Emilio Fernández, candidato a rector de la UVigo pide más cooperación y menos "competencia" entre universidades gallegas

Emilio Fernández, candidato a rector de la UVigo
ALBA SOTELO
Publicado 15/04/2018 12:26:39CET

   Lamenta que el caso Cifuentes proyecte "mala imagen" de las universidades y pide que sirva para "extremar" precauciones

   VIGO, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El candidato a rector de la Universidade de Vigo, Emilio Fernández, ha abogado por "crear más espacios de cooperación" entre las universidades gallegas, porque "parece que solo se quieren espacios de competencia", y ha señalado que, con una mayor financiación, la "tensión" entre las instituciones académicas "se relajaría mucho".

   Así, en una entrevista a Europa Press, este catedrático de Ecología, que encabeza la candidatura 'Ideas que suman' para asumir la dirección de la universidad olívica a partir del próximo 23 de abril, ha lamentado que la actual financiación del sistema público de universidades en Galicia ha dado "un paso atrás", primando más cuestiones estructurales en términos relativos, que los criterios de calidad. "Defendemos que se intensifique el reparto de fondos por objetivos de calidad, más que por cuestiones estructurales", ha incidido.

    En todo caso, ha precisado que "una cosa es la forma de repartir el dinero y otra la cantidad que hay", y ha subrayado que "no se puede jugar en Champions con equipos de tercera división".

   En esa línea, el candidato a rector ha apuntado, en el caso concreto del sistema gallego, que "si la financiación fuera un poco mayor, esa tensión que se establece entre universidades por repartirse los escasos recursos se relajaría mucho y se podría pensar en otro tipo de estrategias". "Pero cuando el dinero es prácticamente el justo para financiar las nóminas, es lógico que cada universidad intente beneficiarse para subsistir", ha afirmado.

COOPERACIÓN

   Emilio Fernández ha abogado por "crear espacios de cooperación" entre las universidades gallegas, y no solo de "competencia", que "tampoco está mal, pero es necesario que trabajen coordinadamente". Así, tras defender que las tres instituciones gallegas han sido clave para acercar los estudios superiores a todos los rincones de la comunidad, ha subrayado que, dentro de esa coordinación "no es necesario duplicar titulaciones en los diferentes campus".

   Asimismo, el candidato también ha apostado por la coordinación en futuras estrategias que afectan no solo a las universidades, sino a la sociedad gallega en general. De ese modo, y en referencia al informe que alerta sobre la necesidad de captar alumnos iberoamericanos ante la futura disminución de población en edad universitaria, Emilio Fernández, ha puntualizado que cualquier acción en ese sentido debe ser "negociada" entre las universidades y la administración.

   "Este tipo de informes que dicen a las universidades que espabilen para captar alumnos, e incluso les dicen de dónde, deberían ser negociados. Descargar toda la responsabilidad en las universidades no es una buena fórmula, pero la Universidad de Vigo que yo dirija se va a poner al lado de la Xunta para contribuir a abordar este problema", ha recalcado.

POLÉMICA SOBRE EL MÁSTER DE CIFUENTES

   Con respecto a la polémica generada en torno a las supuestas irregularidades en el máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el candidato a rector de la Universidade de Vigo ha reconocido que "es muy triste para la Universidad en general" porque "se proyecta una imagen muy mala" de la institución académica y "se genera desmoralización" entre los miembros de la comunidad universitaria.

   Fernández ha proclamado que "en la inmensísima mayoría" de los miles de másters que se imparten en las universidades públicas españolas no existen irregularidades, y ha señalado que lo ocurrido con Cifuentes y la Universidad Rey Juan Carlos "debe animar a extremar la precaución y los esfuerzos para vigilar que este tipo de prácticas no ocurran dentro de las instituciones".

PLAN ESTRATÉGICO

   En relación a su proyecto para la Universidad de Vigo, Emilio Fernández ha recalcado que su equipo "no es oposición de nadie", y ha rechazado las acusaciones de continuismo del otro aspirante a rector, Manuel Reigosa. "No es el momento de construir una universidad a partir de los desengaños o enfados que tenga cada uno, sino de unir sensibilidades y buscar un proyecto común", ha proclamado y, ha expresado que es partidario de "aprovechar lo bueno de estos años y mejorar lo que no gusta", porque "no hay que destruir lo que está bien hecho".

   Entre los aspectos que apuesta por mantener y reforzar está la especialización de los campus, porque es "muy positiva". Especial mención ha hecho del Campus do Mar, del que ha sido director desde 2010, y se ha mostrado "muy orgulloso" de una iniciativa que es campus de excelencia: "Nos ha colocado en una posición de liderazgo en el mundo marino, y nos ha dado proyección, incluso internacional. En la ETEA tenemos un proyecto muy claro a través del impulso del emprendimiento y generación de 'spin off' en coordinación con Zona Franca".

   Según ha subrayado, "planificar la universidad" es una "prioridad absoluta" y lo primero que hará su equipo de gobierno es elaborar un plan estratégico que defina la institución para los próximos años. "Todas las políticas tienen que estar alineadas con esa visión de futuro, tenemos que saber a dónde queremos ir y diseñar cómo hacerlo", ha añadido.

   Esa hoja de ruta servirá para planificar, por ejemplo, las acciones de captación de alumnado de fuera de Galicia, la previsión de las titulaciones que se impartirán, las medidas para mantener la UVigo dentro de las mejores universidades jóvenes del mundo o para seguir siendo referente en investigación y transferencia.

RETOS

   Por otra parte, Emilio Fernández ha asumido que la institución viguesa debe afrontar retos que afectan a todos sus miembros. Así, una de las líneas de trabajo debe estar enfocada a reforzar la calidad docente en general, y mejorar la empleabilidad de los estudiantes (reforzando prácticas, programas de 'mentoring' y abriendo los grupos de investigación a los alumnos).

   Asimismo, ha incidido en la necesidad de revisar la estructura de personal administrativo y de servicios, y de diseñar itinerarios formativos para estos trabajadores.

   A ello deben sumarse acciones para mejorar la situación de profesores e investigadores. Emilio Fernández ha afirmado que "hay que buscar un equilibrio" porque hay centros donde las cargas docentes son mucho más altas, ofreciendo la posibilidad a todos los profesores de que puedan limitar a un máximo 240 horas la docencia presencial, aunque ha admitido las "limitaciones" que el 'decreto Wert' supone para la contratación.

   Con respecto a la investigación, ha señalado que debe apoyarse a los grupos que son competitivos y, sobre todo, a aquellos que lo fueron "y ahora tienen dificultades para financiarse". Además, ha hecho hincapié en la necesidad de "intensificar" la labor investigadora en las áreas de humanidades y ciencias jurídico-sociales, en las que los profesores tienen más carga docente y menos tiempo para dedicar a esa otra faceta.

RELACIONES INSTITUCIONALES

   Finalmente, Emilio Fernández se ha referido a las relaciones de la Universidade de Vigo con otras instituciones, y ha apuntado su intención de mantener y mejorar la "relación fluida" con el Ayuntamiento de Vigo, pero también extender la cooperación a otros municipios de comarcas del sur de Galicia.

   En el caso de Vigo, además, ha recalcado la importancia de la futura sede de O Berbés y también del 'campus' de Torrecedeira, para que la Universidade "se conecte con la ciudad".

   Con respecto a la Xunta, ha señalado que "la relación tiene que ser buena sí o sí", porque "no tiene sentido que una universidad pública no esté perfectamente alineada con la Xunta". "Va a seguir existiendo una relación estrecha y extremadamente leal", ha apostillado.