Feijóo compromete ayudas en los ayuntamientos afectados por el fuego de Cualedro

Actualizado 04/09/2015 17:18:43 CET

   La Xunta cifra en 250.000 euros el coste de la extinción y prevé repoblar las 750 hectáreas arboladas que ardieron

   XINZO (OURENSE), 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado este viernes en Xinzo de Limia (Ourense) que la Administración autonómica estudiará la habilitación de ayudas para los ayuntamientos afectados por el gran incendio forestal del verano en Galicia, iniciado en Cualedro, para reponer el mobiliario, la señalización, los contenedores y "todo tipo de daños que se pudieran hacer en patrimonio público" por el fuego.

   En una comparecencia pública en el Ayuntamiento, tras visitar terrenos arrasados por las llamas, el titular del Gobierno gallego también ha avanzado la previsión de que se desarrollen proyectos de repoblación para la superficie arbolada que ardió, unas 750 hectáreas asentadas en su mayor parte en el municipio de Baltar.

   Al respecto del terreno quemado, ha resaltado que lo primero será "luchar contra la erosión", mediante técnicas de protección del suelo con acolchado, y la finalidad de "evitar que las cenizas inunden los regatos y el río", como ya se ha hecho en otras zonas de Galicia.

   El jefe del Ejecutivo autonómico, que ha cifrado en 250.000 euros el coste de la extinción de este fuego y ha tenido palabras de agradecimiento para los brigadistas, los regidores y la conselleira de Medio Rural, ha escuchado este viernes a algunos de los vecinos y ha conocido de primera mano la situación en la que han quedado los titulares de numerosas explotaciones ganaderas y agropecuarias, afectados ahora por la normativa que impide pastar sus rebaños en los terrenos calcinados.

   "Tenemos que buscar una solución. Pedimos concretar de qué familias estamos hablando, cuántas cabezas de ganado están afectadas y qué necesitan para poder mantener ese ganado con una alimentación durante este invierno", ha destacado Núñez Feijóo, que ha cifrado en el 98 de los terrenos afectados los que son de titularidad privada, con "mucho monte y muchos cultivos".

   "Aún siendo conscientes que el 98% es superficie privada vamos a actuar sobre aquellos cuyo fuego conlleva poner en cuestión la supervivencia de su explotación ganadera, y en segundo lugar para ayudar a las administraciones públicas a reponer todo el mobiliario, y en tercer lugar hacer una pieza separada para la repoblación de estas 700 hectáreas", ha resumido.

MANIFIESTO

   La Xunta y los alcaldes de los cuatro municipios de la comarca ourensana afectados por el incendio que se declaró el domingo pasado en montes de la parroquia de Lucenza del municipio de Cualedro suscribieron este viernes el denominado 'manifiesto de Cualedro', un documento que se asienta en cuatro pilares, según ha explicado el primer edil de Xinzo, Antonio Pérez, y que "sienta las bases para terminar con esta lacra incendiaria".

   La firma tuvo lugar en la Casa Consistorial de Xinzo, una vez que el presidente de la Xunta y la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, acompañados de los alcaldes, visitaron las zonas quemadas y algunos de los 22 pueblos y aldeas a los que el siniestro forestal pasó de cerca.

   El fuego de Cualedro es uno de los tres mayores por superficie quemada de los contabilizados en Galicia desde el año 2000, junto a los de Pazos de Borbén y Muxía, según ha constatado el presidente de la Xunta.

INTENCIONADO

   Por este motivo, hasta 100 brigadas hubieron de tomar parte en las labores de extinción de las llamas. Todavía con los datos por cerrar y concretar al completo la superficie quemada, su naturaleza y propiedad por los técnicos de Medio Rural, Núñez Feijóo ha ratificado lo ya manifestado por los alcaldes, en el sentido de que los fuegos de este domingo, que se prolongaron al lunes, fueron en su gran mayoría intencionados.

   "De ahí que lo primero que tenemos que hacer es detener al incendiario o incendiarios, para que caiga sobre él o ellos el peso de la ley", ha proclamado el titular del Ejecutivo gallego. Para ello, según ha añadido, es necesario "el apoyo de los ciudadanos".

   Núñez Feijóo ha hablado de "actividad criminal" al referirse a los incendios que se produjeron en A Limia este verano, 92 contabilizados: 42 en Cualedro, 27 en Xinzo, 13 en Baltar y 10 en Trasmiras. "Significa claramente que hay una actividad incendiaria reincidente", ha incidido, antes de calificar estos hechos también de "atentado ecológico".

VIENTO

   Según los técnicos de Medio Rural, el viento fue el principal acelerante de las llamas que surgieron en Cualedro. Así las cosas, el ritmo de expansión fue de 7 hectáreas y media por minuto en dos horas, "lo que equivale a siete campos de fútbol y medio", como ha comentado Feijóo.

   A esta "vorágine" hay que añadir, según ha relatado el subdirector de Montes, presente en la comparecencia, el cambio de viento que se produjo repentinamente a las 17,30 horas, que hizo que los flancos del fuego, que se encontraba ya en montes de Gudín y Xinzo, "pasaron a ser cabezas" y dio al traste con las labores de control de los servicios de extinción.

   De esta forma, ha explicado que las columnas de humo perdieron en altura y pasaron a ser casi horizontales, lo que obligó a suspender el operativo aéreo por los riesgos que conllevaba volar.