Las empresas y familias gallegas en quiebra bajan un 14%

Moneda de un euro rota
Foto: KACPER PEMPEL / REUTERS
Actualizado 06/08/2014 10:54:56 CET

De las 119 compañías concursadas, la construcción (33), la industria (23) y el comercio al por mayor (15) son las actividades más afectadas

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 130 familias y empresas gallegas se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas durante el segundo trimestre del año, lo que supone un descenso del 13,9% respecto al mismo periodo de 2013, según la estadística de procedimiento concursal que publica este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE).

   En comparación con el trimestre anterior, el número de deudores concursados en la Comunidad Autónoma de Galicia aumentó un 5,69%, hasta esos 130, distribuidos entre 113 concursos voluntarios y 17 necesarios.

   Por clase de procedimiento, 119 se desarrollaron mediante el abreviado y 11 a través del ordinario. En 129 de los casos, todos menos uno --de quita y espera--, no existía una propuesta anticipada.

   En cuanto a la naturaleza jurídica, 11 personas físicas sin actividad empresarial se declararon en quiebra en este periodo en la comunidad, cuatro más que en el mismo tiempo del año anterior. Las restantes 119 fueron empresas, tres de personas físicas (+1), 15 sociedades anónimas (-9), 96 sociedades de responsabilidad limitada (+18) y cinco de otro tipo (-1).

   La actividad económica que se vio más afectada en el segundo trimestre en Galicia por los concursos fue la construcción (con 22 en edificación y promoción inmobiliaria y 11 en el resto de empresas), seguida de la industria (23) y del comercio al por mayor, en el que 15 compañías se declararon en quiebra.

   Mientras, el transporte y almacenamiento contabilizó ocho, al igual que las actividades profesionales, y la hostelería sumó seis. A continuación se situaron la información y las comunicaciones (3), la agricultura y la pesca (2) y las actividades administrativas y servicios auxiliares (2). El resto de servicios (10) y firmas sin clasificar (9) completan el listado.

   El tramo de asalariados con mayor cifra de quiebras fue el de uno y dos trabajadores, con 29; seguido del de 10 a 19, con 20; y el de tres a cinco, con 18.

   Un total de 42 empresas con un volumen de negocio de hasta 0,25 millones fueron concursadas, al igual que 16 con una facturación entre 0,25 y 0,5 millones y 14 de 0,5 a 1 millón de negocio.

   Ya por tramo de antigüedad, la mayor cantidad de quiebras se corresponde con empresas longevas, de 20 o más años (37), seguidas de las de entre nueve y 12 años (23) y las de entre cinco y ocho (21).

DATOS ESTATALES

   En el conjunto del Estado, un total de 1.870 familias y empresas se declararon en concurso de acreedores en el segundo trimestre, un 30% menos que 12 meses atrás.

   En concreto, las familias que se declararon en concurso de acreedores ascendieron a 195, lo que supone un descenso del 9,7% respecto al mismo trimestre de 2013, mientras que las empresas concursadas bajaron un 31,8%, hasta sumar 1.675 procedimientos de quiebra.

   En tasa intertrimestral (segundo trimestre de 2014 sobre el primero de este año), el número de deudores concursados retrocedió un 10,5%, algo más de un punto superior a la registrada el año pasado.

   Las sociedades anónimas que entraron en concurso durante el segundo trimestre bajaron un 36,8% en tasa interanual, hasta totalizar 275, en tanto que las sociedades limitadas que se vieron inmersas en esta situación descendieron un 32,3%, hasta los 1.292 procedimientos.

   Las personas físicas con actividad empresarial aumentaron los procesos concursales, un 1,7% en tasa interanual y un 11,1% respecto al trimestre anterior.

   Durante el segundo trimestre, los concursos voluntarios bajaron un 31,5% en relación al mismo periodo de 2013, en tanto que los necesarios lo hicieron en un 0,8%. Por clase de procedimiento, los ordinarios retrocedieron un 39,6% en tasa interanual y los abreviados, un 27,3%.

   El 25% de las empresas que entraron en concurso entre abril y junio tenían como actividad principal la construcción (419 concursos), mientras que el 20,8% se dedicaba al comercio (348 empresas concursadas) y el 15,1% a la industria y energía (253).

CATALUÑA, A LA CABEZA DE LOS CONCURSOS

   El 30,6% de las empresas concursadas hasta junio se concentraron en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta 250.000 euros) y eran principalmente sociedades limitadas. Asimismo, el 25,5% del total de las empresas concursadadas en el segundo trimestre tiene una antigüedad de 20 o más años, mientras que el 10,9% tiene cuatro o menos años de antigüedad.

   Por comunidades, Cataluña, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid y Andalucía fueron las comunidades con mayor número de declaraciones de concurso en el segundo trimestre, dado que acapararon más del 58,9% del total de procedimientos. En concreto, Cataluña sumó 386 concursos, Madrid registró 233, Comunidad Valenciana tuvo 268, y Andalucía, 215.

   Las comunidades autónomas con menos suspensiones de pagos en el segundo trimestre fueron Cantabria (19), La Rioja (20) y Extremadura (23).

   Con la entrada en vigor de la ley concursal el 1 de septiembre de 2004, el INE sustituyó la antigua estadística de suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra por la de procedimiento concursal, reemplazando los conceptos jurídicos de suspensión de pagos y declaración de quiebra por el de concurso de acreedores, denominándose deudores concursados a las entidades sometidas a este proceso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies