Los espumosos gallegos, propuestas al alza para las fiestas que buscan desestacionalizarse

Espumosos gallegos
EUROPA PRESS
Actualizado 30/12/2016 10:17:52 CET

   Altos de Torona, Señorío de Rubiós y Valtea, con sello Galicia Calidade, marcan diferencias con el cava y buscan competir con champanes franceses

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Los espumosos gallegos son una propuesta al alza para su consumo durante las fiestas navideñas, pese a su introducción todavía "reciente" entre el consumidor de la Comunidad hace cuatro o cinco años, marcan diferencias para comenzar a competir con otras propuestas más asentadas.

   Más allá de que cada vez más gallegos hayan reservado espumosos para el tradicional brindis de esta Nochevieja que dará paso a 2017, bodegas productoras consultadas por Europa Press como Altos de Torona, Señorío de Rubiós y Valtea --todas ellas con sello de Galicia Calidade-- coinciden en que aspiran a la "desestacionalización". Y es que esta bebida comienza a consumirse ya con frecuencia a lo largo del año combinada con comidas.

   En declaraciones a Europa Press, el gerente de Altos de Torona, Iván Gómez, destaca la "línea creciente" en la demanda del consumidor por los espumosos gallegos, pues hay "expectación" para comprobar la calidad de esta bebida.

   Así, Iván Gómez señala que sorprende la "frescura" de la variedad Albariño, con un toque afrutado que contrasta con los cavas y algunos champanes "más secos" y "más apagados". Aquí se elabora por el método tradicional al estilo de la región de Champagne, en fase de rima --unas sobre otras en forma horizontal-- por un periodo de 16 meses, a una temperatura controlada de 12-13 grados.

   En el caso de Altos de Torona para este año producen sobre unas 10.000 botellas --su primer espumoso data de 2014--, y aunque alrededor del "80 por ciento" se consume en Navidades, se trabaja por "desestacionalizarlos".

A COMPETIR CON EL CHAMPÁN FRANCÉS

   Una de las cuestiones en las que hace hincapié el gerente de Adegas Valtea, Lázaro Moreno, en su conversación con Europa Press es cómo estos espumosos "no tienen nada que ver" con los cavas. De hecho, considera que esta variedad de Albariño "tiene que ser competencia de los champanes franceses" como los Chardonnay.

   También reflexiona sobre pese a que la producción de espumosos es reciente existe una gran tradición en el vecino Portugal, y en Galicia hay un saber hacer desde hace décadas.

   Aún sin tener todavía ese nombre entre el gran público, Moreno llama la atención acerca de que comparten características técnicas y organolépticas con los champanes franceses, con un "inmenso" poder aromático afrutado y a flores blancas. En esto tiene importancia la acidez del Albariño, que le dota de una capacidad de envejecimiento --con crianza en rima-- necesaria para un buen espumoso. Todo ello, en un espumante de "burbuja fina y pequeñita, que sube lentamente y es muy cremosa".

   En la actualidad, Valtea produce entre 50.000 y 60.000 botellas de espumoso, que "tiene hueco cada vez más fuera del periodo de celebraciones". Aquí las ventas fuera de Galicia comienzan a ser significativas, pues además de España, tiene presencia en países como Suiza y Australia.

   Con todo, el todavía limitado volumen del producto y la cuidada elaboración da lugar a unos preciso por botella en los espumosos gallegos que pueden oscilar entre los 15 y los 18 euros, más elevados que otras propuestas con mayor presencia en el mercado.

"EL PÚBLICO ESTÁ RESPONDIENDO BIEN"

   Por su parte, la responsable de exportaciones de Señorío de Rubiós, Natalia Rodríguez, remarca que el público "está respondiendo bien", ya que se interesa por unos espumosos que "poco a poco" van introduciéndose en el mercado.

   Si bien, "de momento, sobre todo" venden en Galicia, ya tienen acuerdos con distribuidores de ciudades como Barcelona y Madrid, mientras llegan a países como Dinamarca, explica Rodríguez a Europa Press.

   Señorío de Rubiós apuesta por un espumoso con mezcla de variedades de Treixadura, Albariño, Loureiro y Godello, entre otros, que aporta un producto "diferente" al de bodegas de la D.O. Rías Baixas más centrados en el Albariño. Cuenta con un blanco Brut con una producción de unos 5.000 litros y de Brut Nature de unos 1.500 litros.

SELLO GALICIA CALIDADE

   Todas estas bodegas comparten el sello de Galicia Calidade, y Natalia Rodríguez (Señorío de Rubiós) resalta el "plus" que supone esta marca de cara a posicionarse ante el consumidor.

   Una idea en la que incide Lázaro Moreno, que ve a la marca Galicia Calidade como "coadyuvante" para las ventas, mientras que Iván Gómez (Altos de Torona) cree que "abre una serie de puertas" que ve "muy importantes" para llegar al público.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies