La Federación de Farmacias de Galicia señala que "sólo el 48%" del ahorro entre enero y febrero se debió al catálogo

Farmacia
AIC
Actualizado 28/04/2011 13:17:19 CET

Propone a la Xunta un marco de colaboración en la contención del gasto "que no comprometa la calidad asistencial"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Farmacias de Galicia (Fefga) asegura que "sólo el 48 por ciento" del ahorro farmacéutico de los meses de enero y febrero se debe a la aplicación del catálogo de medicamentos, suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional, mientras que destaca que el 52 por ciento restante responde a los reales decretos aprobados por el Gobierno central en 2010.

Así lo recoge el informe elaborado por la Consulta Antares, en el que el sector farmacéutico constata que, "más allá de otras consideraciones, el catálogo tampoco cumplió sus objetivos de ahorro".

Así, la Fefga indica que, según los datos aportados por cada uno de los colegios de farmacéuticos, "de los 17 millones de euros --ahorro de enero y febrero-- anunciados por la Xunta de Galicia, sólo el 48 por ciento (8,9 millones) corresponden al catálogo, mientras que los decretos de 2010 generaron un ahorro mayor, el 52% del total".

El presidente de la Fefga, José Luis Rodríguez Dacal, manifiesta que "los datos de marzo confirman esta tendencia con un ahorro de un 13,61 por ciento con respecto al año 2010, debido la entrada en vigor de los nuevos precios de referencia, que en todos los casos, son inferiores a los del catálogo, incluyendo un número mucho más amplio de presentaciones".

Por ello, la Federación de Farmacias de Galicia informa de que ha presentado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, una propuesta en la que el sector manifiesta "su voluntad de continuar colaborando en la racionalización del gasto y la búsqueda de fórmulas que, a la vez, garanticen los derechos de los ciudadanos en materia sanitaria" y que "no comprometa la calidad asistencial".

PROPOSICIÓN PRELIMINAR

El objetivo de la proposición preliminar presentada el miércoles, es, según explica la Fefga, "sentar las bases para un marco de estabilidad que permita establecer una colaboración entre el sector y la administración en materia farmacéutica".

José Luis Rodríguez Dacal señala, con respecto a esta iniciativa, que "no vale el ahorro a toda costa sobre el papel". "Nosotros proponemos un proyecto global en el que, tal y como señala la legislación nacional, se cubran todos los medicamentos genéricos y también aquellas marcas comerciales que estén en los mismos precios", argumento. "Esto garantiza la libertad de prescripción de los médicos y la elección del paciente de aquella fórmula que se ajuste mejor a sus necesidades, manteniendo intactos los costes farmacéuticos", apostilla.

Según el documento, los farmacéuticos son "conscientes de las dificultades presupuestarias de todas las Comunidades Autónomas". "Por ello le ofrecemos a la Xunta nuestra colaboración para fomentar el uso adecuado de los medicamentos y solventar los problemas generados por la implantación del catalogo priorizado, sin menoscabar el derecho de los ciudadanos al acceso a todos los medicamentos clasificados como financiables por el Sistema Nacional de Salud y garantizando a las farmacias la adecuada gestión de sus stocks", resalta el presidente de la Fefga.

RECETA ELECTRÓNICA

Asimismo, junto al papel de los genéricos como medida estructural, atendiendo a la flexibilidad dentro de las diferentes presentaciones, la propuesta avanza también otros dos ejes centrados en "el valor informativo y estadístico de la receta electrónica, tanto a nivel sanitario como de gestión, y el papel de la oficina de farmacia como único establecimiento sanitario autorizado para la dispensación al público de medicamentos y otros productos sanitarios".

En este sentido, Dacal incide en la repercusión para el ciudadano de la decisión de dispensar determinados medicamentos, los denominados "de especial control" solamente en los hospitales. "Es una medida que genera desigualdades, perjudicando especialmente a los pacientes del rural, obligándoles a desplazamientos constantes: no olvidemos que en Galicia hay más de 1.500 farmacias, pero sólo 15 hospitales, situados en núcleos urbanos", apunta.

En su informe, además, el sector señala que "la oficina de farmacia es el único establecimiento sanitario autorizado para la dispensación al público de medicamentos y productos sanitarios, tal como establece la Ley 29/2006, de 26 de julio de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios". "Por ello, consideramos necesario el compromiso de la administración gallega para que todos los medicamentos se dispensen exclusivamente en las oficinas de farmacia abiertas al público", afirma.

En cuanto a la receta electrónica, señala que permite el análisis de datos de prescripción y dispensación que, en un ámbito de colaboración, "podría facilitar el seguimiento farmacoterapéutico de pacientes polimedicados, la detección de reacciones adversas y problemas relacionados con el medicamento, así como valorar el grado de implantación de los medicamentos genéricos y su repercusión en la contención del gasto, manteniendo la calidad de la prestación farmacéutica".