Juicio a dos miembros de CIG y Fruga por faltas en la investidura de Hernández

Manuel Dacal, Renato Núñez  y Rubén Cela en protesta ante los juzgados
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 22/01/2015 14:41:46 CET

Una concentración del BNG a las puertas de los juzgados denuncia una "estrategia para amedrentar a la ciudadanía"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El juicio oral a dos miembros de la CIG y Federación Rural Galega (Fruga) acusados de faltas y resistencia a la autoridad durante la toma de posesión del popular Agustín Hernández como alcalde de Santiago de Compostela, que tuvo lugar el 8 de julio de 2014, ha quedado visto para sentencia tras celebrarse este jueves, y cuyo resultado se conocerá el 29 de enero.

      En declaraciones a los medios antes de entrar en los juzgados, Renato Núñez, uno de los acusados y miembro de la CIG, ha denunciado que este juicio busca "un escarmiento" contra él por las 20 denuncias que ha presentado contra la Policía Nacional por "las irregularidades que están cometiendo" agentes que no van identificados, mientras el coordinador de Fruga, Manuel Dacal, se ha visto afectado por esta cuestión.

   Ante los juzgados ha habido una concentración de diversos miembros del BNG en solidaridad con los acusados, en donde se podían leer carteles como: 'Non á represión'; 'Liberdade de expresión' o 'Non nos calarán'. Entre los presentes estaban el secretario de Organización del BNG, Bieito Lobeira; la secretaria de Acción Municipal, Goretti Sanmartín; y el portavoz municipal del Bloque, Rubén Cela, quien ha denunciado una "estrategia global de amedrentar al conjunto de la sociedad".

   En su relato, Renato Núñez ha señalado que su detención "fue un despropósito en todos los sentidos", ya que él se encontraba participando en una concentración en la Praza do Obradoiro y en el momento que decidió abandonarla "hubo un polícía" que fue hacia a él y le "agarró de la chaqueta". "Yo seguí, porque te ves en una situación complicada, estaba intentando volver a mi puesto de trabajo, y cuando seguí tuve un placaje por otros tres policías", denuncia.

   "Después cuando les llegó el parte policial se ve que ellos pensaban o consideraban que yo tenía la intención de hacer algún tipo de daño a una autoridad que pasaba por allí, y el compañero Dacal, al ver que los policías iban detrás de mí y que yo no me daba cuenta, pues vino a avisarme y también lo detuvieron a él, básicamente fue lo que pasó", ha explicado.

   Al respecto, Renato Núñez ha apuntado que él "es conocido por la Policía" porque ha presentado "20 denuncias contra la Policía por actuaciones irregulares" por "no ir identificados correctamente". De hecho, dice que ese mismo día antes de que lo detuvieran había sacado fotos a tres agentes por este motivo.

"AVISO PARA NAVEGANTES" PARA NO PROTESTAR

   Al respecto, Rubén Cela ha remarcado que en julio del año pasado hubo una protesta "absolutamente pacífica" contra la investidura del alcalde de Santiago y la configuración de un gobierno "ilegítimo" que "no tenía el aval de las urnas", con mayoría de concejales no electos.

   "Aquí lo que se está mandando es un aviso para navegantes para que la gente se quede en su casa y no salga a la calle", ha denunciado Cela, que cree que "es más necesario que nunca salir a la calle".

   Precisamente, Rubén Cela ha explicado que él mismo tiene una causa judicial abierta, como otros compañeros, por una protesta durante la presencia la canciller alemana, Angela Merkel, en Santiago. El viernes, 22 de enero, Cela acudirá --con otras dos personas citadas por este caso-- a A Coruña para presentar alegaciones en la Delegación del Gobierno.

NO SE BUSCABA HACER DAÑO A RUEDA

   Así las cosas, Renato Núñez ha dejado claro que "en ningún momento iba a hacer daño a ninguna autoridad". "Mi puesto de trabajo es en un edificio al lado de donde trabaja Rueda, al lado de la sede del PP, y si yo quisiera hacerle algún tipo de daño, evidentemente, tengo mucho más fácil acudir al bar que compartimos los dos, lejos de las cámaras de televisión y videovigilancia y toda esa parafernalia de esa Policía, y podría hacerle daño perfectamente", ha puesto como ejemplo para explicar que, "evidentemente, no se sostiene de ninguna manera" que tuviera intención de agredir a nadie y, "sobre todo a Rueda", que se encontraba en la toma de posesión de Hernández.

   Asimismo, "viendo lo que pasó con Esperanza Aguirre" estos dos activistas reclaman que se les trate "igual", y piden que se archive la denuncia contra ellos porque "no se sostiene de ninguna manera".

   "Esperemos que nos traten igual que a Esperanza, sólo que no somos tan guapos", ha bromeado el coordinador de la Fruga, Manuel Dacal, ante los medios de comunicación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies