La empresa y los trabajadores de Lantero dan por rotas las negociaciones tras no alcanzar ningún acuerdo

Actualizado 07/12/2014 16:01:26 CET

VILAGARCÍA DE AROUSA (PONTEVEDRA), 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Después de tres días de reuniones en la sede del Consello Galego de Relacións Laborais, los directivos de la firma cartonera Lantero e Hijos y el comité de empresa han dado por rotas las negociaciones ante la imposibilidad de llegar a acuerdo alguno acerca del plan de viabilidad propuesto por la empresa.

A las 00,00 horas de este sábado finalizaba el plazo estipulado para alcanzar un pacto que evitara la ejecución del ERE previsto por la empresa, en el que se contempla el despido de 32 trabajadores y una reducción salarial de un 30% en el conjunto de la plantilla.

Pero la reunión prevista para esta jornada entre los representantes del comité de empresa y los directivos de Lantero apenas ha durado dos horas. Ha sido la más corta de las cinco que han tenido lugar hasta la fecha.

En opinión del presidente del comité de empresa, Jesús López, esta premura a la hora de levantarse de la reunión no es sino "un síntoma de que la empresa no tenía ninguna voluntad de negociar".

Por su parte, los responsables de la firma cartonera señalan que la empresa sí que ha demostrado su voluntad negociadora presentando tres propuestas que rebajaban sustancialmente las posiciones iniciales del plan de viabilidad.

"El comité no se ha movido de su postura y no ha presentado ninguna alternativa realista ni aceptable. Su actitud inflexible, aumenta cada día más el riesgo de viabilidad futura de la compañía y su permanencia en Vilagarcía", apuntan.

INCIERTO FUTURO

A través de un comunicado, Lantero anuncia no solo que seguirá adelante con el ERE previsto sino que dado que "la actual situación de la empresa es sustancialmente distinta a la que motivó la presentación del plan de viabilidad es necesario presentar un nuevo plan en los próximos días con medidas proporcionales a la nueva realidad de la compañía".

Los trabajadores reconocen que ya esperaban que la ruptura de las negociaciones supusiera un endurecimiento aún mayor de las medidas de ajuste previstas por la compañía. No obstante, añade Jesús López, "no hay marcha atrás por nuestra parte y se va a continuar con la huelga indefinida".

Una huelga que está a punto de alcanzar los 30 días. "Está siendo duro pero sabíamos que la lucha iba a ser larga y los ánimos no decaen. Nuestra postura sigue siendo la de o todos o ninguno", ha incidido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies