Detenido un joven de 27 años tras destrozar un local en Pontevedra y agredir a tres agentes

Actualizado 11/05/2012 14:44:35 CET

Un hombre de 37 años está acusado de un delito de resistencia grave a la autoridad y amenazas por otro altercado en Pontevedra

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional de Pontevedra ha detenido a un joven de 27 años, con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de atentado a agentes de la autoridad, después de que destrozase un local de hostelería, dañase un vehículo policial y agrediese a tres agentes.

Según han explicado los agentes, los hechos sucedieron a las 2.20 horas de este viernes cuando se recibió una llamada en la centralita de la Policía Nacional de Pontevedra en la que se solicitaba su presencia en la calle Marqués de Aranda, donde una persona al parecer estaba destrozando un local de hostelería.

Hasta el lugar se desplazaron varias dotaciones en servicio de la Policía Nacional, que se entrevistaron en primer lugar con el propietario del pub afectado. Éste les informó de que el individuo que se encontraba en el interior había llegado al local y había fracturado sin motivo aparente uno de los cristales de la puerta de entrada para, a continuación, insultar a los clientes.

Al entrar en el local, el ahora detenido tiró la camisa que tenía en las manos y dijo a uno de los clientes del establecimiento 'Guárdame la camisa que éstos se van a enterar, no sabéis quien soy yo".

Ante la actitud agresiva, los agentes intentaron calmar al individuo, aunque este no cesó en su actitud violenta y, de hecho, "súbitamente" empujó a uno de los agentes contra la barra, comenzando a lanzar golpes contra los policías, insultándoles e incluso escupiéndoles en reiteradas ocasiones.

Por ello, los agentes tuvieron que reducirlo y proceder a su detención, aunque el hombre continuó resistiéndose mientras era introducido en el coche, que llegó a golpear, fracturando las dos ventanillas traseras y abollando dos puertas.

INGRESADO EN MONTECELO

Dado su "elevado nivel de agresividad", la Policía pidió que se personase una dotación sanitaria del 061-Galicia, que consiguió trasladar al hombre hasta el Hospital de Montecelo, donde quedó ingresado bajo custodia policial.

Según explicó la Policía, tres agentes resultaron heridos, uno de ellos cuando se fracturaron los cristales de vehículo policial y los otros dos producto de los golpes y el forcejeo.

RESISTENCIA GRAVE

Por otra parte, agentes de la Policía Nacional han procedido a la identificación y detención de un hombre vecino de Pontevedra, de 37 años y con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de resistencia grave a la autoridad y amenazas.

Los hechos sucedieron este jueves, cuando, a las 9.40 horas, el propietario de un establecimiento de hostelería de la calle Marquesa alertó de que un individuo, en "evidente estado de embriaguez", estaba increpando a los clientes del local. Al lugar se desplazó una dotación que consiguió calmar al cliente agresivo, que abandonó el local.

Sin embargo, sobre las 10.40 horas, el propietario del mismo local de hostelería volvió a llamar a la Policía por el mismo motivo. Los agentes, que volvieron hasta el lugar, repitieron la operación y consiguieron calmar al hombre, que se marchó.

Por tercera vez, a las 12.40, la Policía fue alertada porque el hombre había vuelto al mismo local y, más agresivo, estaba insultando a los clientes. Al personarse en el lugar, el ahora detenido mostró un "absoluto desprecio por los agentes" y llegó a insultarlos, aunque finalmente accedió a marcharse.

Temiendo que el hombre volviese a personarse en el local, los agentes permanecieron por la zona y, efectivamente, fueron alertados a las 13.15 horas de que el individuo había regresado y había comenzado a insultar al propietario y a los clientes, "llegando a agarrar por el pecho a uno de ellos".

A la llegada de los policías, el hombre se dirigió a ellos insultándoles, amenazándoles e intentando agredir a uno de ellos, motivo por el que finalmente se procedió a su detención como presunto autor de un delito de resistencia activa grave a la autoridad.

Una vez tramitado el correspondiente atestado policial, el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Pontevedra, que decretó su puesta en libertad con cargos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies