero sin "vocación de conjunto".

En consecuencia, este VII cónclave aspira a retomar las cuestiones que habían quedado pendientes, así como a abordar "nuevos asuntos", para hacer seguimiento de estos trabajos en el futuro. En consecuencia, el reto fundamental de este primer encuentro será "proponer objetivos y metas para, posteriormente, desarrollar en los próximos meses un seguimiento".

Así, ambos gobiernos harán balance de estos objetivos y del nivel de cumplimiento en la próxima cumbre, que se celebrará en 2007 en el Principado y que encontrará continuidad anual para "trabajar sobre lo construido" y consolidar una "colaboración de interés mutuo hasta ahora no producida".

FORO ESTABLE

Tanto la Xunta como el Principado pretenden que este foro de colaboración bilateral estable mantenga las relaciones en "prácticamente todas las áreas" de gobernación y permita "relanzar los recursos" de dos comunidades "próximas tradicionalmente, no sólo en el sentido geográfico".

Según Gumersindo Guinarte, esta VII cumbre será la que tenga el "contenido más amplio y diverso" de cuantas se han celebrado hasta ahora, desde que en 1988 el presidente gallego Fernando González Laxe y el asturiano Pedro de Silva celebraron el primero de estos encuentros.

En este sentido, avanzó que en "varias áreas" va a haber acuerdos concretos en modernización de la Administración, lucha contra incendios, educación, innovación, medio ambiente o infraestructuras; aunque aclaró que en algunos casos, los conciertos no se formalizarán con la firma de un texto durante la cumbre.

MODELO DE ESTADO

Por otra parte, el secretario xeral de Presidencia puntualizó que la cita no está planteada en "términos de debate de la organización territorial del Estado o de los estatutos", sino que pretende aprovechar el "elevado grado de sintonía" entre las dos comunidades para potenciar la "experiencia mutua" y afianzar proyectos conjuntos.

En consecuencia, confirmó que "no está en agenda" ninguna reunión con el objetivo de abordar las reviones de los marcos autonómicos, pese a admitir que tanto Galicia como Asturias "tienen su planteamiento" al respecto.

No obstante, Guinarte reconoció que es "seguro" que en las conversaciones entre los dos presidentes se aborden "todos los temas de interés mutuo", entre los que estarán "cuestiones relativas a la financiación autonómica y a la actual situación de conjunto de la política autonómica".

Así, las mesas de trabajo versarán sobre la modernización y mejora de la Administración; las infraestructuras; las políticas de igualdad; el medio ambiente; la cultura y el turismo; la educación y la innovación; medio rural y pesca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies