Feijóo arranca tercer mandato "mojándose" por Galicia

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Feijóo arranca tercer mandato "mojándose" por Galicia

Rajoy y Feijóo en el acto de celebración tras la toma de posesión
XOÁN CRESPO
Publicado 12/11/2016 17:59:28CET

   El presidente, que se emocionó al recordar a su padre y aludir a su futuro hijo, comió con Rajoy y otras autoridades tras tomar posesión

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

   "¡Hay que mojarse por Galicia!". La apelación es del líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, quinto presidente de la autonomía, que ha prometido su cargo por tercera vez y lo ha celebrado después en la Praza do Obradoiro en un día deslucido por la lluvia, pero acompañado por centenares de personas, su familia más próxima, la plana mayor de su partido y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

   Entre gaitas y más de 40 banderas de Galicia al fondo, la carpa instalada en la emblemática plaza compostelana le ha impedido "mojarse" literalmente. Pero sí lo hizo en su discurso, en el que elevó a Galicia a "modelo de estabilidad" para España y aprovechó la presencia de Rajoy para enviarle un mensaje claro: "Galicia nunca pedirá más de lo que le corresponde y nunca se conformará con menos".

   Más de 500 invitados pudieron escuchar el aviso de Feijóo a su jefe de filas que lanzó en el Salón dos Reis del Parlamento, el cual albergó el acto institucional en el que prometió. Y es que Galicia, ha advertido, como "nacionalidad histórica" que es, "no estará ausente de ningún debate territorial que cuestione la soberanía común o una financiación justa".

   Pero a Rajoy, con el que almorzó, junto con otras autoridades, ya finalizados los actos de toma de posesión, también le ha garantizado la "lealtad" de Galicia con España. Además, ha señalado a Rajoy como un líder que "siente" a Galicia, una afirmación que ha avalado al desvelar algo que solo él y el jefe del Legislativo, Miguel Santalices, podían ver desde su posición: leyó un discurso manuscrito.

   Si previamente Rajoy había erigido a Galicia en "modelo de éxito", Feijóo ha puesto sus ojos en el "futuro" y ha apelado a la unidad. Y es que, a su modo de ver, "la Galicia del siglo XXI no cierra ni desconecta, ni rechaza", sino que es "el pueblo del sí, el pueblo afirmativo". "Una comunidad donde no existen verdades como puños", sino con "las manos tendidas", ha apostillado.

   Para reafirmar esta voluntad de consenso, Feijóo ha agradecido expresamente que en su toma de posesión esta vez estuviesen presentes los cuatro portavoces de la Cámara --Pedro Puy (PPdeG), Luís Villares (En Marea), Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) y Ana Pontón (BNG)--. Igualmente, ha destacado la presencia de regidores --entre ellos el de Santiago, Martiño Noriega, y el de Ferrol, Jorge Suárez--, exalcaldes y de los expresidentes gallegos Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño.

EMOCIONADO "DISCÍPULO" DEL PUEBLO GALLEGO

   "(Gerardo Fernández) Albor, Laxe, Manuel Fraga y Touriño hacen que cualquier gallego sienta legítimo orgullo. Trabajaron por una Galicia unida por infraestructuras, por servicios públicos homogéneos y también por valores compartidos", ha proclamado, en un breve discurso, en el que no faltaron momentos de emoción.

   Con la voz entrecortada pese a que enfrenta su tercer mandato, Feijóo se ha definido una vez más como "discípulo" del pueblo gallego y ha confesado que este sábado se sentía como un escolar que va "con la mente abierta y el corazón ilusionado al aula del maestro, como si se tratase del primer día y de la primera clase".

   La emoción llegó de nuevo y con más fuerza, cuando Núñez Feijóo, tras confiar en que la "sabiduría" que Galicia "atesora" le guíe en la tarea "de empezar a vivir en el futuro", aseguró que en su labor contará "con el recuerdo y el ejemplo de un gallego que no está" y con "la motivación y con la ilusión de un gallego que está por venir".

   El presidente ha recordado así a su padre, que falleció este año, y a su futuro hijo, que nacerá en enero. Emocionadas le escucharon su hermana, Micaela, su madre, Sira, y su pareja, Eva Cárdenas, entre los principales focos de las cámaras este sábado, y con la que se fundió en un abrazo al acabar el acto.

CENTENARES DE PARAGUAS EN EL OBRADOIRO

   Finalizado el acto institucional, que coincide sólo un día antes al 14 aniversario de la catástrofe del 'Prestige', Feijóo y Rajoy se han desplazado hasta la celebración civil de la Praza do Obradoiro, donde le esperaban también centenares de personas protegidas con paraguas, dado la intensa lluvia que azotó en la capital gallega.

   La moda del 'paraguas español' que lució la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, en el desfile del 12 de octubre, también halló su eco en el Obradoiro. Mientras, un fan de Feijóo intentaba hacerse hueco y bromeaba con la proclama "¡arriba España!" cada vez que levantaba su paraguas para evitar tropezar con algún asistente.

   La Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense le recibió con la interpretación de la Marcha del Antiguo Reino de Galicia. Y el acto, breve, siguió el esquema previsto con una intervención en la que Feijóo reivindicó "los puentes humanos y políticos", la interpretación del Himno de Galicia a cargo de una soprano y un barítono, y una última pieza a ritmo de las gaitas: la Muiñeira de Ponte Sampaio.

   Pese a las inclemencias meteorológicas, Feijóo continuó con los saludos y las fotografías hasta que se fue despejando el Obradoiro tras un acto civil que decidió no hacer en 2012, pero que ahora ha optado por recuperar como símbolo del arranque de la recuperación económica.

   Este mismo sábado, Feijóo ha respondido a las críticas que algunas voces como En Marea ha lanzado por esta 'fiesta' posterior a la toma de posesión recordando que los expresidentes Fraga --quien instauró su posesión y a su última toma de posesión, en 2001, llevó a 5.000 gaiteiros-- y Touriño organizaron celebraciones similares.

   "Es verdad que en el año 2012 no me parecía adecuado, ahora volvemos porque creo que hablarle al pueblo es lo mínimo que puede hacer un político. Me sorprende que ese partido político no se acuerde que algunos de sus alcaldes tomaron posesión en las plazas de sus ayuntamientos", ha sentenciado.

A LA ESPERA DEL GOBIERNO

   A la espera de que Feijóo haga público su Gobierno en las próximas horas, todos los conselleiros han acudido a su toma de posesión. A diferencia de lo ocurrido en ocasiones anteriores, no había un ambiente de gran expectación en relación al nuevo gabinete del popular.

   No en vano, en las filas populares se espera que repitan la mayoría de los conselleiros y se esgrimen dos motivos: la remodelación amplia que Feijóo hizo en 2015 y el hecho de que sus políticas hayan sido respaldadas en las urnas con una mayoría absoluta de 41 diputados.

   Además de los conselleiros, los expresidentes Laxe y Touriño, así como los portavoces de los cuatro grupos de la Cámara, Rajoy y su esposa, Elvira Fernández, también han acudido la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, y el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva.

   El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro; la expresidenta del Parlamento gallego y ahora diputada estatal, Pilar Rojo; los cuatro presidentes provinciales del PP; y el jefe del Ejecutivo de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, entre otros, tampoco faltaron a la tercera toma de posesión de Feijóo.

   Ya en la Praza do Obradoiro y entre los paraguas de la mayoría del público, se han podido ver otras caras como la de Jesús Palmou, que fue conselleiro con Fraga, diputados y dirigentes locales, como Agustín Hernández y Jacobo Moreira.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies