Detienen al ladrón del Códice para que cumpla la condena

José Manuel Fernández Castiñeiras
EUROPA PRESS
Actualizado 11/12/2015 11:06:18 CET

   El exelectricista de la Catedral de Santiago ha sido llevado a la cárcel pontevedresa de A Lama

   PONTEVEDRA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El condenado por el robo del Códice Calixtino, José Manuel Fernández Castiñeiras, ha sido detenido en la tarde del jueves por orden de la Audiencia Provincial de A Coruña para que cumpla la condena que ha sido ratificada por el Tribunal Supremo (TS).

   Según han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, a las 14,30 horas del jueves día 10 fue arrestado en el término municipal de Sanxenxo, donde residía, el exelectricista de la Catedral compostelana.

   La detención ha sido ordenada por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña con sede en Santiago, que fue la encargada de juzgar el robo del Códice Calixtino a principios de año.

   Fernández Castiñeiras ha sido llevado a la cárcel pontevedresa de A Lama, que es a donde son conducidos los detenidos en la provincia de Pontevedra, si bien él había estado en prisión provisional en la coruñesa de Teixeiro tras ser detenido por los hechos por los que ha sido condenado a nueve años de cárcel, de los que serán descontados los meses que pasó en prisión provisional.

SENTENCIA FIRME

   De hecho, la Sala II del Tribunal Supremo ha reducido a nueve años de cárcel la pena impuesta a Fernández Castiñeiras, por un delito continuado de robo con fuerza en las cosas y otro de blanqueo de capitales, una condena que la Audiencia Provincial de A Coruña había fijado originalmente en 10 años.

   La Sala ha rechazado todos los motivos del recurso presentado por la defensa de los condenados por las "abrumadoras pruebas de cargo" existentes, aunque reduce en un año la condena impuesta a Castiñeiras al tener en cuenta que, por las reglas de la continuidad delictiva, era "más beneficioso" para él considerar que la sustracción del Códice fue un robo y no un hurto, al contrario de lo que se hizo en primera instancia.

   La Audiencia Provincial de A Coruña condenó a principios de este año al exelectricista de la Catedral de Santiago a 10 años de prisión por hurto del Códice, robo continuado y blanqueo de capitales, por la sustracción de dinero y otros efectos.

   Sin embargo, la sentencia del Supremo coordinada por Alberto Jorge Barreiro ha estimado parcialmente el recurso reduciendo en un año la condena al eliminar la calificación de hurto para el Códice e incluyéndolo como un robo.

   Así, el fallo recoge este "razonamiento probatorio que puede favorecer al reo" para rebajar la condena y llama la atención sobre el hecho de que no haya sido "tratado en el escrito de recurso ni en las alegaciones de las partes", en las que la tipificación de la condena por el robo del Códice "no ha sido cuestionado en ningún aspecto penal".

   El Supremo indicaba que la Audiencia Provincial barajó en su sentencia la posibilidad de que la sustracción del Códice pudiese calificarse como robo o como hurto, dado que se desconoce si la puerta de la cámara que lo custodiaba estaba abierta o cerrada. Finalmente se optó por calificar este delito como hurto considerando que era "más beneficioso" para el acusado, algo que finalmente fue contraproducente.

   En este sentido, el Tribunal Supremo establece que, en lugar de condenar al exelectricista a tres años de prisión por el hurto del Códice y a cinco por robo continuado con fuerza en las cosas por el dinero y restantes objetos, es "más beneficioso" considerar la sustracción del Códice como un delito de robo continuado más y determinar una pena global de siete años de prisión en este apartado, así como dos años adicionales por blanqueo de capitales, que ya le fueron impuestos por la Audiencia.

   Ésta es la única modificación que determina el Supremo, que ratifica la condena de seis meses de prisión para la mujer del condenado, Remedios Nieto Mayo, por blanqueo de capitales, rechazando la alegación de la defensa, que apuntaba a su desconocimiento sobre las actividades de su esposo.

   La sentencia del Supremo también ratifica la multa de 268.425 euros a cada uno de los cónyuges, así como la condena a Fernández Castiñeiras a que indemnice a la Catedral de Santiago de Compostela con 2,4 millones de euros y 30.000 dólares, la cantidad que se considera probado que sustrajo durante varios años.

   Durante las 11 jornadas que duró el juicio, entre el 19 de enero y el 5 de febrero de este año, el tribunal consideró probado que Fernández Castiñeiras sustrajo el Códice Calixtino de la cámara en la que se encontraba en el Archivo de la Catedral de Santiago en los primeros días de julio de 2011. El manuscrito fue localizado en un garaje de su propiedad en O Milladoiro un año después, en julio de 2012.

   De forma paralela, la sentencia condenó también al exelectricista por robo continuado, tras considerar probado que a lo largo de varios años había hecho uso de las llaves de las que disponía y de la confianza depositada por el personal de la Catedral para sustraer dinero y objetos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies