La defensa del parricida de Moraña modifica sus conclusiones tras su confesión y se muestra conforme con el fiscal

 

La defensa del parricida de Moraña modifica sus conclusiones tras su confesión y se muestra conforme con el fiscal

Foto: Juicio Moraña Día2
EUROPA PRESS
Actualizado 05/07/2017 17:46:01 CET

Fiscalía no tiene dudas de la culpabilidad y dice que "no tiene sentido mantener una presunción de inocencia que no mantiene el propio acusado"

PONTEVEDRA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El abogado que defiende al parricida de Moraña (Pontevedra) ha modificado su informe final y ha trasladado su conformidad con los hechos relatados por el fiscal, quien mantiene que en julio de 2015 el hombre hizo ingerir fármacos a sus dos hijas de cuatro y nueve años de edad antes de asesinarlas con una sierra eléctrica y un cuchillo.

En su intervención en la segunda sesión del juicio que se sigue en la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, el letrado Luciano Canedo ha modificado sus conclusiones y ha mostrado su aceptación de los hechos relatados, "al haberlo manifestado así en el acto de juicio oral David Oubel", quien también pidió perdón y trasladó que "se arrepiente de los hechos".

Con ello, el abogado de la defensa asume la solicitud de pena realizada por parte del Ministerio Fiscal, que pide prisión permanente revisable --la primera que se pide en Galicia y de las primeras en España--, extremo que ha sido confirmado por la Fiscalía.

"Partiendo pues del libre, consciente y pleno reconocimiento que de los hechos ha realizado mi defendido, habrá de dictarse un veredicto por parte del jurado acorde con ello", ha proclamado el abogado, tras lo que, en el turno final de palabra, el propio Oubel ha dicho no tener "nada más que decir" que lo alegado por su letrado.

Por su parte, el fiscal se ha ratificado en su informe final y ha pedido al jurado que declare "plenamente culpable" al acusado y le condene a prisión permanente revisable; lo que ha sido secundado por la acusación particular que, aunque ha modificado su informe para quitar la acusación de "ensañamiento", solicita la misma pena.

EL FISCAL NO TIENE "LA MÁS RAZONABLE DUDA"

En su exposición de conclusiones, el fiscal ha subrayado que, a partir de las periciales y el "reconocimiento de plena culpabilidad" por parte de David Oubel, "resulta palmaria la destrucción del principio de presunción de inocencia" y no existe "la más razonable duda de la imputabilidad y culpabilidad del acusado". "No tiene sentido mantener una presunción que no mantiene el propio acusado", ha sentenciado.

Además, entiende que no hay "ninguna posibilidad de aplicación" del principio 'in dubio pro reo', porque, atendidas las pruebas practicadas, no se puede plantear "ninguna hipótesis razonable alternativa a lo relatado y a la culpabilidad del acusado", de quien ha dicho que actuó con plena conciencia, voluntad y de forma "premeditada" y "planificada".

"Es culpable, no solo porque él mismo lo ha reconocido, sino porque los psiquiatras lo han valorado en profundidad y no tenía ningún tipo de afectación y tenía plena capacidad para tomar decisiones y entender el significado de sus actos", ha sostenido, antes de añadir que esto viene "avalado también por algunos testimonios".

Finalmente, el fiscal ha manifestado que la agravante de alevosía se justifica en la "clara superioridad física" de Oubel, en las armas empleadas, en el uso de cinta americana, en haberles dado fármacos y en "la sorpresa con la que actuó", ya que "no es de esperar por unas niñas que aparezca su padre y acabe con sus vidas". "No dio ninguna posibilidad de defensa sobre las víctimas", ha rematado.

"LA CULPABILIDAD MÁS ABSOLUTA"

En el mismo sentido se ha pronunciado el abogado de la acusación particular, ejercida por la familia materna, quien ha mantenido que no solo por el reconocimiento de los hechos por parte del parricida, sino también por "la fuerza" de las pruebas, está "suficientemente probado y acreditado" que Oubel es "culpable del asesinato de sus hijas, de cuatro y nueve años de edad".

"Es evidente y excede de los meros indicios", ha remarcado el letrado, quien también ha señalado que la actuación del padre fue "meticulosa, pensada y absolutamente consciente", lo que ha argumentado en el envío de las cartas, en que compró la radial "un día o dos antes", en que adormeció a las víctimas con tranquilizantes y en que llegó a maniatar a Candela.

Finalmente, el abogado ha sostenido que Oubel "tenía capacidad para comprender que no se puede matar" y que sus actos se dirigían a dar muerte a sus hijas. "Tiene juicio, otra cosa es que no sienta pena ni dolor hacia el dolor ajeno", ha remarcado.

En esta línea, ha subrayado que el padre "desde el primer momento tuvo actitud altiva, chulesca, no tenía preocupación", por lo que ha considerado "poco creíble la manifestación de arrepentimiento que realizó" este martes en la primera sesión del juicio. "Les pido una reflexión profunda sobre lo que expresó el acusado, y solicito el veredicto de culpabilidad más absoluta", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies